Sporting

Sporting | Herrera agita el tubo de ensayo

Rachid disputa un balón con Bergantiños en presencia de Barba. / ARNALDO GARCÍA
Rachid disputa un balón con Bergantiños en presencia de Barba. / ARNALDO GARCÍA

El técnico acelera la búsqueda de un sustituto para Sergio, con Rachid como opción real | Moi Gómez es la otra alternativa que maneja el entrenador rojiblanco para completar la línea de centrocampistas el domingo ante el Cádiz

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

En mitad del entrenamiento de ayer, Paco Herrera detuvo uno de los ejercicios para corregir durante cerca de un minuto a Rachid. El francoargelino ocupaba una de las posiciones en el centro del campo de uno de los dos equipos en los que se dividió el grupo, y el técnico aprovechó la situación para impartir una clase colectiva. La lesión de Sergio Álvarez ha dañado directamente la línea de flotación del barco de Herrera, que se afana en encontrar una pieza con la que cubrir el agujero. A día de hoy, el margen de elección del catalán parece que queda reducido a dos piezas, salvo que improvise alguna solución: Rachid y Moi Gómez. El dibujo utilizado -dos o tres centrocampistas- también puede condicionar su elección.

Durante el entrenamiento de ayer, Paco Herrera probó con varias alternativas, aunque el técnico rojiblanco ha demostrado en estos primeros meses al frente del Sporting que es poco amigo de dejar entrever sus intenciones a lo largo de la semana. En la primera fase de la sesión, en un ejercicio de posesión y remate, Herrera trazó dos parejas distintas en el doble pivote. La primera estuvo formada por Bergantiños y Rachid, mientras que en la segunda juntó a los canteranos Pedro Díaz y Nacho Méndez. La falta de acierto en el remate en los delanteros marcó esta fase del entrenamiento.

Más noticias

Después, en el tradicional partidillo, Herrera modificó el dibujo para probar un 4-3-3. Bergantiños, Rachid y Viguera formaron el eje en uno de los equipos, mientras que Pedro, Nacho Méndez y Moi Gómez completaron el segundo. Fue en el transcurso de ese ejercicio cuando Paco Herrera detuvo el entrenamiento para dar instrucciones a Rachid, al que pidió mayor verticalidad y más rapidez a la hora de dar salida a la pelota desde atrás.

Tanto la opción de Rachid como la de Moi Gómez presentan sus pros y sus contras. En beneficio del argelino juega principalmente el ser el único mediocentro específico con el que cuenta la primera plantilla, al margen del intocable Bergantiños. En su contra, su nula participación en el equipo desde el inicio de la competición, más allá de los siete minutos que disputó el pasado fin de semana ante el Valladolid. Cabe recordar que Rachid estuvo a punto de salir del Sporting en verano, pero finalmente se quedó en Gijón al no encontrar un destino de su agrado.

El polivalente Moi Gómez, por su parte, ha disputado en alguna de las posiciones del centro del campo prácticamente todos los partidos en los que ha participado en esta temporada. En la jornada 3, contra el Nástic, formó pareja en el doble pivote con Sergio Álvarez en un partido que finalizó con victoria rojiblanca por 0-4. Posteriormente, Herrera apostó por un 4-3-3 en el que el alicantino ocupada el costado izquierdo de una medular que completaban Sergio Álvarez y Carmona. La consolidación de Álex Bargantiños desde la visita sportinguista a León le ha terminado restando protagonismo en beneficio del mayor equilibrio que ofrece el fútbol del jugador gallego.

El nombre de Pedro Díaz se mantiene en un segundo plano. Descartado está Nacho Méndez, que debe cumplir un partido de sanción por su expulsión del pasado domingo con el filial. En vista de las pruebas de ayer en Mareo, otras opciones exóticas como la continuidad de Isma López o la entrada de Álex Pérez se antojan poco probables. Rachid y Moi, por tanto, presentan su candidatura para reemplazar a Sergio Álvarez.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos