«La afición me ha emocionado de verdad»

Herrera da instrucciones a sus futbolistas en su estreno en el banquillo local de El Molinón. /J. PAÑEDA
Herrera da instrucciones a sus futbolistas en su estreno en el banquillo local de El Molinón. / J. PAÑEDA

«Le doy mucha importancia a dejar la portería a cero; nos va dando confianza», admite Paco Herrera

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Antes de responder preguntas, Paco Herrera quiso dedicar sus primeras palabras a la afición del Sporting, a la que agradeció sus muestras de cariño desde antes incluso del comienzo del partido. «Merece un punto y aparte. Yo no veía esto desde hacía mucho tiempo. Me he emocionado de verdad», confesó el técnico catalán. Menos elogios tuvo Herrera para el fútbol desplegado por su equipo, sobre todo en la primera mitad. «No hemos estado bien, no encontrábamos líneas de pase», lamentó. El entrenador rojiblanco, no obstante, sacaba una lectura positiva incluso de la versión más apagada de los suyos al afirmar que «hay cosas que voy aprendiendo día a día y la segunda parte me ha servido para cambiar algunos detalles».

En cuanto a los aspectos positivos, Herrera destacó el trabajo defensivo, que sirvió para no lamentar ningún gol por segundo encuentro consecutivo: «El Lugo no ha tenido oportunidades de gol; hemos estado más o menos serios atrás». En ese sentido, el técnico reconoció que «le doy mucha importancia a dejar la portería a cero porque te va dando una seguridad y una confianza que nos viene muy bien».

Más Sporting

Los cambios por lesión de Barba y Quintero fueron el detalle más negativo de la jornada en lo que a la zaga se refiere. Herrera, sin embargo, restó importancia a las dolencias y reconoció que, en el caso del colombiano, había hablado con él de algunos pequeños problemas musculares en distintas fases de su carrera. «De vez en cuando le sucede. A medida que va avanzando el partido suele tener calambres, sin más importancia», expuso.

Uno de los nombres propios del partido fue Nacho Méndez, del que Herrera reconoció que «tiene que ir cogiendo el ritmo poco a poco». El entrenador rojiblanco explicó que vio «bien» al canterano, sin olvidar que «debe seguir aprendiendo». Su entrada en el once inicial tuvo mucho que ver con la gestión del grupo del veterano técnico. «Tomé la decisión de que jugara él porque no puede llegar Álex López y jugar esa misma semana. Es justo para los que llevan aquí un mes y pico que los que llevan aquí menos tiempo trabajando se pongan a la cola».

Herrera reconoció que vio un déficit en el centro del campo en la primera parte, «pero tenía que esperar al descanso para darle una solución». Una breve conversación con Nacho Méndez le dio la pista definitiva del movimiento a realizar. «Estaba con la duda, pero al entrar al vestuario he visto que no estaba para seguir. Estaba con una tos que no era normal; creo que de los nervios por el debut».

La entrada de Moi Gómez dio un aire distinto al equipo rojiblanco en la segunda mitad, justificada por el técnico catalán con el cambio de dibujo táctico. «Hemos metido un hombre más por dentro. Con, Carmona, Moi y Sergio controlamos algo que en la primera parte se nos escapó. Los tres saben jugar a fútbol y el balón pasó a nuestras manos», expuso Paco Herrera.

Herrera destacó que en la segunda mitad «hemos mejorado, hemos tenido la pelota, con más fluidez, pero todavía podemos hacerlo mejor». Lo que sí quiso el entrenador rojiblanco es borrar cualquier amago de euforia de la mente de sus futbolistas por la victoria. «Debemos tener los pies en el suelo. Si no vamos creciendo poco a poco, que es lo que tenemos que hacer, porque podemos hacerlo, mal iremos», afirmó Paco Herrera, que consideró que «la humildad debe ser una de las armas de este equipo».

El poderío a balón parado de Lugo era uno de los aspecto que más preocupaba a Paco Herrera antes del partido. La superioridad gallega en los córners y faltas laterales fue justificada por el entrenador catalán por sus bloqueos. «Esta semana trabajaremos eso para corregir y tratar de seguir teniendo la portería a cero», anunció el técnico.

La buena actuación de Michael Santos no se escapó del análisis de Herrera, quien destacó que el charrúa «es pícaro y sabe aparecer cuando nadie lo espera». También valoró que Santos «es un jugador distinto porque corre a los espacios, algo cada vez más difícil». También confesó que en sus planes estaba dar entrada a Carlos Castro, pero los cambios obligados por las lesiones en defensa lo impidieron: «El primer motivo de que no esté jugando es la lesión que sufrió en las dos últimas semanas de la pretemporada. El domingo puede estar en el campo».

El técnico cerró su intervención de la misma manera en que la abrió, con nuevos elogios a la afición, y muy especialmente al ambiente vivido antes de la salida de los futbolistas al campo. «Cuando vienes de visitante, y yo he tenido varias oportunidades, casi siempre entro un poco tarde y no estoy tan pendiente de esto. Hoy era mi estadio, era mi gente; el equipo viene de un descenso y ha estado todo el mundo apoyándole. Esto no existe en ningún sitio. Se lo agradezco», concluyó el entrenador del Sporting.

Fotos

Vídeos