Fútbol

La afición azul accederá escoltada al interior de El Molinón dos horas antes del partido

Jorge Guerrero, presidente de la Federación de Peñas, saluda a Gabino de Lorenzo, delegado de Gobierno, en presencia del vicepresidente del Sporting Javier Martínez y Carlos Barcia.
Jorge Guerrero, presidente de la Federación de Peñas, saluda a Gabino de Lorenzo, delegado de Gobierno, en presencia del vicepresidente del Sporting Javier Martínez y Carlos Barcia. / MARIO ROJAS

El dispositivo de seguridad contempla la vigilancia de puentes, gasolineras y zonas de entrada a Gijón

JAVIER BARRIO / JUAN CARLOS ABAD GIJÓN / OVIEDO.

El derbi de mañana en El Molinón activará un dispositivo de seguridad sin precedentes para un Sporting-Oviedo. Todas las partes implicadas en el encuentro, declarado de alto riesgo por la Comisión Antiviolencia después de la solicitud efectuada por el inspector Claudio Alperi, mantuvieron ayer un último encuentro en Delegación de Gobierno para trasladar a Gabino de Lorenzo, a los dos clubes y a los representantes de los aficionados -estuvieron citados la Federación de Peñas Sportinguistas y la Aparo- los detalles de la jornada, varios de ellos adelantados por EL COMERCIO.

El dispositivo contará con cerca de 150 agentes, entre ellos 120 pertenecientes a la Policía Nacional, que dispondrá de antidisturbios, la Unidad de Prevención y Reacción, guías caninos, la Unidad de Subsuelo, Tedax y unidades móviles, con colaboraciones de la Guardia Civil y la Policía Local. Todos estos detalles fueron transmitidos en la junta de seguridad a los representantes de ambos clubes: el vicepresidente Javier Martínez, Carlos Barcia y Falo Castro, por parte del Sporting; y el presidente Jorge Menéndez Vallina, Joaquín del Olmo y David Mata, por el Oviedo.

La seguridad se extremará con el traslado del oviedismo, que está citado a las 14 horas en el Carlos Tartiere. La Policía tiene contabilizados 21 autocares. En el aparcamiento del estadio azul se realizarán cacheos a estos aficionados que, posteriormente, se introducirán en los vehículos. El convoy oviedista será escoltado durante todo el trayecto a Gijón por importantes medidas de seguridad -habrá agentes de paisano situados en los puentes y en los puntos de acceso a la ciudad- hasta llegar al estadio.

De Lorenzo destaca la buena voluntad de las peñas para «disfrutar del choque»

Muy cerca de la puerta 6 descenderán los aficionados de cada autocar de forma ordenada. Tanto que no se abrirán todas las puertas de los vehículos a la vez. Se vaciará un autocar y, de inmediato, sus ocupantes serán escoltados hasta el estadio. Y así sucesivamente con el resto, con la intención de que todo el oviedismo pueda estar dos horas antes ubicado en la grada visitante. Tras el partido, la salida de la afición azul se demorará 45 minutos y el retorno a la capital se producirá de la misma forma.

El dispositivo contempla la llegada de aficionados en vehículos particulares, sobre todo para los que traten de esquivar los controles y puedan suponer un riesgo para la convivencia entre aficiones. En ese sentido, y como explicó este diario, habrá agentes de paisano en las gasolineras y, sobre todo, en las estaciones de tren y de autobús. Se hicieron ayer recomendaciones a los representantes de ambas asociaciones de aficionados, Jorge Guerrero y Jaime Campillo, en relación a que si hay seguidores azules que se desplacen por su cuenta eviten hacerlo con distintivos del Oviedo. Claudio Alperi, coordinador de seguridad de El Molinón, avisó también a los dos portavoces de que se aplicará con severidad la ley 19/2007, conocida popularmente como ley Antiviolencia, que contempla sanciones muy duras para los que alteren el orden.

A las 15.30 horas -media hora después de sus aficionados-, el Oviedo pondrá rumbo a El Molinón, escoltado por dos furgones, con colaboración de la Guardia Civil, además de todos los agentes que se encontrarán distribuidos en distintos puntos del trayecto para velar por la seguridad de la expedición que lidera Anquela.

35 personas

A la reunión acudieron 35 personas, los responsables directos de las distintas áreas a coordinar. Los jefes de la Policía Nacional y las Unidades de intervención Policial, mandos de la Guardia Civil y la Jefatura provincial de Tráfico; el concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Gijón, Esteban Aparicio; mandos de las dos policías locales, los coordinadores de seguridad de Sporting y Oviedo, así como los representantes de las peñas de los dos clubes. Asimismo, hubo representantes de ALSA, la empresa de autobuses que será la encargada de trasladar a la afición azul hasta El Molinón.

A la entrada de la reunión, el delegado de gobierno, Gabino de Lorenzo, solicitó «brevedad» a los presentes a la hora de ultimar los detalles del dispositivo de un choque declarado de alto riesgo por Antiviolencia. De Lorenzo también se refirió a una reunión anterior con los responsables de las peñas, de quienes destacó «su buena voluntad para disfrutar con normalidad» de un derbi «que no se ha jugado en 14 años y en 14 años pasan muchas cosas». El exregidor de la capital del Principado restó presión a los responsables de cada área, emplazándoles a que, si faltaba algún fleco por rematar tras la reunión, lo despacharan «en los dos días -por ayer y hoy- que quedan antes del partido».

Fotos

Vídeos