La afición rojiblanca sigue fiel y el club alcanza los 21.000 abonados

Aficionados rojiblancos hacen cola para renovar su abono. / J. PAÑEDA

Cerrada la campaña de renovaciones, la entidad cuenta con un nuevo registro histórico que podrá verse aumentado a partir de este jueves con las nuevas altas

I. ÁLVAREZ GIJÓN.

El sportinguismo continúa elevando el umbral de lealtad a unos colores. Una fidelidad plasmada en la campaña de abonados del club rojiblanco, que alcanzó anoche los 21.000 carnés renovados en una muestra de compromiso en el momento más propicio para medir la fortaleza de un vínculo con su equipo, cuando los resultados más recientes no son los deseados.

Los seguidores rojiblancos, que ya habían superado el récord de abonados del club en Segunda al final de la pasada semana, han reescrito una nueva cifra histórica para elevar la cota de fidelidad en el esprint final de la carrera de renovaciones. Las colas formadas en los aledaños de El Molinón en la tarde de ayer ilustraron que el sportinguismo, habituado en los últimos años a celebrar sobre la bocina, emuló a los encargados de protagonizar sus alegrías sobre el césped y apuesta por seguir ofreciendo su aliento al equipo pese a los recientes reveses en el terreno de juego.

Espectadores impotentes de una campaña calamitosa en la que su equipo no fue capaz de eludir el descenso, los aficionados rojiblancos afrontan con nuevas ilusiones la próxima campaña con la esperanza de recuperar su lugar en la élite del fútbol nacional. El proyecto diseñado desde los despachos por Miguel Torrecilla y dirigido desde el banquillo por Paco Herrera han insuflado aires de cambio que se han traducido en una bocanada de aire fresco entre los abonados del conjunto gijonés, los más numerosos de la categoría de plata a nivel nacional por delante de otras masas sociales voluminosas como las del Zaragoza y las del Cádiz.

Recién superadas las ocho y media de la tarde de ayer, el club confirmó que las previsiones optimistas se habían cumplido y los aficionados habían superado ampliamente la barrera de los 20.000 abonados. «20.932 gracias», escribió en su cuenta de Twitter el club, que recordó que los seguidores rojiblancos contaban con cuatro horas de plazo extra para renovar su fidelidad con el equipo rojiblanco a través de internet, una vía que elevó el número final de carnés sportinguistas.

Una cifra alta que garantiza que el conjunto dirigido por Paco Herrera estará impulsado por el calor generado desde unas pobladas gradas del municipal gijonés en cada encuentro de esta temporada como local. «Tenemos un solo objetivo y mucho trabajo por hacer», afirmó el técnico barcelonés en Vegadeo, donde las peñas sportinguistas se congregaron en una masiva concentración en la que su nuevo entrenador les agradeció el respaldo y solo les pidió a cambio paciencia para ir de la mano en un camino que espera concluir con el deseado ascenso a Primera.

Con varias piezas de la plantilla todavía por incorporar y a la espera de que Herrera ensamble las cuatro que Torrecilla ya le ha proporcionado, la nutrida y fiel afición rojiblanca ha dado fe de su devoción por su equipo. Un sentimiento de pertenencia que ha recibido el precio de una bajada en los precios tras el descenso a Segunda sufrida y que se verá premiado al renovar el carné por el mismo precio si se consigue la anhelada vuelta a la élite del fútbol nacional.

Cambios de asiento

Concluido ayer el período para renovar el carné, a partir de mañana comenzará el proceso para que quienes lo deseen efectúen su cambio en el lugar desde el que presencian los encuentros en el municipal gijonés. El jueves arrancará el período para seguir engrosando el número de seguidores que tengan asegurado su asiento en el feudo rojiblanco en cada encuentro como local. 'Volvamos a El Molinón' fue el lema que el club empleó para pedir una nueva oportunidad a su afición. El sportinguismo lo ha seguido al pie de la letra.

Fotos

Vídeos