Sporting

¿Falta asturianía en el Sporting?

Alineación frente al Cádiz, el pasado 19 de noviembre en El Molinón, con, en la fila de arriba desde la izquierda, Álex Pérez, Stefan Scepovic, Federico Barba, Álex Bergantiños y Diego Mariño. Abajo, por el mismo orden, Moi Gómez, Isma López, Jordi Calavera, Carmona, Rubén García y Michael Santos./ARNALDO GARCÍA
Alineación frente al Cádiz, el pasado 19 de noviembre en El Molinón, con, en la fila de arriba desde la izquierda, Álex Pérez, Stefan Scepovic, Federico Barba, Álex Bergantiños y Diego Mariño. Abajo, por el mismo orden, Moi Gómez, Isma López, Jordi Calavera, Carmona, Rubén García y Michael Santos. / ARNALDO GARCÍA

En la última década han debutado 21 asturianos, pero solo siete han superado los 50 partidos | La inestabilidad del club y la búsqueda de un rendimiento inmediato, factores clave para la poca consolidación de los jugadores de casa

JAVIER BARRIOGIJÓN.

El Sporting gobernó con puño de hierro la competición de base en la pasada temporada: el 'B' ascendió a Segunda B; el División de Honor finalizó segundo, por detrás del Celta y por delante del Deportivo; el Liga Nacional, primero; el cadete A, primero; el cadete B, primero en la segunda categoría; el infantil A, primero; el infantil B -también compite en la primera categoría con futbolistas de primer año-, quinto; el alevín A, primero... Pero todo ese talento, con el certificado de la internacionalidad en muchos casos, no fluye bien hasta el primer equipo. Al menos en la última década, en la que han debutado 21 asturianos desde la temporada 2007-2008. La cifra, que trasciende mucho más allá de Paco Herrera, un recién llegado, no supondría ningún trauma de no ser porque solo once de estos jugadores disputaron más de 20 partidos en competición oficial y únicamente siete sobrepasaron los 50 encuentros.

La ausencia de futbolistas de la tierra que exhibió el Sporting en su once el pasado 19 de noviembre frente al Cádiz es tan solo la punta del iceberg. Una situación que se podría haber producido perfectamente en temporadas anteriores -con la 2014-2015 representando un oasis de asturianía en un periodo importante de tiempo- si Meré, Sergio o Canella hubieran estado lesionados o sancionados en un momento concreto de la competición.

Más noticias

Esa falta de consolidación responde a factores tan diversos como influyentes. La inestabilidad que ha vivido el club en los últimos años -a veces favorable a la cantera y otras, no-, los cambios de rumbo y la búsqueda de un rendimiento inmediato se cuentan entre ellos, sin dejar de lado el proceso de mercantilización y fuerte competencia que está viviendo el fútbol base desde hace tiempo. Poco pudo hacer el Sporting, por ejemplo, para retener a Manu García en 2013, cuando el Manchester City se lo llevó al concluir su primer año de cadete, cuando quedaba libre, aunque su familia insistió para que los 'citizens' pagaran una compensación. Álvaro Fidalgo, ahora en el Castilla, se había ido al Madrid un poco antes. Y ya en un tiempo más cercano, el delantero Diego López se marchó este verano al cadete 'merengue'.

Aunque la política de club ha sido timorata y cambiante en estos últimos años, al ojo externo. Habla Carlos García Cuervo, que desempeñó distintos cargos en el Sporting, además del de director de Mareo. «Todo viene dado por la falta de confianza que se le da al jugador. Ha faltado coordinación entre los de arriba, los de en medio y los de abajo. La identidad del Sporting no ha sido fichar 20 ó 30 jugadores en dos años. No se tienen las ideas claras porque los mensajes son distintos. Así es complicado», manifiesta crítico.

El Sporting, no obstante, invierte al año una cifra superior al millón de euros en el cuidado de su cantera. La apuesta no es menor. Incluso el presidente Javier Fernández, espectador habitual en los partidos de Mareo de los fines de semana, verbalizó en alguna ocasión su deseo de «asturianizar» el primer equipo durante su gobierno. Pero no está resultando sencillo. La pasada temporada solo se estrenó de manera testimonial el candasín Pablo Fernández y esta, con Paco Herrera en el banquillo, han disfrutado de minutos en Liga o Copa Nacho Méndez, Dani Martín y Pedro.

Los técnicos consideran también que hay circunstancias que explican el porqué de ese falta de continuidad en estas dos temporadas. Una, tras la subida de seis asturianos entre el preámbulo y posterior desarrollo del Sporting de los 'guajes', el vacío que se produjo en la cosecha del filial, que se ha ido regenerando con la generación del 98, que empieza a madurar en Segunda B y en el primer equipo.

Aunque el entrenador Ismael Díaz Galán cree que todo responde a una situación en la que no existe una línea de apuesta por el producto de la casa desde hace años. «Creo que no se consolidan con muchos minutos porque no se apuesta por ellos. Es una cuestión de política de club, no del último que llega, que es el que menos responsabilidad tiene. Si se analiza eso, se valorará que desde hace décadas no existe una apuesta decidida por la cantera. Falta un análisis de fondo», resume el técnico que coronó al Sporting B campeón de su grupo en la Segunda B en la temporada 1996-1997.

No es menos cierto, en cualquier caso, que la mayor parte de los canteranos que no pasaron la prueba del algodón del primer equipo del Sporting tuvieron un nulo recorrido o muy irregular en el fútbol profesional después de salir de Mareo. También que el ranking de traspasos está liderado por tres canteranos: Meré (9 millones de euros), José Ángel (5 millones) y Míchel (3,75 millones). Asumen en el club, en cualquier caso, que es necesaria una 'transfusión' para descargar el peso de la asturianía de las espaldas de Canella y Sergio, los más relevantes en estos últimos años.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos