Enfrentamientos de alto voltaje

Sandoval, en plena discusión con el cuerpo técnico del Zaragoza, con Herrera de espaldas a la derecha en un partido disputado en la víspera de Reyes de 2014, que ganó el conjunto maño. /  SEVILLA
Sandoval, en plena discusión con el cuerpo técnico del Zaragoza, con Herrera de espaldas a la derecha en un partido disputado en la víspera de Reyes de 2014, que ganó el conjunto maño. / SEVILLA

Los duelos recientes entre el Sporting y el Zaragoza han estado cargados de tensión con polémicas actuaciones arbitrales y expulsiones

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Difícil resulta no recordar el partido del 5 de enero del 2014. Mientras sus Majestades los Reyes Magos de Oriente aterrizaban en la playa de San Lorenzo para repartir regalos, en El Molinón se vivió uno de los partidos más tensos de los últimos años. Tres expulsiones, cinco goles y una trifulca en el túnel de vestuarios fue el resultado de la visita del Zaragoza a Gijón. Uno de los últimos capítulos de la rivalidad entre el Sporting y el equipo blanquillo.

El primer encuentro de la historia reciente que dejó una huella en el sportinguismo fue en el año 2012. Fue la última vez en la que los dos equipos se encontraron en Primera y la tensión se notó desde el primer minuto. Ambos se jugaban la permanencia a falta de siete jornadas para el final. Con Clemente en el banquillo, el Sporting necesitaba ganar, pero el Zaragoza se llevó la victoria en el último suspiro gracias a un gol de Lafita. La campaña concluyó con el Sporting en Segunda.

El nerviosismo deportivo de la lucha por la permanencia dio paso a un encuentro marcado por el conflicto casi dos años después. El Molinón recibió al conjunto aragonés, con Paco Herrera en el banquillo, la mañana del cinco de enero del 2014. Lo que en principio iba a ser un encuentro más, terminó con tres rojas. «Aquel día marqué uno de mis goles preferidos», indica Nacho Cases uno de los expulsados, que recuerda que «el desacierto arbitral impidió que ganáramos; el colegiado no tuvo su mejor actuación».

El Molinón se convirtió en una olla a presión desde el momento en el que Luis Hernández vio la tarjeta roja. Tras el central, Iván Hernández y Cases tomaron el camino de los vestuarios. Aquel día, Cuéllar se disfrazó de héroe al detener un penalti cuando el Sporting se defendía con tres hombres menos. «Recuerdo aquella parada de 'Pichu'», afirma Santi Jara, actualmente en el Real Murcia. «Había mucha gente y el estadio se vino abajo con la parada», recuerda el exrojiblanco. A falta de dos minutos para el final, Cidoncha silenció al sportinguismo con el tercer gol del Zaragoza que rompió la igualada.

El enfrentamiento concluyó con Raúl Lozano, por aquel entonces director deportivo del Sporting, perdiendo los papeles en el terreno de juego y con José Ramón Sandoval quejándose del supuesto golpe que recibió en el túnel de vestuarios. Ángel Rodríguez, segundo entrenador del Sporting, que aquel día formaba parte del cuerpo técnico del Zaragoza, explicó en una entrevista concedida a EL COMERCIO lo que sucedió: «Al finalizar la primera parte hubo un enfrentamiento cerca de nuestro área. Fui rápido a separarle porque sabía que se iba a la calle sí o sí un jugador nuestro. Sandoval estaba agarrando y le dije que yo agarraba a los míos y que él fuera a por los suyos. Le molestó. Nos dijimos cosas... y eso llevó a que fuera desproporcionado lo del túnel».

Desde entonces el Sporting no conoce la derrota ante el Zaragoza. Dos empates en La Romareda y una victoria en El Molinón son los números de los tres últimos enfrentamientos. El 9 de noviembre del 2014 en Gijón, Fernández, que años más tarde jugó en el Oviedo, fue expulsado por roja directa en una acción con Jony. El Sporting venció por 3-1. También vio tarjeta roja Álex Menéndez en el último encuentro entre ambos conjuntos (11-5-2015). El Sporting aguantó el empate en La Romareda hasta el pitido final. Aquel año, los rojiblancos lograron el ascenso a Primera División.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos