Férreo control policial para evitar enfrentamientos entre radicales

Miembros del Cuerpo Nacional de Policía vigilan las inmediaciones donde estaban los seguidores rayistas, en Viesques. /UCHA
Miembros del Cuerpo Nacional de Policía vigilan las inmediaciones donde estaban los seguidores rayistas, en Viesques. / UCHA

E. A. GIJÓN.

Apenas se quedó en un susto. «Llegas a un estadio. Te gastas cien euros o más, vas a dejar dinero a una ciudad tan bonita como Gijón y una minoría recibe al autocar de aficionados rayistas a la carrera con palos. Y no uno ni dos ... Muchísimos», denunció Javier del Rayo, vicepresidente de la Federación de Peñas del Rayo Vallecano en un conocida red social.

El férreo dispositivo de vigilancia desplegado por el Cuerpo Nacional de Policía durante la jornada de ayer para un partido declarado de alto riesgo, con la enemistad entre los aficionados más radicales de ambos conjuntos en la mente, estuvo efectivo desde primeras horas de la mañana. La llegada de los vehículos de seguidores rayistas encendió las primeras alarmas y obligó a los agentes de policía a intervenir ante la amenaza de seguidores radicales locales. «No han agredido a nadie porque el autocar tuvo que salir a la carrera del hotel y la Policía tuvo que retenerles. La gente tenía mucho miedo como es normal», aclaró el peñista madrileño.

La Federación de Peñas Sportinguistas expresó su «máxima condena por estos sucesos» y su «absoluta solidaridad» e hizo hincapié, en una nota, en que «hechos como estos no representan en absoluto a la afición del Sporting ni a los gijoneses». Y Unipes también se manifestó en este sentido al condenar los ataques. «Que se identifique y expulse a todos los aficionados que han producido estos ataques, sean del equipo que sea. En estos asuntos no hay colores», afirmó.

El dispositivo de custodia a los seguidores más radicales del Rayo se desarrolló con éxito durante la jornada, lo cual quedó patente en la zona de Viesques, donde los aficionados rayistas se detuvieron en diversos establecimientos de la zona. Los agentes llegaron a cachearlos y se encontraron palos abandonados en los alrededores. La vigilancia continuó hasta el interior del estadio de El Molinón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos