Sporting

Sporting | «De una forma u otra vamos a subir»

Paco Herrera habla con su ayudante, Ángel Rodríguez, durante la sesión de trabajo desarrollada en Mareo./ARNALDO GARCÍA
Paco Herrera habla con su ayudante, Ángel Rodríguez, durante la sesión de trabajo desarrollada en Mareo. / ARNALDO GARCÍA

Paco Herrera se muestra confiado en las posibilidades de ascenso de su equipo a final de temporada | «Ya nos hemos asentado en el terreno de juego y tenemos que continuar así; lo normal es que repita el 90% del equipo», avanza el preparador rojiblanco

ANDRÉS MAESEGIJÓN.

Sin alzar la voz. Con el sosiego que le caracteriza, Paco Herrera no se arruga a la hora de hablar del objetivo marcado al principio de la temporada. Después de media hora de análisis sobre el próximo enfrentamiento liguero del Sporting, el preparador dejó un claro mensaje cargado de optimismo y confianza en los suyos: «De una forma u otra vamos a subir».

No tiene dudas. El Sporting será al final del año uno de los tres equipos que ascenderán de categoría para regresar a Primera División. Para lograrlo, entre otros equipos, el Sporting tiene que superar al Valladolid, el último equipo para el técnico catalán antes de desembarcar en Gijón. «Se juntan una serie de circunstancias emocionales que te hace valorar el partido como algo especial», reconoce Herrera en alusión a su pasado reciente en Pucela. Una circunstancia que no parece despistar al técnico respecto a sus planes de recuperar la senda de la victoria.

Más noticias

Tras la derrota ante el Reus, al cuadro rojiblanco se le presenta una oportunidad de sumar dos victorias consecutivas ante el Valladolid y el Cádiz, sendos encuentros en El Molinón. El primer obstáculo es el equipo pucelano. Para intentar doblegar a los blanquivioletas, Herrera no pretende realizar demasiadas permutas en el equipo porque «ya nos hemos asentado y tenemos que continuar así. Lo normal es que repita el 90% de la alineación», argumenta el técnico.

Todas las miradas apuntan al regreso de Stefan, pero el técnico, sin desvelar el once que utilizará mañana (20.30 horas), deja una pincelada de sus planes para el ataque rojiblanco. «Lo normal es que detrás del delantero jueguen Borja Viguera o Moi Gómez, lo demás son decisiones momentáneas», señala. De ser así, Santos y Stefan no coincidirán en las posiciones de ataque.

La pugna por la mediapunta ente Moi Gómez y Borja Viguera es, al menos por el momento, para el riojano que se ha ganado la confianza del técnico en las últimas semanas. «Estoy peleando mucho por Viguera porque me parece interesante. Se está sacrificando mucho y lo que necesita es que le salga un buen partido», explica el preparador, que deja una puerta abierta a una posible rotación en dicha posición: «No lo voy a abandonar (por Viguera), aunque es cierto que a veces me hace valorar si debe de jugar algunos partidos de casa».

La duda de Herrera se acentúa este fin de semana por la manera de jugar del rival. «En defensa se aplican con tres centrales y uno o dos centrocampistas porque los carrileros están más pendientes del ataque», describe el técnico, que va más allá y avisa de que los movimientos ofensivos se asemejan a los de la Cultural y «eso no es lo habitual». Todo eso da como resultado un equipo que marca un gran número de goles (el más eficaz de Segunda), pero también los encaja porque deja muchos espacios atrás. Y con tantos metros para atacar, el cuerpo técnico rojiblanco prefiere jugadores verticales y con velocidad para pillar a contrapié al Valladolid.

Precisamente, Herrera no se atreve a describir a su equipo como un conjunto que sepa manejar los contragolpes a la perfección, pero espera que sus jugadores mejoren en dicha parcela: «No tengo muy claro que seamos un gran equipo a la contra, por lo menos de momento. A veces nos puede la precipitación».

Entre las posibilidades para formar el ataque, se encuentra un hombre que espera ansioso su oportunidad. Pablo Pérez no tiene el protagonismo deseado en su regreso a Gijón y Herrera es consciente de su situación. «He hablado con él. Lógicamente está preocupado porque no juega, pero le tengo que pedir paciencia y que siga trabajando igual», comenta el técnico que admite estar siendo «injusto» con él.

Herrera no le pone ningún pero al trabajo del gijonés y asume toda la culpa de la inactividad del canterano. «No le falta nada, está en que yo tome la decisión», explica antes de reconocer que «no me gustaría que saliera en enero y se lo he dicho. A lo largo de la temporada hay vuelcos en las situaciones de cada futbolista por la circunstancia que sea y podría tener su oportunidad».

Sus ocasiones también las están esperando los defensas y los centrocampistas suplentes en las últimas jornadas. Si una cosa tiene clara Herrera es que la pareja que forman Sergio Álvarez y Bergantiños es innegociable. Así como también parece poco probable que Álex Pérez y Federico Barba dejen su puesto en el once inicial.

Los dos centrales tendrán la ardua tarea de intentar parar al máximo goleador de la categoría. El Valladolid cuenta en la delantera con Mata, un futbolista que suma once goles en trece partidos. «Es una bonita prueba para nosotros», explica Herrera que espera que sus zagueros «den un paso adelante para intentar defender con calidad y no meter atrás el autobús», afirma.

En cuanto a su pasado en Pucela, Herrera se refirió también a su relación con Carlos Suárez, presidente del Valladolid, que calificó como «buena». «Él sabía que yo no debía continuar allí, me hizo un gesto de aprobación cuando se lo dije y lo entendió», explica unas horas antes de volver a verse las caras con el leonés, que acompañará a su equipo a Gijón.

Antes, el conjunto rojiblanco completará la última sesión de trabajo esta mañana en Mareo y posteriormente Herrera hará pública la convocatoria para el encuentro ante el Valladolid en la que no estarán Alberto Lora y Álex López, ambos por lesión.

Síguenos en:

Fotos

Vídeos