Encandilados por el rojiblanco

Los participantes en las jornadas de puertas abiertas, junto a los técnicos, entre los que se encontraban Dani Martín, Nacho Méndez y Pedro Díaz. / FOTOS: PALOMA UCHA

Cerca de medio centenar de niños disfrutan de las jornadas de puertas abiertas en el campo número 6 de Mareo | Nacho Méndez, Pedro Diaz y Dani Martín formaron parte del elenco técnico para los pequeños, que vivieron su primera gran tarde en el vivero sportinguista

I. ÁLVAREZ GIJÓN.

El bullicio que normalmente caracteriza a un nutrido grupo de niños recorrió el campo número 6 de Mareo cuando comenzó a anochecer ayer. En una fría tarde, cerca de medio centenar de pequeños jugadores se calzaron las botas para experimentar su primera gran toma de contacto con el vivero sportinguista gracias a las jornadas de puertas abiertas.

Sus guías, además de los técnicos de la Escuela de Fútbol de Mareo, fueron Nacho Méndez, Dani Martín y Pedro Díaz, los tres jugadores del filial que han debutado en competición oficial este curso a las órdenes de Paco Herrera. «¿Conoces a ese chico de sudadera gris?», decía, en alusión al guardameta del Sporting B, uno de los padres a su hijo antes de que el balón.

Dividido ya en tres partes el numeroso grupo, Nacho Méndez se afanaba en ordenar a sus jovencísimos discípulos. «Que no es a goles, es a pases», les recordaba sonriente el centrocampista luanquín a los que golpeaban el balón con demasiada fuerza hacia sus compañeros de ejercicio. «Aunque son pequeños, les conocen ya perfectamente y está muy bien para ellos», señala sobre la ilusión que generan las enseñanzas de las perlas del filial rojiblanco en niños como su hijo Adrián, que juega en el equipo alevín del Colegio San Fernando y ayer se desplazó desde Avilés hasta Mareo para disfrutar en las instalaciones del equipo de sus amores.

Cuando se enteró de la oportunidad, no lo dudó. «Tenía entrenamiento con su equipo, pero quería venir a toda costa», confesaba su madre tras la valla del campo sobre la que observaban a sus pequeños los familiares, encargados de inmortalizar el día con sus teléfonos móviles en forma de fotografías y vídeos.

«Estas jornadas rompen un mito sobre lo que supone Mareo para los niños de Gijón. Siempre está bien que conozcan las instalaciones, los entrenadores de la Escuela de Fútbol y conozcan la filosofía deportiva de la cantera del Sporting», explicaba desde el césped el consejero del club Fernando Losada, que recordaba la jornada de ayer como «una oportunidad» para cubrir huecos para los más jóvenes dentro de un organismo que ofrece la oportunidad de disfrutar dentro del rectángulo de juego dentro de la entidad rojiblanca «sin la exigencia» de la cantera que acompaña a un club profesional. Interesado por una de esas vacantes acudió el padre de Jordán, que a sus cinco años disputa la Liga Profutbol con el Xeitosa.

Con un cariz más didáctico que el competitivo que se percibía a escasos metros en el campo número 4, donde entrenaba el juvenil sportinguista, Nacho Méndez y Pedro Díaz aleccionaban con el balón al grupo.

Dani Martín se encargaba con sus directrices de inculcar fundamentos técnicos a los cinco que acudieron con guantes, para especial ilusión de Paula López. Portera en La Asunción y abonada del club rojiblanco, «todavía se acuerda a menudo de los penaltis contra el Numancia», recuerda su padre Javier sobre la admiración que profesa al prometedor cancerbero gijonés.

Tras la disputa de un partidillo, resolvieron la igualdad con el lanzamiento de penaltis, mientras un histórico dirigente del vivero sportinguista como Nieto presenciaba la escena. Una tanda de autógrafos puso el epílogo a más de una hora de entretenimiento. «Me firmó con permanente, esto ya no se va», gritaba uno de los niños mientras estiraba su camiseta. Un recuerdo imborrable de una tarde teñida de rojiblanco.

Fotos

Vídeos