Diego Mariño hace historia bajo la portería rojiblanca

Esquina del Nou Estadi donde se ubicaron los aficionados del Sporting. / OLIVIA MOLET
Esquina del Nou Estadi donde se ubicaron los aficionados del Sporting. / OLIVIA MOLET

El gallego es el primer guardameta del Sporting que consigue no encajar un gol en las tres primeras jornadas de la Liga

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

La goleada marcada por el Sporting en Tarragona fue celebrada por todo lo alto en Tarragona y en Gijón. Los jugadores se mostraron satisfechos por el trabajo realizado ante el Nástic. Stefan, Santos y Rubén García terminaron con una sonrisa especial después de haber marcado un gol cada uno. Pero en esta ocasión, los focos también se centraron en Diego Mariño.

El guardameta gallego, que debutó hace tres semanas en Alcorcón su rol como portero titular del Sporting, ha entrado en la historia del club tras no haber encajado ningún gol en las tres primeras jornadas de la Liga. Mariño, que solventó bien los disparos lejanos del Nástic, solo pasó apuros tras escurrirse en un despeje. La vaselina de un rival le obligó a colgarse del aro con la mala fortuna de resbalar, llevándose un golpe en un hombro que no tuvo más consecuencias.

No solo en Gijón se festejó la abultada victoria del Sporting. Varios cientos de aficionados no dudaron en desplazarse a Cataluña para acompañar al equipo en la segunda salida de la presente temporada. El esfuerzo fue premiado con cada uno de los goles firmados por los hombres de Paco Herrera. Mientras Stefan, Rubén y Santos celebraban sus tantos sobre el terreno de juego, los locales de Gijón se llenaron de sportinguistas que no dudaron en despedir entre aplausos tanto al serbio como al uruguayo cuando fueron sustituidos por el entrenador.

Pese a que el cuadro rojiblanco continúa invicto y en la zona alta de la clasificación, los seguidores prefieren ser cautos. «El año pasado tuvimos el mismo inicio con siete puntos en los tres primeros partidos y luego mira como terminamos», advierte Pelayo, que no perdió detalle de Álex López. «Vamos a ver cómo juega este chaval que viene del Celta», comentó el aficionado al que también le agradó volver a ver a Carlos Castro. El delantero de Ujo sigue siendo uno de los preferidos entre el sportinguismo.

Fotos

Vídeos