Sporting | 18 horas de espera por una entrada para Valladolid

José Antonio Barroso, a la izquierda, y otros dos aficionados hacen cola desde anoche en El Molinón. / J. P.

José Antonio Barroso pasó la noche en los aledaños de El Molinón para conseguir una entrada para Pucela

A. MAESE GIJÓN.

El reloj marcaba las cuatro de la tarde cuando José Antonio Barroso se acercó a las taquillas de El Molinón. Por delante, 18 horas para que el Sporting pusiera a la venta las 1.425 localidades que destina para los abonados con motivo del encuentro que disputará el equipo de Rubén Baraja la próxima semana en Valladolid.

Barroso, con su entrada
Barroso, con su entrada / Arnaldo García

«No es la primera vez que paso aquí la noche», advierte Barroso. A sus 70 años, no dudó ni un instante a la hora de coger la silla que siempre le acompaña cuando tiene que hacer cola para adquirir una entrada. «Es la única manera que tengo para conseguir una entrada», señala este jubilado del camión, que recordó que «en el partido ante el Oviedo no tuve la posibilidad de ir porque, siempre que hay sorteo para hacerse con una localidad, nunca me toca».

José Antonio Barroso es un hombre bromista. El buen humor reinaba ayer por la noche en las taquillas del estadio gijonés. «Me quedan trece horas para conseguir una entrada si no me muero antes», comenta entre risas. El sportinguista es un experto en este tipo de noches. No le faltaba de nada.

«Vengo con mi bocadillo de jamón, una botella de vino y una manta», explica. «Y encantado de la vida que estoy», recalca el aficionado rojiblanco, que argumenta los motivos por los que no le importa pasar la noche en El Molinón para ver a su equipo: «Cuando trabajaba de camionero no podía utilizar el carné porque siempre estaba de viaje y no podía coger la baja porque, si no, no tenía para comer. Pero ahora que estoy jubilado tengo tiempo para todo».

Ataviado con un chubasquero del Sporting, una gorra y una camiseta con la figura de los hermanos Castro, Barroso explica que «la camiseta la traigo porque siempre tuve mucho cariño a ambos. La única vez que lloré por un hombre fue cuando liberaron a Quini». Antes de hincar el diente al bocadillo de jamón serrano, el aficionado hace su pronóstico personal sobre el desenlace de la competición. «Vamos a subir como primeros, que se vayan olvidando en Vallecas y en Huesca porque vamos a sumar 25 de los últimos 27 puntos que quedan por jugar», opina.

1.425 entradas para socios

El Valladolid envió a Gijón un total de 3.100 entradas al precio de 25 euros. De todas ellas, el club reservó 250 para sus compromisos institucionales y comerciales. De las 2.850 localidades restantes, la entidad repartió 1.425 para las peñas y otras tantas para los abonados.

Los seguidores del Sporting podrán retirar las entradas a partir de las 10 horas de esta mañana y hasta las 13.30 horas. Mientras que el horario de tarde es de 17 a 20 horas. En el caso de que no se agoten los billetes, las taquillas volverán a abrir el lunes porque el domingo, día del partido ante el Reus, no se venderán las localidades para el choque ante el Valladolid.

Por último, el Sporting ha puesto una serie de condiciones para retirar cualquier entrada. Cada persona podrá hacerse con dos localidades como máximo, siendo imprescindible presentar un carné de abonado por cada una de ellas. Como es habitual en los desplazamientos, será necesario identificar con nombre, apellidos y DNI a las personas que harán uso de las localidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos