«Me estoy dejando todo por esta camiseta»

Santos se queja del pie ante la reprimenda del árbitro y René. / D. A.
Santos se queja del pie ante la reprimenda del árbitro y René. / D. A.

Michael Santos asegura que «tengo pensada una cifra de goles, pero me la guardo para mí»

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Michael Santos volvió a ser el delantero elegido por Paco Herrera para ser la referencia ofensiva del Sporting. El uruguayo, que abandonó el terreno de juego con un fuerte golpe que sufrió en su pierna izquierda, se despidió ovacionado por la afición. «Me alegra que la gente me aplauda porque me estoy dejando todo por esta camiseta», reconoce el rojiblanco, que volvió a marcar por segunda jornada consecutiva: «Las cosas se están dando bien. Vivo del gol y tengo que hacerlo de la mejor manera posible».

La sonrisa delataba su felicidad. Santos ya es el máximo goleador del equipo. Por el momento suma cuatro tantos, pero espera muchos más.

«Tengo pensada una cifra de goles este año, pero me la guardo para mí», admite el atacante.

También se mostró satisfecho con la victoria Isma López, pero el navarro dejó caer su enfado con los árbitros. Preguntado por la acción en la que se presentó solo ante el portero rival y es derribado por un defensa, el rojiblanco explica que «no voy a decir nada. Después de que me sacaran una amarilla en Vallecas por una falta que no hice yo, prefiero no decir nada».

Para el lateral, que terminó el choque por delante de Roberto Canella, la clave estuvo en la eficacia goleadora que demostró el equipo en la primera parte: «Aprovechamos las ocasiones que tuvimos y en la segunda parte intentamos controlar el partido con el balón».

En la banda opuesta participó Jordi Calavera. El rojiblanco reconoce que en el Sporting parte de una posición más retrasada de lo que lo hizo el año pasado ante el Lugo. «Estoy controlando más mis apariciones ofensivas, pero prefiero aparecer poco y aportar, que llegar mucho al área rival y no generar peligro», explica el catalán.

Ante el Almería, el primer tanto llegó tras un centro suyo al corazón del área. Un gol que celebró con rabia porque «para mí una asistencia es como si fuera un gol», afirma.

Uno de los últimos jugadores en abandonar El Molinón fue Carlos Carmona. El mallorquín admite que el equipo estuvo mejor en la primera parte. «Salimos con mucha intensidad y tras el descanso aguantamos el resultado», subraya el rojiblanco, que destaca que «lo más importante es que los puntos se queden en casa y de que seamos capaces de continuar en esta línea».

Una jornada más, y ya van siete, el Sporting completó un partido sin encajar un gol, algo de lo que Mariño se muestra muy satisfecho. «Es un ejemplo de que estamos haciendo las cosas bien porque nos ayuda a tener más opciones para ganar los partidos», comentó el guardameta.

Fotos

Vídeos