La crisis deportiva gana terreno en la junta de accionistas

Javier Fernández y Ramón de Santiago, antes de una de las últimas juntas de accionistas del club. / DANIEL MORA
Javier Fernández y Ramón de Santiago, antes de una de las últimas juntas de accionistas del club. / DANIEL MORA

El club presentará en la cita, que se iniciará a las 18 horas en el recinto ferial, un superávit de 6,7 millones de euros del último ejercicio

J. BARRIO GIJÓN.

El Sporting se someterá esta tarde al escrutinio de sus accionistas en la junta que se celebrará a partir de las 18 horas en el recinto ferial. El club presentará un ejercicio económico que confirma el crecimiento de la institución, que cerró el ejercicio 2016-2017 con 6,7 millones de euros de superávit, además de presentar un presupuesto para esta temporada de 32,9 millones de euros, aunque algunos accionistas, como la agrupación 'Tu fe nunca decaiga', manifestarán su crítica hacia algunos aspectos de la gestión.

En el balance que se les ha presentado a los accionistas figura por primera vez, como informó este diario en su momento, la remuneración que los tres miembros del consejo percibieron en el último curso, que ascendió a 240.078,70 euros brutos (por todos los conceptos), representando el 0,45% de la cifra real de negocio del Sporting, por debajo del 0,65% que se estableció en su momento en los estatutos.

El informe que se analizará destaca, por otra parte, que por primera vez en varios años el club vuelve a encontrarse en patrimonio neto positivo, con lo que evita la amenazante situación de causa de disolución, sobre todo gracias a la activación de la concesión de la cesión del uso de El Molinón por el plazo de treinta años y a la marcha económica de las dos últimas temporadas.

La deuda también será otro de los apartados que se abordarán a lo largo de la junta. El club tiene previsto dejar reducida la deuda 'no estructural' a final de año a 3,6 millones de euros, con lo que se habrían reducido unos 31,7 millones en dos años y medio.

Destitución de Herrera

Enterrados algunos asuntos espinosos de un pasado reciente, como el de la relación con Doyen, que fue una constante en los últimos años, el principal foco de la discrepancia se situará casi con toda seguridad en la actualidad deportiva, en una semana en la que fue destituido Paco Herrera y en la que llegó como sustituto, este martes, Rubén Baraja.

Tras un inicio prometedor, en el que el equipo se situó en las posiciones de ascenso directo en varias jornadas, el mes de noviembre dio paso a la época más oscura de lo que va de temporada. Una mala dinámica de resultados, sumado a la plaga de lesiones, desembocaron en la destitución de Paco Herrera y en el desinfle clasificatorio del equipo, que ocupa el décimo puesto en la clasificación, a cinco puntos del 'play off' y a nueve del ascenso directo.

La mesa será interpelada por esta situación, aunque el club confía en dar una vuelta de tuerca a la misma con el cambio en el banquillo, la recuperación de los lesionados y los retoques que se producirán -si Baraja también lo estima oportuno- en el paso por el mercado de invierno.

En el orden del día de la junta figura el examen y aprobación de las cuentas relativas al ejercicio 2016-2017, el mantenimiento o ratificación de la designación de un miembro del consejo por el sistema de cooptación tras la vacante dejada por el expresidente Antonio Veiga, ruegos y preguntas y la aprobación del acta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos