«Tenemos que traer la eliminatoria viva»

«Tenemos que traer la eliminatoria viva»
Eloy Olaya, exfutbolista del Sporting

«El Sporting tiene que pensar en la racha tan descomunal de resultados que tuvo. Lo que sucedió después del derbi no fue un espejismo»

Javier Barrio
JAVIER BARRIOGijón

Eloy Olaya (Gijón, 1964) nunca anduvo canino de goles cuando se cruzaba con el Valladolid, situándose en la historia entre los cuarenta delanteros que más han atormentado al equipo de Zorrilla en Primera. Instalado, incluso, en la misma planta que el mito rojiblanco, Enrique Castro, 'Quini', quien, igual que él, descorchó la botella en siete ocasiones contra la primera amenaza de los gijoneses en este 'play off'. Hoy empieza la cuenta atrás. La vigilia de la gran cita que el debutante más joven de la historia moderna del Sporting -se estrenó en la Copa con solo 15 años con la camiseta que luce en esta entrevista- aguarda entre impaciente y nervioso. Como todo Gijón. Como la comunidad sportinguista.

-¿Qué le dice la cabeza?

-Que será una batalla complicada, muy dura. Intuyo que se va a decantar de un lado o de otro por un pequeño detalle. Eso me dice.

-¿Y el corazón?

-Que el once del Sporting es mejor que el del Valladolid. Si está acertado de cara a la portería rival se llevará el partido. Me parece un mejor equipo, pero tiene que aprovechar las oportunidades que se le van a presentar. El Valladolid deja margen para ello.

-En una o dos palabras, ¿qué debe tener el Sporting para pasar esta eliminatoria?

-Tensión defensiva. Si la tiene podrá ganar. Le digo otra. Tensión en defensa y concentración. Ahí está la clave. Luego, arriba, el Sporting tiene jugadores de calidad. Aunque con la llegada de Sergio González es más compacto en defensa, el Valladolid es algo vulnerable en defensa. El Sporting tiene calidad arriba y tendrá oportunidades. Debe ser el de la época en la que Mariño no recibía goles por ese trabajo tan brutal en defensa.

-Si se lo tuviera que jugar a la ruleta, ¿todo al rojiblanco?

-Todo al rojiblanco. Todo. Sin lugar a dudas (risas).

-Usted debutó con 15 años en la Copa del Rey con el Sporting y jugó siete años en Mestalla, uno de los campos más bravos del fútbol español. ¿Se ponía nervioso en estas citas?

-El futbolista, en líneas generales, se pone muy nervioso en las horas previas a un partido. Al salir a calentar, yo soltaba ya esos nervios. Me centraba en lo que tenía que hacer.

-¿Algún truco para pasar los nervios?

-Ninguno. Casi todos los jugadores llevan la misma rutina en un día de partido. Sí le digo que tuve compañeros a los que no les gustaba salir al campo hasta la hora de calentar. No lo querían ni ver. Son manías.

-Usted le tenía bien tomada la medida al Valladolid. Después de Osasuna (8 goles), fue al equipo al que más goles hizo en su carrera (7).

-Casualidad y coincidencia. Exceptuando, Madrid, Barcelona y Atlético, a los que es más complicado meter mano (risas). Me coincidió jugar mucho en Primera contra el Valladolid, tanto en el Sporting como en el Valencia. Fueron buenos años allí, con Gail, Moré, Caminero, que empezaba, Fernando Hierro, Juan Carlos, Eusebio... El Valladolid tuvo equipos y generaciones muy fuertes.

-El primer gol de su segunda etapa en Gijón fue también contra el Valladolid.

-Sí. Un partido que ganamos 4-2. Marqué el tercero. Un centro lateral, una falta desde la 'Tribunona'. Hice un control orientado, con el exterior de la pierna derecha, y chuté. Tuve la fortuna de que se desvió un poco el balón y entró por debajo de las piernas del portero.

-¿Qué le viene a la mente cuando le hablan de Zorrilla?

-Un poco de todo. Recuerdo por ejemplo un 0-1, con un gol de Jaime, que alcanzaba con ese tanto alguna cifra redonda en la Liga. Con el Valencia me acuerdo de una buena victoria, holgada. Luego jugué de juveniles, en el año 79, en un anexo que había. Íbamos a ir al antiguo Zorrilla, pero cayó una tromba de agua de época. Jugamos en un campo como el del Inmaculada, pero de tierra (risas).

-Póngase en situación. Si tuviera la oportunidad de hablar con los jugadores, ¿qué les diría?

-Que jueguen muy unidos, juntitos y solidarios, con intensidad y tensión. Tienen que tener muy presente que en todos los partidos que jugaron de esa forma cogieron aquella racha tan descomunal. Ahí están los números de Mariño. Lo que sucedió después del derbi no fue un espejismo, con toda esa racha de victorias. Se empató ante el Lorca después, se ganó al Sevilla Atlético... Deben pensar en ese partido. Fue feísimo, sí, pero el equipo aprovechó su oportunidad. Luego jugó muy junto y con intensidad en defensa para ganar.

-¿Hay algún secreto en esto?

-No, pero el Sporting tiene un entrenador con bastante experiencia que les puede contar a los jugadores mucho de eso. Fue internacional, jugó partidos de alto nivel en Europa. Este equipo tiene un gran maestro.

-¿Qué regusto le deja Baraja como entrenador del Sporting?

-Me gusta cómo mantiene la tranquilidad, la calma. Nunca está eufórico cuando gana. Cuando pierde, no dramatiza. Eso es muy importante. Como consejo modesto sí le diría al equipo que vuelva a recuperar esa tensión. Lo dijo Baraja y creo que se refería a los momentos en los que el equipo no tenía el balón. El Córdoba nos hizo mucho daño por la falta de tensión.

-¿Marcar en Zorrilla es tan importante?

-Sí. Nos daría un margen de confianza importantísimo. Si pasa lo que pasó en la Liga, le haría mucho daño al Valladolid. Al Sporting, todo lo contrario. Luego quedaría el partido en El Molinón. Desde la llegada de Baraja, salvo el día del Barcelona B, este equipo siempre ha sido superior por su empuje y su pegada arriba. Un gol en Zorrilla le daría mucha confianza. Luego está el valor doble de los goles fuera, con más margen. Hay que traer la eliminatoria viva a Gijón, aunque luego nunca se sabe.

-¿Con qué se daría por satisfecho el jueves?

-¡Con una victoria! Con el resultado de la Liga. Firmaba el 0-1.

-¿En quién confía?

-En los dos pivotes. En Bergantiños, que creo que ha hecho una segunda vuelta muy buena, siendo el más regular y al que posiblemente se le note menos el cansancio, y en Sergio. Quizá en los últimos partidos perdió un poco, pero es un pilar importantísimo. Los dos abarcan mucho campo y se hacen muy poderosos, sobre todo en El Molinón. Son fundamentales.

-Santos y Jaime Mata...

-El gol dependerá de ellos. Mata los marca, pero Michael Santos hace dos cosas: marcar y generar posibilidades para hacerlos. Por supuesto, el corazón me dice que ojalá gane esta batalla Santos. No solo es gol, sino que inicia jugadas para sus compañeros.

-¿Y cuánto necesita el equipo al mejor Jony?

-Mucho. Desde que llegó ha aportado velocidad, verticalidad, descaro y tiene que seguir intentándolo. Aunque las cosas no le salgan y el lateral le gane la partida en algún momento, tiene que seguir. Y buscarle. Es el jugador que puede desequilibrar el partido.

-¿Pasará el Sporting?

-Espero que sí, pero vamos a esperar.

-¿Y quién superará la otra eliminatoria?

-El Zaragoza.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos