«Estoy convencido de que si el Sporting gana estos tres últimos partidos va a subir directo»

«Estoy convencido de que si el Sporting gana estos tres últimos partidos va a subir directo»
Abelardo, delante de las instalaciones de Ibaia, en Vitoria. / IGOR AIZPURU
Abelardo Fernández, entrenador del Alavés

«Hay que obligar al Huesca y al Rayo a ganar en la última jornada si quieren ascender a Primera»

JAVIER BARRIOGIJÓN.

«En Vitoria hablamos mucho del Sporting. Los tengo a todos aleccionados», espeta con guasa Abelardo (Gijón, 1970). Disfrutando de un final de temporada plácido, tras el impresionante remonte de su Alavés, al 'Pitu' ya solo le quita el sueño la causa rojiblanca. «El día de Granada posiblemente pueda ir a ver al equipo a El Molinón. Espero que no haya que jugar la promoción, pero si hay que hacerlo, iré también», confirma el técnico, renovado en Vitoria por una temporada más, en conversación con EL COMERCIO.

-Se ha especializado en imposibles. 38 puntos en 23 partidos le han dado una permanencia holgada al Alavés...

-41 en 24 para ser más exactos (risas). Llegamos con seis puntos y trece partidos disputados. Me han dicho que, según esto, estaríamos quintos en una hipotética clasificación. En la primera charla que tuvimos con el equipo, todos los jugadores estaban muy bajos de moral. Había mucha cabeza mirando al suelo. Esa primera semana fue clave. Remontamos un partido increíble de lunes en Girona. Y después, de viernes, vino Las Palmas. Ganamos 2-0. Lograr esos dos resultados en cinco días, después de haber conseguido solo seis puntos, fue una motivación enorme.

-¿Le sentó bien el parón tras salir del Sporting?

-Vi más fútbol que nunca. Para la cabeza, tras dos años y medio tan intensos, el paro fue muy bueno. Venía de dos temporadas inolvidables y un medio año que resultó todo lo contrario. Me vino fenomenal parar. Fui con las pilas cargadas a Vitoria.

-Ha tardado su renovación, ¿no?

-No. Hace ya mes y medio que el club se puso en contacto conmigo. Y hacía tres semanas que todo estaba arreglado. Sergio Fernández (director deportivo del Alavés) y yo nos sentamos y, en diez minutos, lo dejamos resuelto. Me había salido alguna cosa más, pero estoy muy a gusto en Vitoria. Creo que hay que ser agradecido. Cuando estaba en paro y no entrenaba, el Alavés me llamó. Es un club muy serio y trabajador en todos los aspectos. Somos una piña. No me acordaba, eso sí, del frío que hacía en Vitoria. ¡Nos han caído cinco nevadas! Pero estoy muy a gusto. Vivo en un hotel, en una habitación que es como si fuera un apartamento, cerca del campo de entrenamiento y de 'Mendi' (Mendizorroza). Estoy muy contento.

-Iñaki Tejada sigue con usted...

-Sí, sí. ¡A un vasco no se le deja fuera nunca! (Risas). Es muy importante para mí. No solo a nivel táctico, que para mí ya representa mucho, sino de calidad humana. Es un amigo.

-¿Ha subido la Primera de nivel?

-El tiempo que estuvimos en el Sporting no teníamos suficiente dinero para fichar. Osasuna, tampoco. Ahora nadie tiene deuda. Todos ingresan 40 ó 50 millones por la televisión. Todo se iguala. El nivel de los equipos crece. Se complica más el tema. Si sube el Sporting tendrá una oportunidad única porque estará en deuda cero. Se podrá gastar dinero. Y el Sporting es un club muy atractivo.

-¿Cómo se ve desde Primera el final de Segunda?

-Con sufrimiento. En Vitoria ya tengo a todo el cuerpo técnico del Sporting. ¡Eso está más claro que el agua! (Risas). El otro día llegamos a Málaga y tuvimos que esperar por las maletas. Aproveché para ver el segundo tiempo del partido de La Romareda en el móvil. También el último fin de semana, después de la charla, vi un poco del encuentro ante el Barça B. Lo veo siempre que puedo. Está haciendo una grandísima temporada y tiene opciones. Estoy convencido de que si gana los tres últimos partidos, y lo digo desde la experiencia, sube.

-Usted fue el único hombre de fe en aquella expedición a Sevilla.

-Y ustedes, recuerde, me preguntaban en rueda de prensa que por qué no daba descanso a algunos jugadores para la promoción. Había que intentar ganar. Lo mismo pienso ahora. Nadie creía que el Girona no fuera a ganar al Lugo. Pero en el fútbol pasan estas cosas. El Sporting tiene que creer hasta el final. Y si por lo que sea no sube directo, que espero que sí, es el máximo favorito para subir en la promoción. Quedar tercero sería importante por el factor campo. El Molinón es El Molinón.

-¿Forzaron aquel tropiezo del Girona a base de cabezonería?

-Precisamente el otro día jugó el Girona en Vitoria. Terminó el partido y hablé bastante con Machín de aquello. Me reconocía que ellos notaron esa presión en el último partido. Es verdad. Hay que obligar al Huesca y al Rayo a que tengan que ganar en esa última jornada si quieren subir. Y ese ultimo partido... ¡cuidadito! El Huesca visita al Oviedo, que se puede estar jugando la promoción, y el Rayo viaja a Tarragona con lo que tienen allí. También es cierto que el Sporting juega en Córdoba. Puede pasar de todo.

-¿Habla mucho con Jony?

-Hablé con él cuando vino con el Málaga a Vitoria y, luego, cuando fichó por el Sporting. Nada más. Tiene que estar centrado en lo suyo. Me alegro mucho de que haya vuelto. Por él y por el Sporting. Le tengo mucho aprecio. Tiene unas características que le vienen bien a cualquier equipo y más al Sporting en Segunda.

-Desde Vitoria se ha hablado de un interés del Alavés en incorporar a Jony la próxima temporada.

-Ya me lo han dicho por la calle. No sé nada de ningún jugador. Nos hemos emplazado a cuando termine la temporada. En el Alavés hay una secretaría técnica muy trabajadora y profesional, muy puesta en Primera, dirigida por Sergio Fernández. También está aquí Urbano, el exfutbolista del Sporting. Conocen el mercado, saben la forma de jugar que tenemos, pero no sé nada de Jony. Se lo puedo asegurar. Ni he dicho nada en el club.

-¿Qué le ha parecido el cambio que ha pegado el equipo con Baraja?

-Ha tenido una solidez increíble en El Molinón. Diez victorias seguidas, con treinta puntos, es muchísimo. Ha creado un equipo muy fuerte y está haciendo una gran temporada. También querría mencionar a Paco Herrera. Creo que no tuvo suerte. Estoy seguro de que si se hubiese quedado también habría hecho un gran año. Espero que lo consigan. Ojalá el año que viene pueda ir a El Molinón.

-¿Le sobró un año en el Sporting?

-Mi idea inicial era no seguir aquel verano. Incluso lo había hablado con mi familia. Esa etapa tendría que haberse terminado con la permanencia. Por diversas cosas en las que no quiero entrar, lo mejor era que me hubiera ido. Tenía ofertas económicas y deportivas mejores, pero quise quedarme. Era mi club. Salió como salió. También, por supuesto, cometí muchos errores como entrenador. Todo me ha servido para crecer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos