Aplausos para Rubén Baraja en su estreno

Rubén Baraja dirige su primer entrenamiento como nuevo técnico del Sporting. / ARNALDO GARCÍA
Rubén Baraja dirige su primer entrenamiento como nuevo técnico del Sporting. / ARNALDO GARCÍA

Cerca de 200 aficionados se acercaron a Mareo para presenciar el entrenamiento | «A ver si levantas esto», le comentó un aficionado al nuevo entrenador nada más pisar la Escuela de Fútbol de Mareo

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

La noche se apoderó de Mareo cuando el Sporting, con Rubén Baraja a la cabeza, saltó al terreno de juego para completar el primer entrenamiento de la semana. Eran las seis y cuarto de la tarde. Una hora antes, el preparador, acompañado de Miguel Torrecilla, pisó por primera vez las instalaciones rojiblancas. El técnico acababa de ser presentado en sociedad en El Molinón. Después de realizar las pertinentes fotografías en el que es su nuevo banquillo desde ayer, el preparador se dirigió a Mareo para dirigir la primera sesión de la semana con vistas al partido del domingo (18 horas) ante el Tenerife.

«A ver si levantas esto», le espetó uno de los cerca de doscientos seguidores que no se quisieron perder los primeros pasos del vallisoletano como técnico rojiblanco. Baraja sonrió y se dirigió al vestuario para saludar a sus nuevos futbolistas.

Mientras bajaba las escaleras que separan los vestuarios del terreno de juego se escucharon unos tímidos aplausos por parte de los aficionados. Estos fueron dirigidos únicamente al nuevo cuerpo técnico porque inmediatamente después los jugadores recibieron algunas críticas por el juego desplegado por el equipo en las últimas semanas que ha llevado a Miguel Torrecilla a tomar la decisión de cambiar de entrenador para intentar enderezar el rumbo.

El estreno de Rubén Baraja en Mareo se produjo con siete canteranos. Además de los ya habituales, Dani Martín, Pedro Díaz y Nacho Méndez, se sumaron al trabajo del primer equipo Cristian Salvador, Juan Rodríguez, Adri Montoro y Bertín. El nuevo cuerpo técnico tiró del filial ante el alto número de lesionados. Ninguno de los siete jugadores que no viajaron a Barcelona el pasado fin de semana se encuentra en disposición de poder ejercitarse al mismo ritmo que sus compañeros.

Lora y Xandao, disponibles

Pese a que Alberto Lora y Xandao tienen el alta médica, ni el lateral ni el central acompañaron a Baraja en la sesión vespertina. Se espera, por tanto, que a lo largo de la semana el mostoleño y el brasileño se incorporen progresivamente con el grupo. En cuanto al resto de los ausentes, se encuentran en la enfermería 'pendientes de evolución' por lo que su vuelta al trabajo no tiene una fecha fijada.

Tal y como aseguró el propio Baraja, su intención en el Sporting es la de intentar agradar a la afición. Por lo visto sobre el terreno de juego, el balón será su mejor aliado. La plantilla realizó los pertinentes ejercicios de calentamiento y tras ellos, el esférico adquirió el protagonismo en la sesión.

El ensayo se llevó a cabo bajo la atenta mirada de unos seguidores a los que, en su mayoría, no les termina de convencer la llegada del vallisoletano. La afición coincide en que el cambio en el banquillo era necesario después de la crisis en la que se vio inmersa el cuadro de Paco Herrera. La figura de un técnico sin apenas experiencia genera dudas a un sector de la grada que espera que la permuta produzca un cambio para mejor.

En cuanto a Paco Herrera. El extécnico rojiblanco también se dejó ver por Mareo. El catalán acudió a primera hora de la tarde a las instalaciones para despedirse de la plantilla y los empleados así como también recoger sus pertenencias. El técnico abandonó los vestuarios por la puerta de atrás junto al segundo entrenador, Ángel Rodríguez, y su preparador físico, David Chorro.

Herrera no quiso robar protagonismo a Rubén Baraja. El hombre elegido por Miguel Torrecilla para liderar el proyecto rojiblanco lo que resta de temporada y la siguiente. Mañana el equipo volverá al trabajo a partir de las 10.30 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos