El Ayuntamiento de Gijón pide al Sporting que erradique los actos violentos

Los jugadores agradecen a los Ultras su apoyo tras el entrenamiento del pasado sábado.
Los jugadores agradecen a los Ultras su apoyo tras el entrenamiento del pasado sábado. / ARNALDO GARCIA

Los portavoces municipales solicitan al club rojiblanco que tome medidas y lamentan que Gijón «sea noticia a nivel estatal por las acciones de grupos ultras»

D. BUSTO GIJÓN.

La junta de portavoces del Ayuntamiento de Gijón trasladó ayer, tras su reunión semanal, una nota en la que reclama al Sporting que se posicione y tome las medidas oportunas para la «erradicación de los actos violentos» en El Molinón. Esta petición municipal llegó un día después de que la Comisión Antiviolencia hiciera pública la propuesta de sancionar al club rojiblanco con una multa de 75.000 euros por favorecer, según el organismo, la entrada de grupos radicales en El Molinón durante el transcurso del entrenamiento realizado por el equipo rojiblanco en la víspera del partido de máxima rivalidad que se disputó ante el Oviedo.

En su comunicado, los grupos municipales lamentan que Gijón sea noticia «a nivel estatal» por las acciones de un grupo de ultras y dan la razón a Antiviolencia en la propuesta de sanción al Sporting al recordar que «es absolutamente ilegal» introducir bengalas en los estadios. Una circunstancia que se produjo en el citado entrenamiento celebrado en El Molinón antes del derbi.

Los portavoces consideran que en el estadio gijonés, de titularidad municipal, se han producido hechos graves que atentan contra la convivencia y el 'fair play' deportivo y que, según explican, «distorsiona» la buena imagen de la afición rojiblanca tanto a nivel nacional como internacional.

Desde el Consistorio gijonés se recuerda que hace unas semanas fueron los cánticos «racistas y xenófobos procedentes del Fondo Sur» los que recorrieron España por medio de un vídeo que se convirtió en viral. Por entonces, el Sporting aseguró haber identificado al autor principal de los gritos.

Además, La Liga denunció esta misma semana cánticos que «incitan a la violencia» o que tuvieron «contenido insultante» procedente del sector que ocupaba la afición del Sporting en el Carlos Tartiere, el pasado domingo.

Con todo, no es la primera vez que el club rojiblanco se ve envuelto en este tipo de problemas. La temporada pasada, todavía en Primera División, el colegiado Clos Gómez detuvo el encuentro que se disputaba en El Molinón entre el Sporting y el Athletic para informar al delegado de campo de que se estaban produciendo gritos racistas contra el jugador visitante Iñaki Williams, y que al parecer provenían del Fondo Sur.

El club guarda silencio

Consultado por EL COMERCIO, el Sporting elude, por el momento, pronunciarse al respecto, tanto en lo referente a la propuesta de sanción de Antiviolencia como por la petición de las agrupaciones políticas municipales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos