Bergantiños: «El partido se nos escapa por un error»

Carlos Castro intenta profundizar en el área. / A. GARCÍA
Carlos Castro intenta profundizar en el área. / A. GARCÍA

«Estoy para aparecer cuando el equipo lo necesita», asegura el meta Diego Mariño

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

El balance que hace el vestuario de la última semana es positivo, pero los jugadores del Sporting abandonaron El Molinón con la sensación de haber dejado escapar la victoria ante el Huesca. Al menos, así lo ve Álex Bergantiños que reconoció tener un «sabor agridulce» porque según su opinión, «el partido se nos escapa por un error».

El centrocampista, que volvió a formar pareja con Sergio Álvarez en el centro del campo, describió cómo vió desde dentro la jugada que propició el empate visitante: «Permitimos que salieran rápido después de un córner a nuestro favor. Creo que ese tipo de detalles son los que marcan las diferencias y no supimos parar la jugada a tiempo».

Al igual que Paco Herrera, el gallego destacó el paso adelante que ha dado el grupo en las últimas jornadas. Para el pivote gallego lo más importante es que «sumamos siete de nueve puntos y se ve a un equipo que presiona más arriba al rival y sale mejor al campo para intimidar al adversario».

Isma López, que repitió en el equipo titular aunque en esta ocasión en el lateral izquierdo por la ausencia de Roberto Canella, también lamentó no haber estado más certeros en los últimos metros. «Tuvimos la mala suerte de no abrir una brecha en el marcador», aseguró el navarro, que fue el hombre que intentó robar el balón a Vadillo en la acción del penalti. «Al parecer hubo contacto una vez que le quito el balón porque yo no lo toco», explicó el lateral.

«Fue una pena, pero es una situación más de la que tenemos que aprender», añadió, antes de destacar que el Sporting se mostró como un bloque y muy seguro en defensa porque para el futbolista zurdo «las únicas ocasiones que tuvo el Huesca fueron remates desde la frontal del área».

Un nombre propio se coreó en El Molinón. Fue el de Diego Mariño después de que el guardameta evitara el segundo tanto del Huesca. «Siempre es bonito que canten tu nombre, pero estoy para aparecer cuando el equipo lo necesita», expresó el portero, que está completando un tramo inicial de temporada sobresaliente.

A diferencia de Isma López, que no vio el penalti sobre Vadillo, para Mariño la falta «fue muy light» e igual no tenía que haberse sancionado. El gallego explicó que «es bastante dudoso porque el jugador llega a tirar puede seguir e incluso llegar a portería». Antes de abandonar el estadio, el meta subrayó que «si seguimos a este nivel vamos a llevarnos muchas alegrías».

Fotos

Vídeos