Herrera 'enchufa' a la plantilla

El técnico mantiene una breve charla con sus jugadores para instarles a recuperar la versión más solvente del equipo

J. BARRIO GIJÓN.

Un cuarto de hora de charla, en un círculo humano que le rodeaba, mantuvo ayer Paco Herrera con sus futbolistas. Oxigenado el grupo por el descanso del lunes, después de haber digerido la rotunda derrota frente a Osasuna, el técnico catalán retrocedió en su libreto, retomó el primer capítulo e instó a sus jugadores a recuperar de una vez por todas la solidez defensiva que caracterizaba a su grupo en el inicio de la competición.

«Nos ha dicho que tenemos que estar bien situados; esa solidez defensiva la lograremos a partir de estar tácticamente bien», resumió el avilesino Sergio Álvarez sobre el contenido de la conversación con el técnico, al que escucharon atentamente todos los jugadores, ansiosos por cortar de raíz el ruido que se ha generado en las últimas semanas al calor del mal juego desplegado por el equipo.

La vigilancia del técnico rojiblanco se trasladó, minutos después, al entrenamiento en el número 2. «¡Fuera, fuera, jugar hacia arriba, hacia arriba!», gritó en varias ocasiones Paco Herrera, muy severo con la disposición táctica de sus futbolistas -aunque ayer realizaron mayoritariamente ejercicios de posesión en espacio reducido- y la sincronización de los movimientos. Al entrenador le quita el sueño especialmente corregir el descosido que se ha producido en los últimos partidos, sobre todo en los encuentros disputados en Soria y Pamplona.

Álex López no participó en la sesión para asistir al nacimiento de su hijo

Con esa pretensión, la vuelta al trabajo del equipo estuvo dominada por una gran intensidad a lo largo y ancho de todo el entrenamiento. Tanta que, en un intento por hacerse con un balón, Barba llegó tarde y se llevó por delante a Carmona, con una dura entrada en la que impactó de lleno con la tibia de la pierna derecha del mallorquín, que quedó tendido en el suelo. Consciente de la peligrosidad de la acción, el italiano se levantó como un resorte para interesarse por el estado de su compañero, que regresó poco después al trabajo. Ya en el tramo final de la sesión, ambos se intercambiaron los papeles. Esta vez fue Carmona el que metió la 'plancha' ante un despeje del defensa, que recibió el impacto de los tacos en el empeine. Por fortuna, y al igual que la acción anterior, no tuvo consecuencias, aunque Barba tardó en reincorporarse al trabajo.

Se espera alguna matización en el boceto de Herrera ante el Sevilla Atlético, buscando un punto de equilibrio en el centro del campo, perdido en Pamplona, donde el ataque rojiblanco fue prácticamente inexistente con ningún disparo a puerta en todo el choque. Pero la mayor preocupación está en recobrar la solvencia en defensa, con el espejo de los tres primeros partidos de competición, cuando el equipo no recibió ningún gol y concedía muy pocas ofensivas a los rivales.

Lora, de vuelta al grupo

Más allá de eso, Paco Herrera vuelve a tener a disposición a toda la plantilla para el partido del sábado. La única ausencia de este martes fue Álex López, quien se desplazó hasta Galicia para acompañar a su mujer, que dio a luz durante la jornada al primer hijo de ambos. El centrocampista tiene previsto reincorporarse hoy al grupo. Lora, mientras, completó el entrenamiento con normalidad y a un buen nivel, dejando atrás los problemas físicos que le habían obligado a parar en la última semana y media. A estos volvieron a sumarse, como viene siendo la tónica habitual, los canteranos Nacho Méndez, Pedro Díaz y Dani Martín. El equipo volverá a ejercitarse esta mañana a las 10.30 horas.

Fotos

Vídeos