Diego Mariño: «Sentirme titular ahora sería un error»

Diego Mariño se lanza a por el balón en la sesión.
Diego Mariño se lanza a por el balón en la sesión. / PALOMA UCHA

«Tengo una espina clavada porque el año pasado estaba preparado para jugar más», reconoce el guardameta

A. MAESE GIJÓN.

La portería del Sporting busca dueño. Uno de los deseos a su llegada de Paco Herrera se ha cumplido. El entrenador solicitó a dos guardametas, en lugar de tres, en su equipo. Una vez que Iván Cuéllar puso fin a nueve temporadas como rojiblanco, la plantilla rojiblanca cuenta con Diego Mariño y Óscar Whalley, a los que hay que añadir a una de las joyas de la cantera como es Dani Martín.

Sobre el papel y a la espera de lo que pueda suceder durante la pretemporada, Diego Mariño será el encargado de defender la portería del Sporting, pese a que el propio jugador asegura que «sentirme titular ahora sería un error». El gallego se siente a la misma altura que Whalley y Dani y asume que «estamos todos en igualdad de condiciones para convencer al entrenador que, al final, será el que decida».

Sin querer entrar en detalles, Mariño se refirió a la salida de Cuéllar con un simple «esto es fútbol». Las idas y venidas de los jugadores están más que asimiladas por parte de los protagonistas que un día defienden unos colores y mañana, otros.

«Preparados y con la ilusión de devolver al Sporting a Primera División». Parece ser el lema de la plantilla rojiblanca para la presente campaña. Al igual que el resto de sus compañeros, el guardameta afirma haber superado el pasado año. «Ya hemos tenido tiempo para renovarnos y empezar una nueva temporada con la ilusión de cumplir un nuevo objetivo», declaró.

«Tengo muchas esperanzas»

La intención del gallego es la de intentar olvidar lo sucedido hace unos meses para salir a competir a los terrenos de juego de la mejor manera posible. Pese a que Mariño solo mira hacia adelante, el propio futbolista desveló que «tengo una espina clavada porque el año pasado estaba preparado para jugar más minutos». La participación del portero fue escasa tras la sombra de Iván Cuéllar. Ahora llega su gran oportunidad para volver a sentirse importante y no quiere desaprovecharla: «Tengo muchas esperanzas de ser titular este año, pero soy uno más».

Sobre Paco Herrera apenas pudo desvelar más de lo que transmite el propio entrenador en los entrenamientos porque «llevamos muy poco tiempo con él, aunque sí que es cierto que poco a poco va introduciendo sus matices en el trabajo». No quiso tampoco valorar la ausencia de fichajes. Sin que la llegada de Bergantiños se hubiera hecho oficial, Mariño se mostró tranquilo porque «hay gente con experiencia y válida».

Cinco años después, el guardameta regresa a Segunda. Una categoría que califica de «muy difícil, larga y muy igualada». El rol del Sporting en la división de plata será, tal y como reconoció Torrecilla, el del «rival a batir», aunque el meta recordó que «son muchos los equipos que optan al ascenso e incluso siempre se producen sorpresas a lo largo de la campaña con equipos con los que nadie contaba». Mariño tiene ante sí la posibilidad de arrancarse de cuajo la espina que se clavó la pasada campaña en Gijón.

Fotos

Vídeos