SPORTING

Sporting | La fiesta rojiblanca se cierra con victoria

El canterano rojiblanco Claudio encara al meta Héctor, al que supera en la jugada del gol rojiblanco en El Soutón.
El canterano rojiblanco Claudio encara al meta Héctor, al que supera en la jugada del gol rojiblanco en El Soutón. / JORGE PETEIRO

Un gol de Claudio da el triunfo frente a la Ponferradina en Vegadeo ante 1.500 sportinguistas | Nacho Méndez brilla en un partido en el que Barba realizó un buen debut en el centro de la defensa del Sporting

ANDRÉS MAESE VEGADEO.

El once elegido por el técnico Paco Herrera para enfrentarse ayer a la Ponferradina, a la que derrotó merced al oportunismo del canterano Claudio en un encuentro trabajo, pleno de imprecisiones, típico de los compromisos veraniegos, bien podría ser el elegido para comenzar el próximo 19 de agosto la temporada ante el Alcorcón. Al menos, en el 95% de los jugadores porque Nacho Méndez, que comenzó junto a Sergio Álvarez y Moi Gómez en el centro del campo, tiene fútbol para formar parte de la primera plantilla.

El titular del banquillo del Sporting realizó un exhaustivo examen a los más jóvenes de la alineación titular porque la continuidad de ciertos canteranos le genera dudas. Concretamente, estuvo muy encima de las actuaciones de Méndez y Juan Rodríguez. El central fue el que más correcciones recibió porque el luanquín cumplió con creces con su papel. «Necesito que hables y que observes el partido», le comentó al defensa durante la primera mitad.

Más

Al que poco le tuvo que decir fue a Nacho Méndez. Con el siete a la espalda que dejó Víctor Rodríguez, presumió de personalidad y criterio con el balón en los pies. Manejó bien los tiempos del partido e hizo jugar a sus compañeros con un descaro que le hizo ser el mejor en Vegadeo. El calor y la exigencia física le impidieron acabar el encuentro, pero su actuación seguro que hará reflexionar a Herrera. A falta de diez minutos para el final, se retiró del terreno de juego sin que el preparador realizara un nuevo cambio con Rachid en el banquillo. El Sporting terminó con un jugador menos.

Nacho Méndez estuvo presente en gran parte de las acciones ofensivas que generó el Sporting, acompañado de Moi Gómez y Scepovic en el primer acto. El serbio está enchufado. Ya lo comentó Herrera. Se le ve con ganas de recuperar su mejor versión y muy involucrado en el nuevo proyecto. No tuvo oportunidad de disparar entre los tres palos, pero sus movimientos entre los centrales favorecen el juego ofensivo del Sporting.

Mención aparte también merece Federico Barba. El central, que debutó con el Sporting, estuvo muy acertado en la defensa rojiblanca. La incorporación del zaguero es una incógnita, pero ayer se mostró a la altura y dejó detalles a tener en cuenta. Rápido al cruce, es un hombre que no asume riesgos innecesarios. Se hizo con el mando de la zaga rojiblanca a base de intensidad. Además, se le vieron cualidades para sacar la pelota jugada desde atrás.

Al igual que ocurrió en los demás encuentros amistosos, la intensidad del juego bajó en la segunda parte. La Ponferradina concedió en exceso atrás y terminó pagando su descolocación. Claudio no perdonó en el mano a mano ante Héctor. Esperó a que su presa cayera al suelo para sobrepasarlo y empujar el balón a placer ante la alegría de los sportinguistas que sellaron con una victoria el primer encuentro de peñas. El ariete se estrenó esta pretemporada como goleador.

Los jóvenes piden paso

No tuvo la misma fortuna Pablo Fernández, que sustituyó a Pablo Pérez en la banda derecha. El rojiblanco no estuvo acertado en los últimos metros y perdió su duelo ante el guardameta rival. Los jóvenes llegan pisando fuerte porque Pedro Díaz también se dejó ver en el centro del campo cuando participó al lado de su amigo Méndez. En esta ocasión, Bergantiños fue el escudero de los canteranos para cortar el juego de la Ponferradina.

Los resultados no son lo más importante en las pretemporadas, pero no está de más vencer ante la propia afición el día que está de celebración. El agradecimiento por el partido completado se tradujo en una gran ovación con el pitido final. El Sporting mejoró en su juego e imagen. Pese a que queda camino por recorrer, jugadores como Barba y Méndez, ayer, escondieron las carencias.

Fotos

Vídeos