Cuatro nombres de récord

Quini es el referente de un cuarteto histórico de la entidad rojiblanca, completado por Joaquín, Novoa y Vega-Arango

Quini, Joaquín,Díaz Novoa y ManuelVega-Arango, reunidos por EL COMERCIO el pasado verano./CITOULA
Quini, Joaquín,Díaz Novoa y ManuelVega-Arango, reunidos por EL COMERCIO el pasado verano. / CITOULA
Manuel Rosety
MANUEL ROSETYGijón

El pasado verano, EL COMERCIO logró reunir a los protagonistas de los mejores registros en la historia del Sporting. Enrique Castro ‘Quini’, máximo goleador rojiblanco, compartió la reunión con Joaquín Alonso, el futbolista que más partidos lució la elástica del club gijonés, José Manuel Díaz Novoa, el entrenador que más partidos dirigió; y Manuel Vega-Arango, el presidente que más años estuvo al frente de la entidad. Cada uno conserva un récord en el Sporting que resulta casi imposible hasta de igualar.

Quini es el máximo realizador del Sporting en la Liga, en la Copa de España y en la Copa de la Liga. La única competición en la que se quedó sin marcar con los rojiblancos fue en la Copa de la UEFA, pero dejó su sello con el Barcelona, donde pasó a la historia como el autor del gol 3.000 de Liga del Barça.

Los registros de Quini son inigualables. Con el Sporting, en la Liga marcó 231 goles en 441 partido. En la Copa anotó 37 tantos en 63 partidos. En la Copa de la Liga también es el máximo realizador rojiblanco, aunque sólo disputó dos de las cuatro ediciones en las que se organizó esta competición, en la que marcó cuatro goles en siete partidos. Las estadísticas del Brujo son inigualables en estos tiempos, salvo para excepciones puntuales como Messi o Cristiano Ronaldo, quienes, además de su sobresalientes condiciones futbolísticas, cuentan con una ventaja, respecto a Quini, por las mejores condiciones de los estados de los terrenos de juego, los balones o las botas.

Una casualidad hizo que el ultimo gol de Quini fuera en Zaragoza, en su despedida de rojiblanco como futbolista. Fue el primero de febrero de 1987. Lo recordó en una visita a la capital aragonesa, donde fue distinguido por una asociación de árbitros. El galardón que recibió estaba a escasos metros del local que había ocupado durante los 25 días de su secuestro en marzo de 1981. También en Zaragoza había jugado su último partido su hermano Jesús, ya afectado por una lesión de espalda. En El Molinón, el último tanto de Quini fue al barcelonista Amador, un año antes de su retirada oficial, en un partido de la Copa de la Liga.

Joaquín debutó al lado de Quini, en un partido contra el Levante, en septiembre de 1976, para cubrir toda su trayectoria en el Sporting, durante 16 temporadas, casi sin lesiones y con el reconocimiento de todos los entrenadores que tuvo, para sumar 612 partidos oficiales.

Novoa tuvo a ‘El Brujo’ como referencia goleadora desde su debut en el banquillo. El inicio del técnico gijonés fue espléndido, con siete victorias seguidas, en las que Quini dejó su sello con goles espectaculares como una volea en Vallecas, que repitió una semana más tarde, en Gijón, frente al Valencia. El entrenador gijonés estuvo en varias etapas. Las dos últimas fue llamado como revulsivo, en situaciones complicadas, sobre todo la última, cuando el descenso de 1998 era ya inevitable. En total alcanzó los 281 encuentro oficiales en el banquillo rojiblanco.

Manuel Vega-Arango encontró a Quini en la plantilla cuando asumió la presidencia del Sporting en el mes de julio de 1977. Con ‘El Brujo’ le tocó lidiar alguna negociación, en una época en la que no había intermediario, al menos con la dedicación actual. Quizá su negociación más dura fue en el momento del traspaso, al reclamar un importe correspondiente a la siguiente temporada que el Sporting había adelantado a Quini para una inversiones que había hecho.

Una nueva negociación de Vega-Arango fue cuatro años después de su traspaso para concretar su regreso. Se cerró en una reunión en Casa Gerardo, en Prendes, en la que intervino el portero Jesús Castro, para concretar la vuelta de Quini al Sporting. El Oviedo había intensificado su interés, pero ‘El Brujo’ no podía decir que no al Sporting.

Vega-Arango estuvo como presidente nueve temporadas en su primera etapa. Regresó en 1997 como consejero delegado, sin que tuviera relevancia, así como en las etapas posteriores de Ojeda y Juan Arango, para volver a coger el timón en 2002, hasta que lo dejó en junio de 2013. En total fueron casi veinte años en la presidencia, más otros cinco en los que figuró en el consejo.

Una élite histórica del Sporting, con una fotografía que no podrá volver a repetirse, lo mismo que los registros que firmaron con su presencia en la vida del club rojiblanco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos