Sporting

Sporting | Baraja pone en marcha el engranaje

Sporting | Baraja pone en marcha el engranaje

El Sporting inicia esta mañana, con los reconocimientos médicos, el nuevo proyecto | El plantel rojiblanco arranca la pretemporada en medio de una revolución en la plantilla, en la que la cantera gana protagonismo

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Finalizado el período estival, los jugadores del Sporting cambiarán hoy las vacaciones por, primero, los preceptivos reconocimientos médicos, luego, a partir del miércoles, por los campos de Mareo y, finalmente, por los seis amistosos que disputarán hasta el día ocho de agosto. Será el tiempo que dispondrá Rubén Baraja para dar con la forma que conduzca a su equipo de nuevo a la Liga de las estrellas.

Será, en cualquier caso, el segundo curso del Sporting en la categoría de plata. Y comenzará con un proyecto bien diferente, en el que se mira, de mano, más hacia la cantera. Atrás queda una temporada marcada por el fracaso deportivo, una revolución en la plantilla, con un total de doce incorporaciones, ocho en el mercado veraniego y cuatro en el invernal, y dos entrenadores, y el fracaso de la eliminación en el 'play off' de ascenso ante el Valladolid.

La pretemporada rojiblanca echa a andar hoy con 22 futbolistas. Entre ellos, los canteranos Pedro Díaz, Carlos Cordero y Christian Joel, que en principio se ejercitarán con el primer equipo, aunque jugarán con el Sporting B, y Babin y Rachid, cuyo futuro se encuentra más lejos que cerca del Sporting.

Los jugadores que dan el salto desde el filial afrontan, probablemente, la temporada más ilusionante de sus carreras deportivas. Después de completar una competición de ensueño en la que acariciaron el billete a Segunda División, Isma Cerro, Dani Martín, Juan Rodríguez, Cristian Salvador, Nacho Méndez y Álvaro Traver se han ganado una taquilla en el vestuario que volverá a dirigir Rubén Baraja.

El técnico pucelano tuvo en sus manos el objetivo que se le marcó por parte de la dirección deportiva, que finalmente se malogró, pero logró cambiar el rumbo de un equipo que se encontraba a la deriva, con una dinámica negativa de resultados que lo empujó a la mitad de la tabla.

Más Sporting

Poco tuvo que pensar el 'Pipo' para aceptar el reto de continuar el frente del Sporting. Lo hará junto al director deportivo Miguel Torrecilla, que ha peinado el mercado de Primera División a la búsqueda de jugadores que quieran protagonismo sobre los terrenos de juego sin que se les caigan los anillos por descender de categoría, tal como sucedió con Jony, Michael Santos y Rubén García. Pero hasta que la tarea no dé sus frutos, Baraja comenzará la pretemporada con un plantel en el que el futuro de varios jugadores está aun por determinar.

Las dudas las generan, principalmente, algunos de los hombres que sobrevivieron al pasado curso. La apuesta por la cantera parece clara, al menos inicialmente, por lo que los cinco canteranos que pasaron a formar parte del primer equipo con todas las consecuencias parecen que tendrán su hueco asegurado, salvo que Baraja les comunique lo contrario en las próximas semanas, cuando el titular del banquillo del Sporting comience a sacar sus propias conclusiones sobre cada uno de los hombres que forman la plantilla.

La idea de Miguel Torrecilla es la de confeccionar un grupo que reúna los valores de Mareo, además de sumar varias incorporaciones que aumenten el nivel de la cantera. Sentar las bases de un plantel con un futuro prometedor es uno de los pasos que quiere dar el máximo responsable de la parcela deportiva en su segundo año en Gijón.

El salmantino ya ha movido ficha en el mercado. Su primera incorporación ha llegado desde Portugal. André Sousa aterrizó la semana pasada con la intención de lograr el ascenso a Primera y ganar experiencia en «una de las mejores ligas de Europa». Se trata de un centrocampista con recorrido «que tiene un gran golpeo con la pierna izquierda», según apuntó el propio Torrecilla en su presentación.

El segundo movimiento del director deportivo está fijado en el lateral derecho. Una posición, actualmente, sin efectivos. Después de que Jordi Calavera regresara al Eibar tras su año de cesión en el Sporting y Lora concluyera su estancia en Gijón como rojiblanco, el puesto se encuentra huérfano, sin que el filial parezca poder aportar soluciones.

Francisco Molinero será, probablemente, el primero en rellenar ese hueco. El veterano futbolista de 32 años -cumplirá 33 el próximo 26 de julio- llegará a Mareo tendrá la competencia de un segundo fichaje, aún por concretar después de que el Córdoba se hiciera con los servicios del deseado Nacho Vidal.

La primera semana de trabajo comenzará con los tradicionales exámenes médicos. No habrá mucho tiempo para presentaciones porque, a día de hoy, solo hay una novedad en la plantilla. Una vez que todos los miembros pasen los reconocimientos, se iniciará el camino hacia lo que será el segundo asalto del Sporting en la lucha por ascender a Primera.

Futuro incierto

El cambio de curso, como suele ser habitual en el fútbol, deja un análisis exhaustivo por parte de los responsables de la parcela deportiva de la plantilla. Y en el Sporting se encuentran ejemplos de futbolistas que no alcanzaron el aprobado en sus últimos meses como rojiblancos. Por ello, Miguel Torrecilla tiene encima de la mesa varios nombres para los que busca destino y así aligerar una plantilla que en la actualidad está integrada por 22 efectivos.

Por un lado, aparecen Rachid y Babin. El club ya se puso en contacto con los agentes del primero para comunicarles que el argelino no entra en los planes de Rubén Baraja. Será uno de los que tendrá que encontrar destino. El caso de Babin parece similar. La relación del jugador con el director deportivo viene marcada por el enfrentamiento que protagonizaron ambos el pasado verano, que terminó con el central cedido en Israel.

Además, tres rojiblancos tienen el futuro incierto. Isma López, Carlos Castro y Pablo Pérez podrían abandonar Mareo después de no haber tenido con Baraja el protagonismo deseado. El técnico tomará una decisión en los próximos días y se la comunicará personalmente a cada jugador, aunque todo indica que sus días como rojiblancos podrían estar contados.

Con todo ello, el Sporting echa a andar en su segunda campaña en la categoría de plata. Torrecilla se la juega y su apuesta es la de dar continuidad al proyecto de Rubén Baraja. La cantera, sobre el papel, coge fuerza. De ella parece que volverá a depender el futuro del Sporting.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos