Colorido en la última sesión de la semana

El aparcamiento principal de Mareo se llenó para presenciar una sesión en la que no faltaron bengalas y cánticos de apoyo a los de Baraja

V. M. R. GIJÓN.

En la Escuela de Fútbol de Mareo se intuía ayer la curiosidad de los días de estreno. Aprovechando el fin de semana, fueron muchos los sportinguistas que se acercaron hasta las instalaciones rojiblancas para analizar de primera mano los movimientos de Rubén Baraja antes de su debut de hoy. El aparcamiento principal de Mareo se llenó y, en los laterales del campo número 2, el discurrir de seguidores se convirtió en constante hasta el término de la sesión.

La nota de color y ruido la puso la peña Ultra Boys, que colocó varias pancartas de apoyo al equipo y animó a los futbolistas durante todo el entrenamiento con cánticos y bengalas. En varias fases de la sesión resultaba difícil escuchar las indicaciones y correcciones efectuadas por Baraja. Al acabar, los jugadores acudieron a la zona donde se ubicaron los aficionados para agradecerles su aliento.

La llegada de Rubén Baraja ha cambiado el semblante no solo de los jugadores de la primera plantilla rojiblanca, sino también de muchos aficionados. Tras casi dos meses en los que el equipo parecía metido en una espiral de negatividad ante la ausencia de buenos resultados, Mareo ha registrado durante los últimos días una mayor afluencia de aficionados que en las semanas previas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos