La familia rojiblanca no para de crecer

Isabella Caamaño Gancedo. :: E. C.

R. C.

El tirón del Sporting no cesa. Si en los últimos días se constató el apoyo inquebrantable de la afición al equipo, a pesar de haber descendido a Segunda División, no hay que olvidar tampoco las nuevas generaciones que nutren la hinchada rojiblanca desde edades muy tempranas. En este caso se trata de dos bebés que nada más nacer ya tienen sus respectivos carnés de yogurines. Isabella Caamaño Gancedo, hija de Alejandro Caamaño, fue hecha socia por su hermano Alejandro. Su abuelo paterno es un conocido interiorista de Gijón. Más difícil lo tendrá para convencer a su abuelo materno, oviedista.

Valentina Fernández Serrano, con un mes, también ya es una de las nuevas abonadas del conjunto rojiblanco. Fue inscrita en el registro civil por su tía Carla y su madre Bárbara, quienes son también abonadas y fundadoras de la peña sportinguista Jeskif de Avilés.

Fotos

Vídeos