Entendió lo que es la rivalidad

El presidente del Real Oviedo, Jorge Menéndez Vallina, recibe de la mano de Quini un premio en nombre de Toché./PALOMA UCHA
El presidente del Real Oviedo, Jorge Menéndez Vallina, recibe de la mano de Quini un premio en nombre de Toché. / PALOMA UCHA
ESTEBAN ANDRÉS, EXJUGADOR DEL REAL OVIEDO

E l pasado domingo, cuando acabó el Zaragoza-Real Oviedo, como siempre, recibí un mensaje de ánimo porque había perdido mi equipo. Era ‘El Brujo’, que siempre, desde hace mucho tiempo, me escribía para dar ánimo, felicitar, o lo que tocara, pero sobre todo para estar ahí con una sonrisa, una broma y palabras de cariño.

Con el dolor de la pérdida de un amigo, porque me siento orgulloso de poder decir que hemos sido amigos, voy a pasar por alto lo que fue como deportista. Eso es fácil de comprobar y mucha gente puede dar fe de ello. Sin embargo, lo que me gustaría destacar es la maravillosa persona que fuiste. En todos los años de fútbol que llevo nunca me encontré a nadie que me hablara mal de ti. Creo, como oviedista, que poca gente entendió tan bien como tú la rivalidad entre los dos clubes asturianos. Una rivalidad feroz y, a veces pícara, pero siempre desde el respeto y el cariño. Tengo pruebas de ello.

Siempre recordaré un partido benéfico jugado en La Felguera, organizado por Villa y Mejuto, en el que diste una lección. En las gradas varios aficionados sportinguistas me increparon y silbaron al salir, también en los primeros minutos de aquel partido navideño. Fue entonces cuando cogiste una bufanda del Real Oviedo, te la pusiste al cuello y fuiste a la portería a darme un abrazo. Se acabaron los silbidos y muchos aprendieron que se puede ser rivales y amigos y que en la vida hay cosas que están por encima de los colores.

Al llegar al vestuario del Carranza, tras lograr el ascenso a Segunda, recuerdo que el tercer mensaje que había recibido era el tuyo. Cuando se conoció mi regreso al Real Oviedo, fuiste uno de los primeros que me llamaron, me felicitaste por la decisión y me deseaste lo mejor.

Quini, tú eras del Sporting, yo del Real Oviedo, tú eras delantero y yo portero, fuimos buenos amigos y con el paso de los años agradezco haber podido conocerte, disfrutar de tu amistad y compartir contigo buenos momentos y otros no tan buenos. ¡Gracias, Brujo!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos