Molinero: «Vengo con ilusión y espero aportar experiencia»

Francisco Molinero posa con los niños del campus en el campo número dos de la Escuela de Fútbol de Mareo. / ARNALDO GARCÍA
Francisco Molinero posa con los niños del campus en el campo número dos de la Escuela de Fútbol de Mareo. / ARNALDO GARCÍA

«Es un jugador muy difícil de desbordar, con oficio y que frena a los rivales», explica Miguel Torrecilla

A. MAESE GIJÓN.

«No conocía Mareo. Cuando llegas aquí te das cuenta de lo que es este club y su grandeza». Francisco Molinero no pudo esconder la grata sorpresa que recibió cuando pisó por primera vez la que será su casa los próximos dos años. El lateral, de 32 años, llega a Gijón feliz por embarcarse en el proyecto que capitanean Rubén Baraja y Miguel Torrecilla: «Vengo con ilusión y espero aportar experiencia».

Después de haber perdido la titularidad en Getafe, Molinero se viste de rojiblanco para intentar recuperar protagonismo en los terrenos de juego. Hasta la fecha, el toledano no tiene competencia en Gijón porque es el único lateral derecho del primer equipo. «Viene a ocupar las vacantes que dejamos en la posición. Cubre la intención de traer un futbolista experimentado, muy difícil de desbordar, con oficio y que consigue frenar a los extremos rivales», explicó Miguel Torrecilla durante la presentación de su segunda incorporación.

El director deportivo también anunció las cualidades de Molinero en el aspecto ofensivo. El salmantino destacó que «valoramos la polivalencia que demostró en el Getafe de poder jugar en la banda izquierda. Da continuidad al juego, tiene buena salida de balón y se deja notar en las jugadas de ataque».

No es la primera vez que coinciden Miguel Torrecilla y Molinero en sus carreras profesionales. Y así lo recordó el director deportivo antes de cederle el protagonismo al zaguero: «El fútbol nos vuelve a unir y para mí es un orgullo volver a encontrarnos. Serás un ejemplo para los más pequeños».

Tras las palabras del directivo, Molinero se presentó en sociedad. Lo hizo con la tranquilidad que le dan los años de experiencia en el fútbol profesional. Sin llegar a mencionar la palabra 'ascenso', el ex del Getafe asumió el reto que tiene por delante en Gijón. «Vengo a un histórico de Primera y vamos a hacer un buen equipo para intentar devolver al Sporting donde se merece. Todos sabemos el objetivo que tenemos, pero hay que tener tranquilidad», afirmó.

Poco o nada pudo explicar el jugador de cómo habían sido las negociaciones por el Sporting porque se casó hace unas semanas y no estuvo en España. «Estuve desconectado lejos de España porque contraje matrimonio y tuve una luna de miel larga», bromeó. Lo que sí desveló es que «el acuerdo se cerró rápido porque tenía claro dónde quería jugar».

Francisco Molinero tiene ahora por delante unas semanas de duro trabajo. Días que también aprovechará para conocer a sus nuevos compañeros. «Nunca coincidí con ninguno de ellos, pero ahora tengo tiempo para conocerlo», manifestó el recién llegado al Sporting.

Antes de vestirse de corto y saludar a los niños del campus, el jugador hizo hincapié en la importancia que tendrá El Molinón la próxima temporada: «Vine al estadio de visitante y se vive un gran ambiente de fútbol, tiene que ser un fortín».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos