«La cantera ha dado la cara en los momentos complicados»

Javi Fuego, en el centro de la imagen, posa con los niños del primer turno del campus. / AURELIO FLÓREZ
Javi Fuego, en el centro de la imagen, posa con los niños del primer turno del campus. / AURELIO FLÓREZ

«Voy para viejo y veo un poco complicado volver a jugar en el Sporting», asume Javi Fuego, protagonista en el campus de Mareo

Javier Barrio
JAVIER BARRIOGijón

«Alguno tira con bala», bromea uno de los monitores sobre las preguntas afiladas que salen de un bullicioso grupo de niños que aguarda con la mano alzada su turno para interrogar. La lluvia y el viento trasladan el acto con Javi Fuego a la gran cabaña del campus de Mareo, escenario de una clase magistral de humildad y normalidad en uno de los mejores futbolistas en lo suyo de Primera. «Tenéis que ser buenos compañeros, más que preocuparos por los cortes de pelo, teñiros o las botas de colores», sostiene el centrocampista del Espanyol, de 33 años, que lleva algunas semanas ejercitándose por los campos de Mareo. Quizá por eso cita entre sus referentes a jugadores que no encajan en el estereotipo actual: «Guardiola, Zidane, Xavi e Iniesta».

La pregunta sobre su hipotético regreso al Sporting no se hace esperar. Sonríe Javi Fuego, respira y señala con su mirada y un gesto de cabeza a los periodistas presentes. «Eso es lo que me preguntan cada vez que vengo esos señores que están ahí», bromea. «Soy mayor y voy para viejo. Es complicado porque tengo dos años más de contrato con el Espanyol. Siempre fue una ilusión para mí volver a jugar en el Sporting, pero lo veo un poco complicado», responde sincero.

Aunque, confirma, hubo un acercamiento el pasado verano, cuando Abelardo le quería a toda costa para que liderase el salto de calidad que pretendía el Sporting, que se fue desinflando peligrosamente en los meses siguientes hasta el descenso. «Fue un tanteo, pero no hubo nada más», promete. «Para hacerse con mis servicios, el Espanyol tuvo que pagar traspaso y esa era una vía que al Sporting en ese momento no le venía bien o no podía afrontar», recuerda.

Herrera, el hombre idóneo

En Mareo, a donde llegó con nueve años, se siente como en casa. De hecho, a preguntas de los niños, señala a Jorge Luis, actual utillero del primer equipo y quien le fichó en su día, y a Pepe Acebal, que le hizo debutar en 2002 en Segunda, a donde ha vuelto el Sporting, para el que pide tranquilidad. «Hay un buen entrenador y un buen director deportivo, pero hay que ir poco a poco. Esperemos ilusionarnos, pero hay que tener calma porque hemos visto los sustos que ha habido el año pasado», advierte. Dentro de esa reflexión bendice la llegada de Paco Herrera. «Es el hombre idóneo para llevar esto a cabo», dice. «Me parece importante su discurso de que va a mirar por Mareo porque en los momentos complicados del Sporting los que han dado la cara han sido los chavales de la cantera», abunda.

Fotos

Vídeos