«Gijón estará a la altura para despedirte. ¡Gracias por tanto, Brujo!»

«Gijón estará a la altura para despedirte. ¡Gracias por tanto, Brujo!»
Quini, en su nombramiento como Hijo Adoptivo de Gijón / DANIEL MORA

La capilla ardiente quedará instalada a partir de las 12 horas en El Molinón y por la tarde, a las 20 horas, tendrá lugar una misa en el campo gijonés con tribuna abierta

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Enrique Castro Quini era una leyenda del Sporting y, como tal, su muerte, en plena calle, a causa de un infarto, no dejó impasible a nadie. A sus 68 años, el exdelantero del Sporting y del Barcelona dejó mudo a media España. En Gijón, su ciudad, la noticia cayó como un jarro de agua fría. «Me llena una inmensa tristeza al enterarme del fallecimiento de Quini. El jueves pasado tuvimos la inmensa suerte de compartir con él los preparativos del homenaje a su hermano donde estaba muy emocionado. Nos despedimos con un hasta pronto», aseguró la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, por redes sociales, con imágenes de 'El Brujo'.

El Consistorio gijonés ya ha anunciado que habrá banderas a media asta y a primera hora se decidirá si se decretan días de luto por el Hijo Adoptivo de la ciudad. La capilla ardiente quedará instalada a partir de las 12 horas en El Molinón y por la tarde, a las 20 horas, tendrá lugar una misa en el campo gijonés con tribuna abierta.

También el portavoz, Fernando Couto, consideró que «es una noticia tremenda. La muerte de Quini deja un vacío en Gijón difícil de cubrir. Su muerte trasciende todo lo deportivo, social, es la figura más querida de Gijon, pero su vacío no se va a poder cubrir». El concejal de Deportes, Festejos, Juventud y Turismo, Jesús Martínez Salvador, también quiso expresarse al respecto. «Es imposible describir lo que siento tras conocer el fallecimiento de Quini. Nunca nadie fue tan admirado, querido y respetado. En estos años tuve la oportunidad de conocerle y comprobar que la imagen que todos tenemos de él era la más absoluta realidad. La ciudad estará a la altura para despedirte, pero no para olvidarte, siempre te llevaremos en nuestro recuerdo. ¡Gracias por tanto Brujo!».

En la bancada contraria, José María Pérez, del PSOE, no daba crédito. «La verdad es que ha sido una sorpresa. Su pérdida es un sentir enorme por lo que representa para el sportinguismo y para la ciudad. No dejan de llegarme mensajes y eso muestra el pesar que tiene la gente por su fallecimiento. Transmitir mi pésame a la familia». Ana Castaño, de IU, lamentó lo sucedido porque «fue una sorpresa para todos. Es un dolor para el conjunto de quienes vivimos en esta ciudad. Se va una gran persona y un gran gijonés de adopción. Lo recuerdo todavía cuando recibió la medalla de la ciudad, emocionado en el Pleno. Lamentamos este suceso». En similares términos se expresó el popular Mariano Marín. «Es una pérdida que todo Gijón lo va a sentir muchísimo, fue un referente no solo en el campo deportivo, con logros impresionantes en su época, un ejemplo para muchos chavales de mi época, y época posterior, era una firma de vida que... un referente, una buena persona. Cuando te encuentras con eso, lo ves. Se vio en el teatro Jovellanos cuando se lo nombro hijo predilecto, una naturalidad y sencillez que era encomiable. Es ese tipo de personajes que cuando desaparece, Gijón queda poco vacía». Marín se refirió a su faceta deportiva y humana y recordó uno de los momentos más angustiosos de la vida del exjugador, su secuestro. «Lo que tuvo que vivir, aquel secuestrador, como lo superó, muchos no lo hubieran superado así. Creo que desde luego la vamos a echar muchísimo de menos», dijo. El popular también destacó su faceta política y le definió como una persona «muy trabajadora, deportista, era un hombre completo a nivel humano, trabajador, deportista, era un hombre completo a nivel humano y de sentimientos realmente de las que decimos que era auténtica y de verdad». Desde Podemos, Mario Suárez del Fueyo, reconoció que «no puedo más que manifestar mi pena y dolor por una persona que representaba al sportinguismo y a Gijón. Era un ejemplo de persona humana».

Exalcaldes

Los exalcaldes gijoneses Vicente Álvarez Areces y Paz Fernández Felgueroso también lamentaron profundamente la muerte de Quini. Areces no pudo más que decir que «lo siento muchísimo, era una persona tan querida que es golpe para todo el mundo. Se hace difícil creer que sucedido, además de una forma tan inesperada, había vencido y pasado momentos dificilísimos de su enfermedad». Sobre el cáncer que superó el futbolista, Areces recordó que «viví de cerca la primera operación en el HUCA y Barcelona. Fue un luchador nato en todos los terrenos de la vida. Ese carácter tan cariñoso tan afable, tan sencillo, y tan grande que era como futbolista. Es una de los jugadores más brillantes y no solo del Sporting, sino del fútbol español». Para el expresidente del Principado, «su pérdida es una tragedia y estoy seguro que conmoverá a todo el mundo y al país». En su opinión, «cualquier persona que lo conociese se convertía en su admirador. Lo siento muchísimo, es de las cosas que conmueve, tan inesperado y tan injusto como a veces es la vida. Lo tendremos siempre en nuestra memoria. Es difícil encontrar gente tan buena como él».

Por su parte, Paz Fernández Felgueroso, coincidió también en que «era una gran persona, excelente deportista, la verdad es que un encanto con todo el mundo, siempre pendiente de Sporting, de la ciudad... perdemos un gijonés no nacido en Gijón, pero espléndido. Lo siento mucho, siempre fue conmigo muy cordial». La exregidora aseguró que guardará un «excelente recuerdo» y que su figura «deja un recuerdo imborrable en los sportingistas y gijoneses, aunque era querido también fuera del ámbito deportivo, representaba el club». La exalcadesa también se refirió a su enfermedad porque «puso tanto tesón en superar el cáncer que ahora fallecer de infarto, con el esfuerzo que hizo para superar aquello, siempre con una sonrisa...». Durante su mandato, Felgueroso dio el nombre de los Hermanos Castro al parque pegado al recinto ferial. "Hicimos una exposición con fotos, queríamos tener un lugar de recuerdo a ambos hermanos. Primero, fue él mismo quien dijo que tenía que ser de los dos hermanos, cuando le hablamos de que queríamos ponerle su nombre al parque, él mismo dijo que «será a los dos. Él era así, hicimos una exposición en el Antiguo Instituto coincidiendo con la inauguracion del parque y fue por él por lo que le llamamos parque de los Hermanos Castro».

El director general de Deporte, José Ramón Tuero, destacó de Quini que «nunca tuvo una mala palabra. Era la eterna sonrisa del gol. Se nos ha ido una leyenda. Un ejemplo».

Pésame de los clubes deportivos

En las entidades deportivas de la ciudad también lloran la muerte del ídolo rojiblanco. Antonio Corripio, del Real Grupo de Cultura Covadonga, consideró que «perdemos un emblema de Gijón. Se le va a echar muchísimo de menos. Los últimos años participó no solo en temas deportivos, sino también en temas sociales. Es una verdadera pena. Su figura sobrepasaba el fútbol y el Sporting, era una bellísima persona». Por su parte, su homólogo del Club Natación Santa Olaya, Secundino González, coincidió en que «es una gran pérdida no solo para Gijón sino para España. Se va alguien que fue un diez como persona y como futbolista. Fue grande de este deporte, pero más como persona. Mis condolencias a toda su familia, a todos los sportinguistas y a los asturianos». Para González, Quini actuaba como un auténtico embajador ya que «llevaba Asturias por bandera allá donde iba».

Otra de las personas que quiso pronunciarse al conocer el fatal desenlace del Brujo fue el capellán del Sporting, el párroco Fernando Fueyo, titular de la iglesia de San Nicolás de Bari, en El Coto. «Es una pérdida enorme. Era lo mejor que teníamos. Tenía muchísima amistad con él. Recuerdo que yo decía 'te lo juro por Quini' y el decía 'te lo juro por Fueyo'. Inesperado, totalmente. Había superado bien lo del cáncer, estaba feliz y sus revisiones en Barcelona se las habían ido distanciando cada vez más. Cuando menos te lo esperas... donde quiera que iba el equipo, Quini era la atracción. Hacía muchos años que dejó de jugar, pero era una leyenda que se transmitió de padres a hijos. Era único».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos