Sporting

«Estoy muy ilusionado con mi nueva etapa en el Sporting»

Rubén García abandona, a media tarde, las instalaciones del aeropuerto de Asturias. / DAMIÁN ARIENZA

Rubén García, el extremo para la banda izquierda, será presentado este mediodía en Mareo

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Del sol y los treinta grados que marcaron ayer los termómetros de Valencia a los 19 grados y las nubes que ennegrecieron Asturias en algo menos de una hora. El nuevo refuerzo sportinguista Rubén García ya ha notado el primero de los cambios que experimentará los próximos meses. Los que espera vivir en Gijón para recuperar aquella promesa que tanto talento derramó con veinte años.

El nuevo jugador del Sporting aterrizó en el aeropuerto de Asturias a eso de las seis de la tarde. Lo hizo solo. En camiseta, con unos pantalones vaqueros rotos a la altura de las rodillas , unas auriculares grandes colgados en su cuello y una pequeña maleta. Su apariencia recordó al exrojiblanco Víctor Rodríguez. Al menos en cuanto a la estatura porque, a diferencia del catalán, Rubén tiene los dos brazos tatuados. Incluso en la zona de la nuca también luce un grabado.

Más noticias

El titular del banquillo rojiblanco sostiene que la salida de Víctor Rodríguez supone «una pérdida importante», pero Rubén García puede ser el futbolista que haga a Paco Herrera olvidar la marcha de un futbolista que, en palabras del técnico, «no soportó la presión del año pasado» y decidió poner rumbo a Estados Unidos.

«Estoy muy ilusionado con mi nueva etapa en el Sporting». Fueron las únicas palabras que se le escucharon al nuevo jugador sportinguista, que, nada más pisar el aeropuerto, fue recibido por Mario Cotelo, delegado del club. Varios curiosos se agolparon en la puerta de llegadas cuando conocieron la llegada del refuerzo sportinguista. «Mucha suerte en Gijón», le deseó un aficionado, que, con el móvil en la mano, no quiso perder detalle de los primeros pasos de Rubén García en Asturias.

El fichaje del valenciano supone la llegada del primer extremo de los dos jugadores de banda que desea el entrenador del Sporting. La salida de Jony sigue dejando un hueco en la banda que ni Álvaro Bustos durante la pretemporada ni Burgui en la pasada campaña fueron capaces de tapar. El turno ahora es para Rubén García, un futbolista de 24 años, zurdo, con desborde y velocidad, que tiene una buena oportunidad de volver a sentirse importante en los terrenos de juego.

La decisión del extremo de abandonar el Levante llega después de no contar con los minutos deseados el pasado curso. Al igual que ocurre con Federico Barba, Scepovic y Bergantiños, el cuarto fichaje necesita reivindicarse para intentar recuperar el nivel que demostró años atrás. En principio, a Herrera no le inquieta dicha condición porque, asegura, «está en mis manos trabajar con mis jugadores y recuperarlos». El técnico, tal y como reconoció el viernes, tiene una ardua tarea por delante, también con los veteranos del vestuario, porque «la temporada pasada hizo mucho daño».

Reconocimiento médico

La cuarta apuesta de Miguel Torrecilla será presentado este mediodía (12.30 horas) en la Escuela de Fútbol de Mareo. La jornada para Rubén García comenzará a primera hora con el reconocimiento médico. El doctor Gonzalo Revuelta será el encargado de llevar a cabo el estudio previo a la puesta de largo del extremo.

La plantilla dará la bienvenida al futbolista que, en principio, se incorporará al grupo una vez concluya su presentación como nuevo jugador del Sporting. La plantilla quedará concentrada en las instalaciones gijonesas porque la jornada de hoy tiene programada dos entrenamientos. En la segunda sesión podría ya participar Rubén García. El ensayo está marcado para las 18.30 horas y, si no hay ningún inconveniente, será el primero del valenciano a las órdenes de su nuevo entrenador.

La solicitud de Paco Herrera para reforzar las bandas está cumplida al cincuenta por ciento. Al menos el costado izquierdo ya tiene a un hombre para aportar profundidad al ataque. Ahora el técnico catalán requiere el mismo perfil, pero para desenvolverse en el lado opuesto, sin olvidar la necesidad de reforzar la defensa.

Fotos

Vídeos