Canella: «No estamos jugando bien, aunque vayamos líderes»

El lavianés asume que «tenemos que ser nosotros en Pamplona y estar concentrados; en El Sadar hay que jugar con los cinco sentidos»

J. BARRIO GIJÓN.

Antes de acomodarse la mochila a la espalda, con destino a Pamplona y, esta tarde, a El Sadar, el vestuario del Sporting volvió a manifestarse autoexigente y poco complaciente, asumiendo que, pese a que el equipo de Herrera inició la jornada como líder de la clasificación en Segunda, no es ajeno a las fisuras que presenta el proyecto, que todavía muestra una evidente falta de cuajo. «No estamos jugando bien, aunque vayamos líderes», reconoció Roberto Canella, uno de los capitanes de la plantilla, tras el último ensayo de la semana.

No le ha faltado autocrítica al equipo en los últimos días, más bien al contrario, aunque Canella bromeara ayer con que «firmaría jugar mal todos los partidos y llevar los tres puntos porque nadie se acuerda luego de cómo jugaste». Aunque, ya en tono serio, observó el lateral que «cuando juegas bien tienes más posibilidades de ganar». Una reflexión que cobra un sentido especial en la visita a Osasuna, que propone un test de altura ante uno de los proyectos más ambiciosos de la categoría junto al del propio Sporting.

La pequeña reprimenda que dio El Molinón a su equipo en la última jornada, representada por los silbidos que salieron de la grada tras la victoria ante el Lorca, ha ventilado el pensamiento del vestuario, muy cercano a la vena crítica que siempre asoma en Paco Herrera. «Queremos que se vea un equipo más fiable en cuanto a juego porque tenemos quince minutos buenos y luego media hora mala; debemos ser más consistentes y fiables», subrayó Canella, sensible al toque de atención del sportinguismo el pasado fin de semana: «La gente quiere ver un equipo que esté bien plantado durante los noventa minutos y que sepa a lo que juega, que controle los partidos y ellos no sufran tanto».

Esta exposición superficial plantea un ideario de obligado cumplimiento esta tarde ante un rival del pedigrí de Osasuna, que, tras un arranque discreto, ha cogido velocidad de crucero en las cuatro últimas jornadas, en las que no ha hincado la rodilla con dos victorias y dos empates. «Estamos mentalizado para el partido que vamos a tener», anunció Canella, que retrató la esencia del conjunto 'rojillo'. «Va a ser un partido complicado contra un rival que se reforzó muy bien y tiene buenos jugadores», amplió.

Y que hierve a sus contendientes en una olla a presión como El Sadar, que todavía no ha visto perder a su equipo en los tres primeros partidos que ha abrigado de la temporada. «En su campo es un equipo que aprieta mucho y será un partido difícil», machacó el lavianés, anclado al mismo mensaje: «Estamos concienciados de todo lo que conlleva este partido y con muchas ganas de seguir arriba como líderes». ¿Y la fórmula para ello?, se le preguntó. No ofreció una respuesta muy detallada, pero apuntó que «tenemos que intentar ser nosotros mismos y estar concentrados, porque en ese campo hay que jugar con los cinco sentidos».

Último mercado de invierno

Bajó el estado de alerta Canella cuando se le preguntó por su ánimo, consolidado en la titularidad tras dos temporadas y media muy discretas. «Estoy contento», enfatizó. «Cuando tienes continuidad todo es más fácil, y coges el rimo de competición», concluyó. No escondió en esa reflexión personal que su cabeza llegó a meditar una salida en el pasado mercado de invierno si su situación no hubiera cambiado. «No jugaba prácticamente nada. Decidí que si seguía sin minutos pensaría otra solución en invierno. Luego llegó Rubi y me dio confianza; estoy muy contento por volver a sentirme importante», remató.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos