Sporting

Sporting | Herrera: «Si hay una queja de la afición es que algo estamos haciendo mal»

Herrera da órdenes a sus jugadores junto a Álex Bergantiños. / ARNALDO GARCÍA

«Terminaremos jugando redondo. Lo conseguiremos porque, si hay alguien pesado, ese soy yo», asegura el técnico

JAVIER BARRIO GIJÓN.

Combinó Paco Herrera con la habilidad del veterano dos ingredientes que no siempre mezclan bien en el explosivo cóctel de la competición. Sus reflexiones a las puertas del viaje a Pamplona volvieron a estar pringadas de autocrítica por el fútbol del Sporting -«reconozco que no lo estamos haciendo bien del todo», dijo-, pero, al mismo tiempo, manifestó positivismo e ilusión por el margen de crecimiento de este equipo. «Este equipo acabará jugando redondo», comentó, abrochando la sentencia con una carcajada al recordar con esa última palabra al veterano del Sporting. Luego, más adelante, porfió: «Lo conseguiremos porque si hay alguien pesado y cabezota soy yo».

Más Sporting

Atrás quedó una rueda de prensa preñada de autocrítica, en la que reconoció que su grupo está todavía lejos del punto de cocción que ansía. «Cuando digo que no podemos ir de gallitos es que tenemos que ir con la mayor de las humildades a cada partido, pero sabiendo que tenemos una responsabilidad para estar arriba», avisó Herrera, martilleando en reiteradas ocasiones en la búsqueda de la armonización de esas dos premisas: «Debemos ir con todas las de la ley a ganar los partidos, sabiendo que para todos los demás somos una de las referencias, pero con la máxima humildad porque cuando no tenemos la pelota somos como el más débil de todos. Eso es algo que no hemos manejado bien».

Aunque siempre asomó su talante positivo y batallador, no ocultó su preocupación por la dinámica de fútbol, que no de resultados, en la que se encuentra el equipo, al que apreció «taras y defectos que hay que solucionar rápido». En ese camino, no dio por bueno ni el partido de Tarragona. «Me gustaría que fuéramos un equipo que sabe cómo defender y atacar, algo que no hemos conseguido aún porque hasta el 0-4 frente al Nástic fue engañoso», observó.

Se negó, en todo caso, a compartir que el resultado frente al Lorca fuera injusto. «Tuvimos cuatro o cinco ocasiones muy claras», sostuvo, argumentando que el equipo murciano cató mucho más el balón que el Sporting, pero sin inquietar demasiado a Mariño. «No me gustaría dominar el partido, con el 80% de la posesión, pero hacer una ocasión», avisó sobre su propuesta.

No se apartó de ese camino el técnico catalán durante toda la rueda de prensa, en la que mantuvo un marcaje férreo sobre sus futbolistas, sensible a la protesta que trasladó El Molinón a sus jugadores a la conclusión del partido ante el Lorca, endulzado con la victoria. «Si hay una queja de la afición es que algo estamos haciendo mal», prosiguió.

Aunque en el último partido achacó la pájara final a la ansiedad, ayer consideró que la debilidad llega sin balón y por la fragilidad defensiva que manifiesta el once. «Hasta ahora hemos sido un equipo débil sin balón y me cuesta entenderlo», concluyó. El origen de esa flacidez del sistema lo situó en sus futbolistas más adelantados. «El primer aspecto en solucionar es que seamos más sólidos del centro del campo hacia arriba», dijo, recordando que los rivales encuentran poca oposición en su recorrido hacia Mariño. «Si apretáramos mejor en el centro del campo llevaríamos seis partidos con la portería a cero, pero casi todos los balones que robamos son en defensa», apreció.

Más risueño se le vio cuando se le inquirió por quién lanzará el penalti, si se produce, en Pamplona. Con Stefan, Santos y Carmona en la cabeza, Herrera prometió con una gran risa que no se había acordado de tratar el tema durante la semana. «Se me ha pasado», dijo. «Vamos a dar confianza a esos tres jugadores, pero la decisión estará tomada en los partidos», anticipó.

Larga charla en Mareo

Herrera no bajó la guardia con sus futbolistas en la víspera del viaje a Pamplona. Antes de que los jugadores rompieran a sudar, el técnico catalán dirigió una larga charla de más de media hora. «Para mí este partido ante Osasuna es tan exigente como lo fue el de Numancia y eso hace que estemos avisados», alertó, describiendo todas las bondades del equipo navarro: «Por nombres han confeccionado un equipo importante, con jugadores como Mateo, Kike, Xisco, Lucas Torró, Fran Mérida, Aridane... Es un equipo muy competitivo y que está hecho para estar arriba». Y amplió el sentido de la cita en El Sadar, un termómetro del nivel que puede ofrecer el Sporting en este punto del calendario. «Es un partido para sopesar nuestras posibilidades, un reto», enfatizó.

Fotos

Vídeos