Sporting

Cien días del 'Método Herrera' en el Sporting

Paco Herrera pasea por Mareo./
Paco Herrera pasea por Mareo.

El técnico ha sabido adaptar su hoja de ruta para situar líder al equipo | El catalán trabaja ahora para que sus jugadores superen la ansiedad que los ha atenazado en los últimos partidos

VÍCTOR M. ROBLEDOGIJÓN.

Suelen decir los entrenadores de fútbol que ellos mismos necesitan cien días para evaluar si su trabajo al frente de un equipo transcurre por el camino correcto. La llegada de un nuevo preparador altera normalmente todo el ecosistema de un club, y tanto la plantilla como el cuerpo técnico necesitan un periodo de adaptación para hacer encajar sus piezas. Paco Herrera cumple hoy esos cien días al frente del Sporting. El técnico catalán se presentó en la sala de prensa de El Molinón el pasado 19 de junio, y ya en su primera intervención demostró que en su cabeza ya tenía dibujado un esquema de su nuevo Sporting. Ese esbozo ha cogido cuerpo en estos tres mes meses hasta convertirse en el equipo líder de Segunda, aunque ha tenido que rediseñar algunas líneas casi sobre la marcha.

Aquel mediodía de junio, víspera de la entrada del verano, Paco Herrera se sentó en El Molinón vestido con un elegante traje de tonos grises y sin corbata. El técnico llevaba ya varias horas en Gijón, pero su gesto evidenciaba aún la emoción de quien regresa a la una vez fue su casa. Herrera recordó su etapa como jugador del Sporting entre 1974 y 1997, repartió abrazos con Quini y Redondo y reconoció estar viviendo « el momento más emotivo de mi vida profesional». «Aquí fue el inicio de todo y esto cierra el círculo», afirmó.

Más noticias

La llegada de Paco Herrera, considerado un hombre de la casa, levantó el ánimo del sportinguismo tras el triste descenso a Segunda. También ayudó enormemente la contratación de Miguel Torrecilla, uno de los directores deportivos más prestigiosos del fútbol español. El Sporting lanzó su campaña de abonados con el objetivo de alcanzar los 20.000 socios y acabado batiendo su propio récord: 24.307 según la última cifra anunciada por el club.

El técnico no esquivó ninguna pregunta en su presentación, una tónica habitual en todas sus intervenciones públicas. Pronto se atrevió a poner número a las incorporaciones que creía necesarias para reforzar con garantías su plantilla: seis. «Hace falta un hombre de banda sí o sí, posiblemente un delantero que tenga gol, por lo menos dos jugadores en el centro del campo y y posiblemente también dos centrales. Esa sería la base», anunció.

El propio mercado y la situación personal de algunos jugadores con los que Herrera contaba, como Nacho Cases, Víctor Rodríguez o Babin, obligaron a modificar sobre la marcha la hoja de ruta hasta casi duplicar la cifra de fichajes. El ansiado extremo puro no llegó pese a los esfuerzos de Miguel Torrecilla por encontrar la pieza. Los dos centrales acabaron siendo cuatro. Herrera ha sabido adaptarse a su plantilla y está buscando fórmula para explotar el talento de sus hombres interiores en detrimento del fútbol por las bandas proyectado en un inicio.

A estas alturas de la temporada Rachid es el único futbolista inédito en la plantilla rojiblanca. Todos sus compañeros han tenido minutos, ya sea en Liga o en Copa. El argelino, no obstante, entró en la lista para la eliminatoria copera ante el Numancia y trabaja en el grupo como uno más pese a haber sido descartado por el técnico en verano.

Paco Herrera ha demostrado a lo largo de la carrera una enorme capacidad para gestionar sus grupos, quizás por su experiencia como jugador. El catalán ha manejado con mano izquierda situaciones como la de Babin, al que trató de reintegrar en el equipo pese al conflicto que mantenía con el club. También ha manejado con mimo la entrada en las alineaciones de los nuevos fichajes en detrimento de algunos futbolistas con más antigüedad. Su último juego de manos llegó tras la irrupción del joven Dani Martín. Pese al recital del meta, Herrera no traicionó sus principios y mantuvo en la titularidad a Mariño.

Un día antes de llegar a Gijón, Paco Herrera se desplazó a Beasain para presenciar la eliminatoria de ascenso a Segunda B que disputaba el filial rojiblanco. El técnico ha demostrado a lo largo de su carrera que no le tiembla la mano a la hora de hacer debutar a un futbolista joven. «Quiero una plantilla corta para ver qué tenemos cerca. Mareo es un lugar donde hay buenos jugadores para dar oportunidades», manifestó en su presentación. Con solo 22 fichas en el primer equipo, Herrera ya ha dado la alternativa a Nacho Méndez en Liga y a Pedro Díaz y Dani Martín en Copa.

«No hay que olvidar que esto es fútbol y necesitas ganar, pero hay que hacerlo jugando bien», reconoció Paco Herrera durante su puesta de largo. Esa es, tal vez, la gran asignatura pendiente del técnico desde su llegada a Gijón. El catalán ha variado el dibujo en varios momentos, pero el equipo sigue sin exhibir un fútbol fluido. El entrenador atribuye los cortocircuitos a un exceso de responsabilidad. Con todo, el Sporting se h aupado al liderato transcurridos solo cien días desde su llegada. El equipo que imaginó en junio ha cogido la forma correcta.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos