«Sueño con ascender con el Sporting»

«Sueño con ascender con el Sporting»
Salvador, pensativo, en un entrenamiento de la pasada temporada en Mareo. / ARNALDO GARCÍA
Cristian Salvador, futbolista del Sporting

«Tengo muchas ganas de que empiece la pretemporada. Llevo mucho tiempo trabajando para esto»

Javier Barrio
JAVIER BARRIOGijón

De niño le seducía la raqueta, pero el balón terminó imponiéndose, enganchando sin remedio a Cristian Salvador (Zamora, 1994), quien se llevó el mejor regalo del mundo antes de iniciar sus vacaciones por Marruecos. Y una sonrisa pegada en la cara para todo el verano. Hijo único de un matrimonio de Zamora -su padre, Ángel, que trabaja en la construcción, jugó en varios equipos de la zona-, este potente mediocentro, vecino de Nuevo Gijón, se ha convertido en una de las grandes apuestas de Miguel Torrecilla para el presente. Tres años de contrato profesional para el que ha sido el músculo y una de las vigas maestras del filial. «Vine al Sporting B en Tercera y me ha salido todo muy bien», concluye.

-¿Cómo se enteró de la subida?

-Cuando Miguel Torrecilla dio la rueda de prensa. La primera que me escribió fue mi novia. Estaba trabajando y lo escuchó. Yo no sabía nada. No me habían dicho nada y tampoco estaba siguiendo su intervención. Mis representantes estaban también a la espera de que les comunicaran algo.

-¿El día más feliz de su vida?

-Uno de ellos seguro. Conseguir algo así es un paso muy grande. Estoy súper contento.

-¿Habría sido una decepción no seguir?

-Una decepción... no. Creo que habría tenido cosas, pero sí que me hubiera dolido. Quería continuar.

-¿Y sus padres?

-¡Súper contentos! Llevaban esperando esto mucho tiempo. Siempre han querido lo mejor para mí. Me han dado muy buenos consejos para que tenga la cabeza y los pies en el suelo. Se enteraron también antes que yo y me llamaron. Soy un poco despistado (risas).

-Ha sufrido una metamorfosis importante en su carrera.

-Empecé jugando de delantero. Incluso de extremo. Luego, ya en División de Honor con el Zamora, no había suficientes medios centro. Me empezaron a poner ahí y ya me quedé.

-Y central en sus ratos libres...

-Eso fue cuando estaba con el Zamora en Segunda B. Hubo un partido para el que tuvimos bastantes bajas y me tocó jugar de central. Este año también me ha tocado algo.

-¿Cómo fue su camino en el fútbol de Zamora?

-Empecé en un equipo que ya no existe, el Sacofi. De ahí, al Zamora, donde hice toda mi carrera, hasta llegar al primer equipo. Cuando descendimos a Tercera, tomé la decisión de salir para seguir progresando. Me fui al Sestao River.

-¿Y qué tal la experiencia?

-Me vino muy bien. Tenía 21 años. En un principio me fui solo, pero coincidió que también ficharon a otro compañero de Zamora. Compartimos piso. Hubo un buen grupo y el año, al final, se me hizo muy corto. Me ayudó mucho a madurar personal y profesionalmente. Hice muy buenas amistades. De allí, al Sporting B.

-¿Quién le aconsejó?

-Jugó conmigo Raúl Domínguez, el portero, y me habló muy bien del Sporting. Me dijo que ni me lo pensara. Mi padre me hablaba también de la importancia de Mareo. Creí que era una buena oportunidad.

-Es un mediocentro todoterreno.

-Me gusta jugar en todas las posiciones del centro del campo. Este año lo he hecho de volante, de pivote... Hasta de central. Lo importante es jugar. Como si es de portero.

-Pero a usted le va más el centro del campo...

-Sí. Me gusta jugar de mediocentro. Es donde más cómodo me siento. Me gusta tener el balón y jugar.

-¿Es un futbolista de manías?

-Soy un poco maniático. Si hago un buen partido y he comido algo antes, procuro comer lo mismo en el siguiente. Seguir el mismo proceso. Lo que me ha ido bien procuro repetirlo.

-¿Ha hablado con Baraja?

-No. Todavía no he tenido la oportunidad de hacerlo. Hablamos en Navidad, pero, después de la comunicación, todavía no.

-La apuesta que el club ha hecho por usted es fuerte. Tres temporadas de contrato.

-Tengo muchas ganas de que empiece la pretemporada para poder demostrar. Es un reto para mí que tengan esa confianza en mis posibilidades y que me hayan firmado tres años.

-El salto es grande...

-Llevo trabajando mucho tiempo para esto. Espero adaptarme lo antes posible y ganarme el puesto. Ya hice la pretemporada el año pasado con el equipo, que no es nada nuevo, y el año anterior, en Primera, también estuve en algunos entrenamientos.

-Y en la Copa, donde debutó hace un año y medio en Eibar.

-Fue uno de los mejores momentos de mi vida. Debutar en el Sporting, con lo que significa su cantera a nivel nacional, fue inolvidable.

-¿Es muy de ídolos?

-Me gusta mucho Busquets. También Modric. Y en su época Zidane, claro. Era un jugadorazo.

-¿Cuánto le ha marcado José Alberto López?

-Para mí es una persona muy importante en el fútbol. Me ha dado la confianza que me hacía falta para hacerme mejor. Quiero agradecérselo. Me ha ayudado muchísimo y he aprendido muchísimo con él. También Roberto Aguirre, que me dio la oportunidad de jugar en Segunda B muy joven.

-¿Es muy futbolero fuera de Mareo? ¿Sigue el Mundial?

-Si puedo ver fútbol, me gusta. Pero ahora que terminó la temporada, la verdad es que no estoy muy pendiente del Mundial. Estoy con mis amigos, tratando de desconectar, para llegar con muchísimas ganas a la pretemporada. He tenido dos años muy largos y quiero desconectar un poco.

-¿Y fuera del fútbol?

-Cuando hay tiempo, me gusta jugar al tenis. También la montaña.

-¿A qué le habría gustado dedicarse de no ser futbolista?

-Al tenis. Jugué mucho de niño y fui a clases, pero llegó un momento en el que tuve que decidir entre el tenis o el balón. Seguí con el fútbol.

-Rafa Nadal en vena, ¿no?

-(Risas). Es un ejemplo para todos los deportistas. Como persona, como deportista...

-Bergantiños no sigue. ¿Más opciones de entrar en el once?

-No he pensado en eso. Quiero llegar con muchas ganas a la pretemporada y demostrar que puedo estar ahí. Luego, si el míster lo cree conveniente, ya se verá.

-¿Cómo vivió el partido de vuelta del 'play off'?

-Estuve en El Molinón. Pensé que se podía conseguir, pero al final no pudo ser. El resultado de la ida lo complicó mucho todo. Si nos metían un gol, todo se ponía muy cuesta arriba.

-La Segunda se ha encarecido.

-Va a ser un año muy duro porque hay muy buenos equipos. Pero el Sporting donde se merece estar es en Primera y en eso pensamos, aunque esta es una competición muy igualada. En todos los sitios costará ganar.

-¿Con qué sueña?

-A corto plazo con subir a Primera. Sería uno de mis sueños.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos