«Herrera tiene el problema de elegir entre mucho y muy parecido»

Antonio Maceda, a la altura de la escalera doce de San Lorenzo.
/A. FLÓREZ
Antonio Maceda, a la altura de la escalera doce de San Lorenzo. / A. FLÓREZ

«Es un orgullo y una doble alegría que sean mis excompañeros los que reconozcan mi trayectoria con la insignia de oro de la Asociación de Veteranos» Antonio Maceda Entrenador de fútbol

EDUARDO ALONSO GIJÓN.

Antonio Maceda (Sagunto, 1957) hila con eficacia sus palabras. Afable, siempre correcto, afincado desde hace muchos años en Gijón, se sienta en una cafetería del barrio de La Arena con el discurso calculado mientras responde a los saludos que recibe desde el otro lado de la luna. Mima la grabadora con las palabras precisas que quiere retransmitir. Exfutbolista, entre otros, del Sporting, en el que coincidió con el técnico Paco Herrera, reconvertido en comentarista deportivo de televisión en los últimos años, mira ahora con añoranza su etapa como entrenador. En su horizonte más cercano se ve de nuevo sentado en un banquillo de fútbol catorce años después. «Pero en el extranjero», puntualiza el valenciano. -Aquella frase de 'es lo que hay' en su última etapa en Gijón le marcó.

-No ha habido ningún entrenador de los que pasaron detrás de mí que en algún momento no dijera eso o algo parecido. Y no pasó nada. Con un solo entrenamiento, no era fácil que presionasen como quería, que jugarán como quería, que todo el mundo supiera lo que tenía que hacer...

-Ahora sus antiguos compañeros, reunidos en la Asociación de Veteranos, han decidido reconocer su trayectoria con la insignia de oro.

-Es un orgullo. Y que sean mis excompañeros, una doble alegría. Estoy contento que hayan pensado en mí.

-Con ellos conoció al Sporting en diferentes situaciones. Vivió una descenso, un ascenso, un subcampeonato de Liga y otros de Copa.

-Vivimos momentos impensables. Cuando yo llegué a Gijón, el equipo descendió a Segunda. Era un conjunto ascensor que se convirtió en una referencia en la lucha por los títulos. Ahí no tuvimos esa experiencia para haber conseguido algún título, que fue lo que le faltó a esa generación.

-Decía el fallecido Manuel Preciado que los tiempos del látigo en el fútbol había pasado a mejor vida.

-Ha habido una evolución. Los futbolistas están físicamente mejor preparados. Son tácticamente mejores. Y eso en nuestra época no era así. Otra cosa es que pensemos que en el fútbol se está haciendo demasiado 'tiki-taka', de escuela, de toque, toque, toque... Parece que, si hoy no tocas, no eres un buen entrenador. Ahora hay que tocar veinte veces cuando no tienes jugadores para hacerlo.

-¿A quién se aplaude más entonces?

-Yo odiaba a los compañeros que se tiraban al suelo por balones imposibles, chocaban contra las gradas y la gente les aplaudía. A mí me parece una estupidez total.

-¿Le ha aburrido el juego de algún equipo?

-El problema es que la gente quiere que su equipo juegue como el de Guardiola, que tocaba, tocaba, tocaba. Los aficionados del Barça, como ganaban títulos, estaban encantados. Pero el resto, cuando nos daban sesenta toques, nos aburríamos. Hay una frase muy clara: 'En cada momento hay que hacer lo que toque'. Tocar por tocar no vale para nada.

-Si tuviera que quedarse con un equipo actual, ¿cuál sería?

-Me sigue gustando el Madrid. Es el equipo que mejor vive un partido. Tiene variedad. Eso es lo que le exige el Santiago Bernabéu.

-¿Entonces su jugador preferido será Cristiano Ronaldo?

-Una cosa es que sea del Madrid y otra tonto. Messi está por encima de todos los demás. Es un espectáculo. Es el que más partidos decide.

-¿Ve los partidos de El Molinón?

-Siempre que puedo. Pero si llueve mucho, me lo pienso. Pero lo sigo.

-¿Sorprendido?

-Paco Herrera sigue intentando dar con esa columna vertebral. Lo de Mariño está claro. Por delante se encuentra Barba, un descubrimiento muy interesante. Tiene una dupla con Sergio y Bergantiños que es la que ha venido eligiendo. Arriba cuenta con un futbolista que marca diferencias como Rubén. Moi tiene calidad. Carmona ofrece detalles... La referencia tienen que ser los que construyan fútbol, aunque en esta categoría la seguridad defensiva es fundamental.

-¿Y el problema de creación?

-Es difícil encontrar un futbolista de ese tipo. Es evidente que el jugador que puede marcar esa línea es Moi. También Carmona porque, por mucho que le pongan en la banda, se mete hacia dentro. Le gusta participar.

-¿Acertó Torrecilla con sus fichajes?

-Cuando hemos fichado diez jugadores, lo primero que uno piensa es '¡uff! Demasiados'

-Hay muchos 'repetidos'.

-El entrenador tiene el problema de elegir cuando tiene mucho y muy parecido. Si gana, nadie dice nada. Si pierde, todos dirán que tenían que haber jugado otros.

-Pero han pasado diez jornadas y el entrenador aún no ha dado con un once más o menos fijo.

-Sería una maravilla que a uno le dieran una columna vertebral, con diez o once jugadores fijos. Pero cuando no es así... Esto es como los fichajes del mercado de invierno. Yo siempre he pensado que aquel que llegue tiene que coger la camiseta, ponérsela y ser un fijo ya en el equipo. No me traigas refuerzos para rellenar.

-El equipo está tercero y la sensación es agridulce. En el fútbol hay una prisa bárbara.

-En Gijón nos hemos vuelto exquisitos todos. Ya no vale ganar. Hay que jugar bien. Y, en Segunda, es difícil controlar y tener el balón. No ese el estilo de los jugadores que tenemos. Al final no puedes jugar al toque. Y Paco eso lo ha visto desde el primer momento.

-Al Sporting le está costando ganarse el respeto de los rivales.

-La afición y el campo, a día de hoy, meten más presión que los jugadores. Pero, a poco que estemos ahí arriba, nos lo iremos ganando.

-¿El ascenso es el único objetivo?

-El problema es que, si preguntamos eso mismo en Segunda, habrá ocho o diez equipos con esa meta.

-La competición está igualada.

-Hay rivales que bajaron, con buenos presupuestos, que no se han deshecho de sus mejores jugadores y que van a estar arriba. Pero no se ve un conjunto como el Levante del año pasado.

-Paco Herrera no es una persona desconocida para usted.

-Coincidí con él aún como jugador en Gijón en una temporada, la que bajamos a Segunda. La anterior no la jugó porque estuvo en la mili. Además, cuando estaba de secretario técnico del Badajoz, me llevó como entrenador. Traje luego a Eloy, Tocornal, Cotelo... Gente fabulosa.

-Y le unen más lazos.

-Paco Herrera es algo más que el entrenador del Sporting. Es mi amigo. Conozco a su familia. No soy, en ese sentido, demasiado objetivo. Es un tipo extraordinario, muy sincero. A mí me costaba lo que había alrededor del fútbol. A él, no.

-¿No le sorprenderán entonces los mensajes que lanza en las ruedas de prensa?

-Es muy inteligente. Cuando dice las cosas, lo hace por algo. Tiene un conocimiento y una experiencia de Segunda impresionante. Si tienes que depositar la confianza en alguien de que va a mejorar el equipo, está claro que Paco lo va a hacer.

-¿Considera al Sporting firme candidato al ascenso a Primera?

-Creo que sí. Solo ha habido un par de equipos que han jugado mejor. Sobre todo el partido de Numancia, que nos pasaron por encima. El Sporting sí sufre momentos en los que parece que no jugamos, pero después tiene veinte minutos en los que arrolla. Y eso no pasó. Incluso con Osasuna. A todos estos que nos vencieron en la primera vuelta, los ganaremos en la segunda.

Más

Fotos

Vídeos