Castro ya es eterno en su casa

Jesús Castro, con sus hijos, y Blanca Cobián, descubren la puerta número uno junto con Losada, Moriyón y Javier Fernández. / JORGE PETEIRO
Jesús Castro, con sus hijos, y Blanca Cobián, descubren la puerta número uno junto con Losada, Moriyón y Javier Fernández. / JORGE PETEIRO

El sportinguismo descubre la puerta número uno de El Molinón, que pasa a llevar el nombre del legendario portero | Los ex compañeros del guardameta arroparon a la familia en un acto cargado de emotividad que sirvió para honrar su recuerdo

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Minutos antes de las doce del mediodía, en los aledaños de la Tribunona de El Molinón se podía formar ayer una de las mejores alineaciones históricas del Sporting. Entre el medio centenar de sportinguistas que se resguardaban bajo los árboles de la amenaza de lluvia se encontraban nombres como Joaquín, Redondo, Cundi, Maceda, Mino, David, Juanma, Ciriaco o Eloy, entre otros. Ablanedo, Claudio y Juanjo podrían ocupar la portería de ese hipotético once, aunque el puesto estaba reservado para el gran ausente: Jesús Castro. El legendario meta rojiblanco, de cuyo fallecimiento se cumplen 25 años el próximo mes de julio, recibió un homenaje del sportinguismo que convierte en eterno su legado. Desde ahora y para siempre, la puerta número 1 del estadio de su vida llevará su nombre.

La viuda de Jesús Castro, Blanca Cobián, no podía ocultar su emoción por ver culminado un sueño. Desde que la propuesta comenzó a circular entre los aficionados rojiblancos hace poco más de tres meses, la familia Castro no ha dejado de recibir muestras de cariño . Blanca, acompañada de su hijo Jesús y de uno de sus nietos, aprovechó su intervención para agradecer a todo el sportinguismo su apoyo. «Gracias a las peñas, al Sporting, a los medios de comunicación y a la afición por el cariño que han mostrado a Jesús hasta hoy. Su recuerdo se ha mantenido vivo y así seguirá en adelante», apuntó.

'Jesús Castro, un número 1 en la número 1', reza el lema que desde ayer decora junto a dos enormes fotos del legendario del portero una de las puertas principales del estadio. Además del numeroso grupo de aficionados y de los veteranos, al acto acudió el consejo de administración del Sporting, encabezado por su presidente Javier Fernández, y representantes del Ayuntamiento de Gijón, con la alcaldesa Carmen Moriyón y el concejal Jesús Martínez Salvador a la cabeza.

Fernando Losada, consejero del Sporting, admitió que para el club rojiblanco «es un acto emotivo, importante y muy esperado porque pone en valor a una persona» y recordó que en las próximas semanas, tras una reunión del patronato de la Fundación Sporting, se pondrá en marcha una beca con el nombre del portero sportinguista que reconocerá a «aquellas personas jóvenes y con espíritu deportivo que contribuyan a la sociedad en la línea de Jesús Castro: solidaridad, apoyo y, sobre todo, humanismo».

Jesús Martínez Salvador, en nombre del Ayuntamiento aseguró que «Castro fue el guardameta por excelencia del Sporting», y recordó que el pabellón municipal en la próxima edición de la FIDMA estará dedicado a los hermanos Castro. Las menciones a Quini también fueron constantes durante toda la jornada».

Los excompañeros de Castro mostraron su satisfacción por ver culminado. «Castro es un ejemplo para todos y creo que los jóvenes valores de Mareo deben mirarse en su espejo», aseguró Juan Carlos Ablanedo. Joaquín Alonso, por su parte, destacó que «se da valor a su parte humana y es un recuerdo permanente que nos llena de satisfacción».

«Dentro de cien años ninguno de nosotros podremos contar quién era Gijón, pero todos los que pasen por la ribera del Piles verán que la puerta 1 del estadio más antiguo de España lleva el nombre de un héroe», concluyó Martínez Salvador. Jesús Castro vuelve a su casa para siempre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos