El equipo para antes de la última semana de pretemporada

Paco Herrera dialoga con Juan Rodríguez en Mareo. / P. CITOULA

Herrera mantuvo un largo encuentro con Juan Rodríguez, cuya salida como cedido este verano está en estudio

J. BARRIO GIJÓN.

El Sporting regresó ayer al trabajo en una sesión -la última de la penúltima semana de pretemporada- que tuvo un marcado carácter regenerativo, aunque hubo algunos ejercicios con balón intensos en el tramo final de la sesión. Algunos futbolistas, como Quintero, se retiraron antes del final de la sesión para seguir en el gimnasio. Los tocados, Pelayo e Isma López, trabajaron junto al fisioterapeuta, aumentando la carga de trabajo. No participó en el día, como estaba programado, Ndi, que se encuentra en París con permiso del club para resolver unos asuntos personales.

Paco Herrera mantuvo un largo encuentro en el inicio del entrenamiento con el gallego Juan Rodríguez, quien está previsto que salga cedido para seguir acumulando minutos, aunque todavía no es definitivo. Miguel Torrecilla estudia todas las posibilidades que ofrece el mercado y la situación del central dependerá de cómo quede configurada finalmente la defensa y también del posible destino. Mientras tanto, el gallego continúa a las órdenes de Herrera.

Por otra parte, Cristian Salvador, uno de los futbolistas del filial que se mantienen en los planes de Herrera, se mostró encantado por su estancia en el primer equipo. «Me estoy encontrando muy a gusto y el míster nos está ayudando muchísimo», observó. El centrocampista, que también ha actuado como central durante la pretemporada, hizo un repaso al encuentro del viernes ante el Eibar y enfatizó que «el equipo estuvo defensivamente espectacular y tiene que seguir en esa línea para intentar subir a Primera».

«Sigo peleando»

Sobre su situación en el primer equipo, el zamorano, de 22 años, se mostró cauto. «Sigo trabajando y peleando para poder quedarme, pero todavía no tengo noticias sobre dónde voy a estar», confirmó. Aunque, insistió, «sigo luchando como uno más para que el míster pueda contar conmigo cuando lo necesite».

Más adelante, Salvador, que llegó el pasado verano a Mareo desde el Sestao River, se reconoció adaptado al ritmo del trabajo preparatorio del fútbol profesional. «Se nota bastante diferencia en las posesiones y en todos los ejercicios hay mucha diferencia, pero como he empezado la pretemporada con el equipo me encuentro muy a gusto», aseguró.

El equipo disfruta hoy de jornada de descanso y mañana regresará al trabajo a partir de las 10 horas en las instalaciones de Mareo. Será ya la última semana de la pretemporada, en la que los rojiblancos se medirán el miércoles al Racing en Luanco y el sábado a la Real Sociedad en Palencia.

Fotos

Vídeos