Catorce años sin el 'clasico' asturiano

El sportinguista Segovia y el oviedista Óscar Pérez disputan un balón en el último derbi.
El sportinguista Segovia y el oviedista Óscar Pérez disputan un balón en el último derbi. / CITOULA

Sporting y Real Oviedo llevan sin medirse en partido oficial desde mayo de 2003

J. A. G. GIJÓN.

Con dos 'Antonios' en el banquillo se disputó el último derbi asturiano. Fue en mayo de 2003 y la victoria correspondió al Real Oviedo. De poco le sirvió aquel triunfo al conjunto azul, que después de esa temporada empezó su particular 'vía crucis' lejos del fútbol profesional, al que retornó hace dos campañas.

Antonio Rivas entrenaba aquella temporada a un conjunto que tenía en sus filas a dos exrojiblancos como Yago y David Cano. Junto a ellos destacaban algunos canteranos como Pablo Díaz, Dani Amieva o Javi Paredes. En aquel Sporting de Maceda, que hizo la goma durante toda la temporada y que no pudo entrar en los puestos de ascenso, destacaba la presencia de un ya prometedor David Villa, acompañado en el ataque por Lozano como mediapunta o Pablo Álvarez en la banda derecha.

Geni, de penalti, adelantó a los azules. Minutos despés, también desde el punto fatídico, igualó la contienda el 'Guaje'. El encuentro llegó igualado al descanso, pero Oli desequilibró la balanza tras la reanudación para darle la victoria al Real Oviedo ante su afición.

El Sporting desde aquella fecha acumula dos ascensos a Primera, conseguidos en las etapas de Manuel Preciado y Abelardo, que supusieron seis temporadas en la máxima categoría. En este período, el club rojiblanco ha vivido siempre al filo del abismo, acuciado por las deudas económicas. El impulso que proporcionó el éxito deportivo del Sporting de los 'guajes' proporcionó a la entidad la estabilidad financiera que tanta falta le hacía. Mientras, el Real Oviedo sufrió su particular travesía en el desierto. Al descenso deportivo le siguió otro administrativo, que situó al club en Tercera División, teniendo que medirse en varias ocasiones al filial rojiblanco. Después de varios intentos fallidos, el conjunto azul consiguió remontar el vuelo y ascender a Segunda B, lo que le abrió la posibilidad hace dos temporadas de regresar al fútbol profesional. La implicación del Grupo Carso ha sido decisiva para reflotar una entidad que también ha padecido graves problemas de tesorería.

Fotos

Vídeos