El esqueleto del nuevo proyecto del Sporting

El esqueleto del nuevo proyecto del Sporting

El club estudia la incorporación de siete u ocho jugadores

Javier Barrio
JAVIER BARRIOGijón

Con unos ingredientes diferentes, el Sporting tratará de alumbrar un equipo más competitivo que su predecesor. Para ello tendrá que acudir al mercado, guiado por Miguel Torrecilla, y acometer una renovación importante en la plantilla. El cálculo en las oficinas de Mareo se estima entre siete u ocho incorporaciones. Todo, obviamente, condicionado por los movimientos que se produzcan en la relación de futbolistas con contrato que actualmente tiene el club.

Pero la renovación, aunque en principio será menor que la de los dos últimos años, será importante. En todas las líneas se necesitan efectivos. En todo caso, los primeros refuerzos llegaron de la casa, con la confirmación de la subida de Juan Rodríguez, Cristian Salvador, Traver e Isma Cerro, así como Nacho Méndez y Dani Martín, quien tenían la promoción definitiva como futbolistas del primer equipo a todos los efectos incluida en sus contratos. Luego, a caballo entre el filial y el primer equipo, quedaron Carlos Cordero y Pedro Díaz.

A partir de ahí, el club proyecta un equipo con varias caras nuevas. Para la defensa hay intención de incorporar dos laterales derechos, un defensa central, de contundencia, y un lateral izquierdo, competencia de Roberto Canella, además de Carlos Cordero, quien estará entre el primer y el segundo equipo.

Más adelante, en el centro del campo, los técnicos consideran que se necesita un mediocentro organizador, con la competencia del canterano Nacho Méndez y también del canario Hernán Santana, aunque este también tiene fuelle para un fútbol más físico. Bien es cierto que Rubén Baraja apenas contó con él en el tramo final de la temporada y que no parece un futbolista de su confianza, quedándose fuera de muchas convocatorias en la última fase del curso.

Como suele suceder, las negociaciones más sensibles serán las de la zona de vanguardia. En principio, el Sporting cuenta con incorporar a tres futbolistas de ataque. La banda derecha se considera cubierta con Carmona, Isma Cerro y Álvaro Traver, estos dos futbolistas más específicos de banda, sobre todo el valenciano, además de la dualidad de Pablo Pérez, cuyo futuro está por ver. Tanto Baraja, como Torrecilla, aspiran a diseñar un equipo con más profundidad por las bandas, más ancho en el campo, algo que el Sporting solo logró en el pasado curso con la llegada de Jony. Y, también, con las subidas esporádicas de Jordi Calavera.

Una cara nueva en la banda

En la banda izquierda sí que necesita el Sporting una cara nueva. La salida de Jony, que jugará cedido en el Alavés, deja un hueco enorme. Torrecilla tiene varias alternativas en cartera para cerrar un extremo zurdo, desequilibrante por fuera y con desparpajo en el uno contra uno. A este se unirán dos delanteros. Con la salida de Santos, Nano Mesa y Viguera, en la plantilla solo queda Carlos Castro como delantero centro específico. El club proyecta la incorporación de al menos dos futbolistas ofensivos para coronar el proyecto, siempre dependiente, claro está, de las posibilidades que pueda ofrecer el mercado durante estas semanas.

En todos los casos, la premisa es que todos estos futbolistas que se vayan incorporando contribuyan a completar una plantilla más definida, más específica en algunas posiciones y, sobre todo, más competitiva en su puesta en escena. En la mente de los técnicos está el desenlace de la temporada y la eliminación en el 'play off'. Especialmente doloroso fue el primer partido, en el que el once rojiblanco se derrumbó tras el primer tanto blanquivioleta.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos