Sporting

Sporting | El Alcorcón resucita la esperanza

La plantilla del Sporting realiza carrera continua sobre el césped del campo número 2 al inicio de la sesión de ayer en la Escuela de Fútbol de Mareo. / JORGE PETEIRO
La plantilla del Sporting realiza carrera continua sobre el césped del campo número 2 al inicio de la sesión de ayer en la Escuela de Fútbol de Mareo. / JORGE PETEIRO

El empate del Huesca minimiza los daños de la derrota del Sporting ante el Barcelona B | Los rojiblancos se quedan a cuatro puntos del ascenso directo a falta de tres jornadas y se agarran al calendario para mantener sus opciones

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

El sportinguismo recuperó ayer parte de su ilusión tras un bofetón inesperado. Apenas 24 horas después de la debacle ante el filial del Barcelona, el empate del Huesca en su duelo frente el Alcorcón avivó las esperanzas de que el Sporting alcance el ascenso por la vía directa. A nadie se le escapa que la empresa se antoja mucho más complicada que antes del fin de semana, pero las matemáticas aún dejan abiertos todos los caminos. Hará falta, eso sí, la colaboración indirecta de otros equipos y, sobre todo, pleno acierto de los de Rubén Baraja en los tres partidos que quedan hasta el final de la Liga en Segunda.

La jornada recién concluida saltó por los aires cualquier pronóstico inicial y deja en el sportinguismo el regusto de las oportunidades perdidas. A la derrota de los rojiblancos ante el Barça B se sumó la del Rayo, que cayó en Vallecas frente a un Córdoba que se agarra con las uñas a sus opciones de permanencia.

El más beneficiado del fin de semana resultó el Huesca. Los de Rubi se medían al Alcorcón en un partido que, a priori, parecía propicia para que su ventaja sobre el Sporting se disparara hasta los seis puntos, pero no fueron capaces de pasar del empate ante un equipo que aún no ha asegurado matemáticamente su permanencia en la categoría. El Alcorcón se adelantó en el marcador mediada la primera mitad y despejó el horizonte. El tanto de Melero tras el paso por los vestuarios enfrió los ánimos en Gijón a la vez que los encendía en El Alcoraz. El Huesca apretó e incluso estrelló un balón en el larguero, aunque su paso al frente no resultó suficiente para sumar una victoria vital para sus intereses.

Sin descartar al Rayo, con cinco puntos de ventaja sobre la tercera plaza, el principal foco de atención se centra en la batalla entre el Huesca y el Sporting, a los que les espera por delante un calendario cargado de partidos trampa. El Lugo, aliado sportinguista en el ascenso de hace tres años, vuelve a presentarse ante la Mareona como un hilo de esperanza al que agarrarse.

Más Sporting

El cuadro gallego recibe el próximo lunes al Huesca con el aval de sus números en casa como principal aval ante los de Rubi. El Anxo Carro se ha convertido en uno de los estadios más exigentes de la categoría y solo cinco equipos han conseguido ganar allí en los 19 partidos disputados hasta la fecha. Posteriormente, el Huesca se medirá al Nástic como local y cerrará la Liga en el Carlos Tartiere ante el Oviedo. Dos pinchazos del Huesca, unidos a un pleno de victorias del Sporting, catapultaría a los rojiblancos a la segunda posición.

En cualquier caso, los tres últimos partidos del Sporting no se presentan ni mucho menos como fáciles. El viernes, los de Baraja se medirán en el Heliodoro Rodríguez López al Tenerife, que se aleja siete puntos de los puestos de 'play off'. Posteriormente, el Granada visitará El Molinón, aunque su complicada situación en la clasificación puede hacer que afronte la cita sin nada en juego. Los rojiblancos cierran la temporada ante el Córdoba.

Un mensaje autocrítico

Más allá de cualquier cábala, desde el vestuario del Sporting se ha lanzado un mensaje de autocrítica tras la mala dinámica reciente de resultados. Los rojiblancos suman una sola victoria en sus cuatro últimos partidos y se ha dejado más puntos en sus dos compromisos más recientes que en los diez anteriores. Además, su enorme solidez defensiva comienza a dar síntomas de desgaste: en las tres últimas jornadas han encajado un total de seis goles y su inmaculada trayectoria, en la que estuvieron a punto de batir el récord histórico de imbatibilidad del equipo, ha quedado rota.

En cualquier caso, tanto los futbolistas como el cuerpo técnico parecen haber identificado el problema para volver a su mejor versión. Tenemos que repasar y resetearnos un poco. Llevamos unos partidos con mala toma de decisiones y errores nos han hecho perder seis puntos en momentos decisivos de la temporada», admitió Rubén Baraja tras el encuentro ante el Barça B.

En una línea similar a la del técnico se expresó Álex Bergantiños. «Hay que recuperar la identidad de equipo que no encaja, con pocas fisuras. No hemos estado juntos a la hora de presionar», valoró el gallego. Alberto Guitián, por su parte, lamentó la enorme efectividad que han mostrado los últimos rivales rojiblancos, «que no sé si han tenido más de cinco oportunidades en los dos últimos partidos y nos han hecho cinco goles». Identificado el problema, la plantilla rojiblanca se agarra a la nueva oportunidad que le da una jornada plagada de sorpresas.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos