El Valladolid pone diques a la 'Mareona'

José Antonio Barroso, a la izquierda, sujeta a una bufanda junto a sus compañeros de cola. / ARNALDO GARCÍA
José Antonio Barroso, a la izquierda, sujeta a una bufanda junto a sus compañeros de cola. / ARNALDO GARCÍA

El sportinguismo inició las colas ayer para garantizarse su presencia en Zorrilla

I. ÁLVAREZ GIJÓN.

El sportinguismo enciende la mecha del volcánico 'play off' de ascenso. La afición rojiblanca activó ayer la cuenta atrás para el duelo de este jueves en el José Zorrilla, donde su equipo librará el primero de los dos asaltos de su combate con el Valladolid.

El club pucelano pretende exprimir su condición de anfitrión en la apertura de la eliminatoria y redujo a 591 el número de entradas enviadas a Gijón. Un dique para la 'Mareona', que ayer comenzó a preparar su desembarco en la capital del Pisuerga.

Al filo del mediodía, la entidad gijonesa, que se reserva 41 entradas para sus compromisos comerciales e institucionales, indicó que las entradas remitidas desde Valladolid a un precio de veinticinco euros saldrán a la venta hoy (17 horas) y los ecos de ese anuncio no tardaron en plasmarse. A las dos y media de la tarde se apostó en torno a las taquillas de El Molinón-Enrique Castro 'Quini' José Antonio Barroso, que hará gala de su paciencia y pasión rojiblanca al completar una espera de veintiséis horas y media a las puertas del estadio gijonés para garantizarse animar a su equipo desde las gradas de Zorrilla.

Los autocares rojiblancos saldrán a las tres de la tarde desde la explanada de la Tribuna este

«Estas no se me escapan», proclamó con seguridad, tras comprobar que era el más madrugador, el veterano seguidor sportinguista, que ya hizo noche en los aledaños de El Molinón a comienzos del pasado mes de abril para conseguir una entrada del duelo liguero en Valladolid. La primera batalla en el 'play off' este jueves será la enésima presenciada en un estadio por Barroso, que recita con profusión su extenso listado de vivencias teñidas de rojiblanco.

«Ya estuve en Turín, en Colonia, en las dos finales de Copa del Rey y no voy a dejar de estar ahora», señala junto al estadio en el que tantas tardes de su vida pasó, «con mucha confianza» en obtener un buen resultado en el arranque del 'play off' mientras sueña en voz alta con volver a ver a su equipo disputar competiciones europeas. Infinidad de kilómetros recorridos para animar al conjunto rojiblanco a lo largo de diferentes décadas le han deparado múltiples vivencias, grandes alegrías y rotundas decepciones en una amalgama de sensaciones en la que la frontera entre ellas llegó a difuminarse.

Las localidades enviadas por el Valladolid para el duelo del jueves tienen un precio de 25 euros

Le ocurrió en las gradas de Castalia, la temporada que desembocó en el ascenso del conjunto dirigido por el carismático Manuel Preciado una semana antes de esa celebración. La tristeza por la derrota mutó a alegría tras la derrota de la Real Sociedad en Mendizorroza en aquella tarde que escenificó esa carrusel de emociones inherente al club rojiblanco, estrechamente ligado a la capacidad agonística.

«Un sportinguista nunca se rinde», proclama Barroso, que inauguró la cola a orillas del Piles para retirar esta tarde una entrada para él y otra para Roberto Narváez, 'Milinko'. Ataviado con una bufanda de la Peña Sporting Somos Todos y una sudadera de la 1905, el veterano aficionado no olvida la amarga victoria vivida en Ipurúa, donde el conjunto gijonés perdió un sitio en la máxima categoría que tratará de reconquistar en estas dos semanas.

El camino hacia la cima se inicia el jueves en Valladolid y para ayudar a sus aficionados a recorrerlo el Sporting decidió fletar autocares de forma gratuita desde Gijón al feudo blanquivioleta tras retirar la localidad para el encuentro. El día del choque, a las tres de la tarde, la caravana rojiblanca pondrá rumbo a tierras pucelanas a las tres de la tarde desde la explanada de la Tribuna este de El Molinón-Enrique Castro 'Quini'.

José Antonio Barroso esperará 26 horas y media para garantizar su presencia en Zorrilla

Las 550 entradas están destinadas exclusivamente para los abonados, que podrán presentar un máximo de dos carnés, con una limitación de una entrada por cada uno. El club advirtió que «será obligatorio que los abonos presentados correspondan a las personas que viajan, ya que las entradas serán nominativas».

Como la rojiblanca, la afición del conjunto blanquivioleta también se prepara para la cita y camina hacia una de los mejores ambientes del curso en su feudo, amparada en la promoción de entradas a precio reducido puesta en marcha por el club presidido por Carlos Suárez en aras de repetir la buena entrada que registró el pasado sábado el José Zorrilla en el decisivo duelo que cerró el campeonato liguero. La entidad vallisoletana anunció ayer que solo quedan entradas disponibles en la Tribuna este y en la Grada Sur, por lo que el equipo dirigido por Sergio González verá incrementado el apoyo desde la grada que tuvo en el último duelo ante el Sporting. Con la esperanza de repetir triunfo volverá José Antonio Barroso, exponente de la fiel 'Mareona, que ya celebró el ascenso de 2015 desde las gradas del Benito Villamarín.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos