Sporting

Sporting | «Tengo muchas ganas de empezar»

El lateral Jordi Calavera, décima incorporación del Sporting, ya está en Gijón | «Estoy listo para entrenar y jugar si el míster lo decide», asegura el futbolista, cedido hasta el final del curso por el Eibar

J. BARRIO GIJÓN.

«Estoy muy contento de llegar a un club como el Sporting y con muchas ganas de empezar y afrontar este reto». Vestido de manera deportiva, Jordi Calavera (Cabra del Campo, Tarragona, 1995), la décima incorporación del proyecto que lideran Miguel Torrecilla y Paco Herrera, arribó a última hora de la tarde a Gijón a préstamo por el Eibar. «Estoy listo para entrenar y jugar si el míster lo decide porque he entrenado con el equipo toda la pretemporada», confirmó a su llegada al Hotel Tryp, hasta donde llegó acompañado por su representante, el exfutbolista Javi Rico, agente de la firma Promoesport.

El Sporting, como adelantó EL COMERCIO, había alcanzado la semana pasada un acuerdo para obtener la cesión del joven lateral, de 22 años, que jugará esta temporada en Gijón. La operación, que se hizo esperar hasta que el jugador firmó la renovación con el Eibar hasta 2021, se articuló a través de una cesión sin letra pequeña: ni opción de compra, ni tampoco la posibilidad abierta de que el club armero pueda recuperar a Calavera en el mercado invernal, ante las dudas que suscita el estado físico de Arbilla, con problemas en el tendón de Aquiles desde hace tiempo.

Más noticias

«Pude ver un rato del partido frente al Lugo porque coincidía con el del Eibar, pero estuve al tanto porque encima tenía compañeros en el Lugo», aseguró el futbolista tarraconense, que jugó la pasada temporada en el conjunto lucense y que presenta como aval su gran despliegue físico, su velocidad y el desequilibrio que genera con sus incorporaciones al ataque. La previsión es que Calavera pase hoy el reconocimiento médico, firme su nuevo contrato -el club todavía no ha reconocido oficialmente la operación- y, dependiendo del tiempo de estas dos gestiones, pueda ejercitarse a las órdenes de Paco Herrera y ser presentado. Ayer, en cualquier caso, ya conoció de forma casual a Stefan Scepovic, quien, mientras encuentra domicilio, reside en el hotel en el que pernoctó el lateral.

La llegada de Calavera ha sacudido el escenario del lateral derecho, que hasta la fecha estaba configurado con Alberto Lora y Lillo. Tanto Paco Herrera como Miguel Torrecilla buscan una plantilla reducida y compensada, con dos jugadores por puesto en la mayoría de las demarcaciones, para incrementar el nivel competitivo del grupo.

El técnico catalán ha manifestado públicamente su satisfacción con el trabajo de Lora, quien se ha aupado a la titularidad en estos dos partidos y que encara su última campaña en Gijón. A Lillo, por su parte, le restan dos temporadas de contrato y, con la llegada de Calavera, sus agentes estudian ya una salida. El alicantino, que se recupera de una rotura de fibras, tiene cartel en el fútbol nacional y también ha sido observado por algún club de la Championship inglesa. Los próximos días serán claves en su futuro.

El Zaragoza negocia con Babin

Lo mismo sucede con Babin, que tiene una propuesta del Zaragoza, pendiente de matizar algunos aspectos económicos, así como alguna alternativa en Turquía. La intención del internacional con Martinica es cerrar en los próximos días su salida del Sporting y poner fin a una relación que ha finalizado con tormenta. También se quiere acelerar con la cesión de Rachid, con propuestas en Francia y Bélgica, y de Dani Ndi.

Con respecto a la llegada de un extremo, el club no tiene madurada ninguna operación en este punto de la semana y podría esperar al mercado de invierno. En ese sentido, la plantilla se da prácticamente por cerrada, aunque Torrecilla se mantiene vigilante por si surge una posibilidad atractiva y convincente de aquí al viernes.

Síguenos en:

Fotos

Vídeos