La carrera por los 20.000 socios

Redondo, Javier Martínez y Cundi en la presentación. / A. GARCÍA

La campaña de abonados, con los precios del último curso, se inició ayer con las renovaciones

JAVIER BARRIOGIJÓN.

Con un monólogo del actor Manuel Pizarro, pisando las tablas de un teatro, y el «ser o no ser» de Hamlet en la boca, en una revisión al abono permanente al sufrimiento del sportinguista. «Ser del Sporting no es fácil», enfatiza el intérprete. Con la luz justa para quebrar la oscuridad. Una puesta en escena sencilla y sobria, enfundado en una elástica rojiblanca de otros tiempos. Unos vaqueros y unas zapatillas. Nada más. Así lanza el Sporting su campaña de abonados para la nueva temporada, agarrado al eslogan «revive tus valores» y con un grupo de jugadores que se abrazan en una imagen perteneciente a la época más dorada. La famosa volea de Quini ante el Rayo, la joya del carné.

A partir de ahí, el club ofrece como incentivo una congelación de los precios de la pasada temporada para tratar de amarrar una masa social que oscilará entre los 18.000 y los 20.000 fieles, presentando, entre otras cuestiones, el aliciente de que la tarifa de los abonos se mantendrá el próximo año si el equipo sube a Primera. «La congelaremos, con lo que el club dejaría de ingresar en Primera en torno a dos millones de euros, pero creo que los socios merecerían ver fútbol de Primera con tarifas de Segunda», remacha Javier Martínez, vicepresidente de la entidad y la persona que pone voz al acto, acompañado por Cundi y José Antonio Redondo.

«El año pasado teníamos un escenario complicado tras un descenso y la respuesta fue tremenda porque conseguimos hacer un récord histórico de abonados, con 24.400», agradece el vicepresidente rojiblanco, quien reconoce posteriormente que «estamos seguros de que esta temporada la gente va a responder también», deslizando desde el punto de vista presupuestario que «este año tenemos que conseguir entre 18.000 y 20.000 socios; por debajo de ahí tendríamos un pequeño problema de financiación». El periodo de renovaciones se inicia por la tarde, con el goteo de los primeros abonados, extendiéndose hasta el 31 de julio. Los días 2, 3 y 4 de agosto se habilitarán para los interesados en cambiar de ubicación, mientras que las altas se tramitarán a partir del 6 de agosto. Estas vendrán con una subida del 10% con respecto al resto de abonados.

Al igual que en el último curso, los precios actuales oscilan entre los 135 euros del abono más asequible para los adultos, situado en la Grada de Animación, a los 475 de algún sector de la Tribuna Oeste. Una horquilla de precios muy variada. En el detalle, Javier Martínez recuerda que, con uno de los abonos más económicos, el de las gradas Norte y Sur, con un precio de 195 euros, «el partido saldría por una media de nueve euros». La eliminación de los días de club, incluida la visita del Oviedo a Gijón, se mantiene activa, además del acceso gratis a El Molinón en las dos primeras eliminatorias de la Copa y también en los dos partidos del Sporting como local ante un hipotético 'play off' de ascenso. El dirigente rojiblanco también observa que todo esto se producirá en la Segunda más apasionante de los últimos tiempos, con la presencia de numerosos históricos que pleitearán por el regreso a Primera.

El club mantiene una oferta para todos los públicos, conservando las ventajas para las familias numerosas (el abono más económico para los aficionados en esta situación será gratuito), las categorías de socios de honor y de plata y el abono itinerante, orientado a los sportinguistas que por motivos laborales o educativos se encuentren fuera de la comunidad. También seguirá en la oferta el carné 'yogurín' para los más pequeños, de carácter simbólico, sin derecho a localidad.

El mercado de fichajes

Sin fichajes todavía que presentar, aunque en las oficinas de Mareo confían en que las gestiones que se llevan a cabo comiencen a ver la luz, Javier Martínez pone sobre la mesa la deuda adquirida con la afición para el nuevo año y también el compromiso para formar el mejor equipo posible, lo que deja en manos de Miguel Torrecilla y Rubén Baraja: «Entendemos que el proyecto deportivo es la base por encima de otras cuestiones. El socio va a reclamar un proyecto ilusionante y para eso tenemos que hacer que nuestra dirección deportiva y nuestro cuerpo técnico elijan a los jugadores más adecuados».

En ese camino, el directivo rojiblanco solicita un margen de paciencia, aludiendo a la parálisis que se vive en el mercado estos días por la actividad mundialista. «Está un poco parado todo el fútbol de Primera, con todos los equipos pendientes de deshacerse de algunos jugadores. A partir de ahora comenzará a moverse un poco y, con la base de la cantera, queremos hacer un proyecto ilusionante», concluye.

Más Sporting

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos