Babin queda como el único central específico en la plantilla rojiblanca

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Cuando asumió el cargo de director deportivo del Sporting, Miguel Torrecilla ya sabía que la continuidad de Jorge Meré en el equipo rojiblanco era casi una utopía. En su presentación, al ser preguntado por la situación del joven central, el salmantino afirmó que «si él considera que irse cedido es un paso oportuno, no hay más que hablar». Con la escenificación ayer de la marcha de Meré y la anterior de Fernando Amorebieta, cuyo fichaje por Independiente de Avellaneda puede hacerse oficial hoy, Torrecilla tendrá que agilizar alguna de las operaciones en que está trabajando en un segundo plano para reforzar la zaga. Paco Herrera dispone ahora mismo de un único central específico, el francés Babin, a la espera de que tome una decisión sobre los jóvenes Juan Rodríguez y Pelayo Súarez, que se encuentran realizando la pretemporada con el primer equipo.

En la hoja de ruta de Torrecilla y Paco Herrera siempre figuró como prioridad desde el primer momento la contratación de dos centrales. Entre los hombres que han analizado los técnicos para reforzar la defensa figura Mikel González. El central gipuzcoano, de 31 años, terminó el pasado 30 de junio su contrato con la Real Sociedad, donde ha desarrollado toda su carrera. González ha despertado el interés de varios equipos de Segunda, como Osasuna o el Zaragoza.

El Eibar también preguntó por la situación de Mikel González, aunque parece que la opción de recalar en el club de Ipurúa ha quedado descartada. Durante la presentación de Scepovic, Torrecilla no explicó que el central vasco está «en muchas mesas de secretarios técnicos y directores deportivos». El salmantino rojiblanco también mantiene avanzadas conversaciones con un futbolista que milita en una liga extranjera.

Fotos

Vídeos