Alberto Guitián volvió a defender la camiseta rojiblanca dos años después

Guitián protege el balón de la presión de Escassi. / AURELIO FLÓREZ
Guitián protege el balón de la presión de Escassi. / AURELIO FLÓREZ

J. A. G. GIJÓN.

Si hubo un fichaje inesperado en este mercado de invierno ese fue el de Alberto Guitián. El futbolista cántabro llegó a Gijón por petición expresa del técnico, Rubén Baraja, como alternativa para el centro de la defensa. La baja de Barba, que cumplió partido de sanción por acumulación de amonestaciones, precipitó su debut esta temporada en el duelo de ayer. Guitián despachó un partido sobrio, sin apenas contabilizar errores, en su retorno a El Molinón. Han pasado 25 años desde su último partido como rojiblanco. En el duelo ante el Numancia, este centrocampista reconvertido a central por Abelardo, se mostró participativo en la salida del balón, donde contó con la colaboración de Bergantiños que, desde la llegada de Baraja, se incrusta en medio de los centrales para ayudar en la construcción del juego desde la zaga. Atento a los cruces y sin complicarse en exceso en los despejes. A pesar de que apenas lleva dos semanas en la dinámica de grupo, se notó cierta compenetración con Álex Pérez, con quién ya coincidió la pasada campaña en el Valladolid. Su regreso a El Molinón no pudo ser mejor: victoria y portería a cero después de noventa minutos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos