Canella se recupera a tiempo y estará disponible mañana

Canella, vendado, ayer junto a Carlos Carmona. /  ARNALDO GARCÍA
Canella, vendado, ayer junto a Carlos Carmona. / ARNALDO GARCÍA

«Somos conscientes de que en enero jugamos tres partidos en casa y no se pueden escapar más puntos de El Molinón», afirma Diego Mariño

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

El Molinón acogió la penúltima sesión de trabajo del Sporting antes de recibir al Córdoba. Con una temperatura impropia de la Navidad, el termómetro marcaba los 16 grados cuando los jugadores aparecieron por el túnel de vestuarios. Rubén Baraja cerró las puertas del estadio gijonés para ensayar la estrategia antes de estrenar el 2018 ante su afición.

Entre los hombres que participaron en el ensayo se encontraba Roberto Canella. El lateral de Pola de Laviana está viviendo una semana atípica debido a la fractura-luxación que sufrió el martes en el quinto dedo de su mano izquierda. El rojiblanco abandonó la primera sesión de la semana debido a la lesión. Su ausencia en los entrenamientos se prorrogó hasta ayer, día en el que reapareció junto al resto de sus compañeros.

En principio, Canella está disponible para jugar mañana ante el Córdoba. El futbolista utiliza una férula para proteger la zona afectada y esta le permite jugar con total normalidad. Por otro lado, el que tiene más complicada su presencia es Alberto Lora. El jugador de Móstoles sufre una sobrecarga en un glúteo y no parece que pueda llegar a tiempo para la primera cita del año.

El choque ante el cuadro andaluz coincide con la marcha de los Reyes Magos, que ya habrán dejado todos los regalos en los hogares de Gijón. Diego Mariño solicitó a sus Majestades que le traigan «salud y que me respeten las lesiones». Además, el guardameta pidió «puntos para que el equipo vuelva a situarse en la zona alta de la clasificación».

La importancia de enero

El gallego admitió la importancia que tienen para el equipo los próximos cuatro encuentros: «Tenemos presente que vamos a jugar tres de esos cuatro partidos en casa porque no se nos pueden escapar más puntos de El Molinón».

Pese a que el próximo rival de los rojiblancos ocupa el antepenúltimo puesto y que es el equipo más goleado de la categoría, con 36 tantos recibidos en 19 partidos, Mariño no se fía del Córdoba. «Vienen de una mala racha, aunque en el último encuentro consiguieron golear al Reus. No sabemos lo que nos podemos encontrar, pero tenemos que esperar al mejor Córdoba», afirmó.

Las claves para el guardameta, que ayer visitó la planta de pediatría con varios de sus compañeros para la alegría de los niños que se encuentran hospitalizados, pasan «por tener claro a lo que queremos jugar y el partido que queremos plantear desde el primer minuto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos