Jony: «Voy a muerte en este final»

Jony: «Voy a muerte en este final»
El extremo del Sporting, ayer, durante el calentamiento en el inicio de la sesión. / ARNALDO GARCÍA

El cangués saca su lado más reivindicativo y confía en que el Sporting «va a subir en el 'play off'»

JAVIER BARRIOGIJÓN.

Tras el apagón anímico, con el punto iniciático de depresión en el Heliodoro, llegó el contraataque. Un necesario brote de rebeldía en el primer día laboral, que tuvo mucho de estrategia y cierta carga de simbolismo. Desde la reclusión de Rubén Baraja con sus futbolistas durante media hora, con un contenido cien por cien de conjura en la charla, hasta la selección para la portavocía mediática de un futbolista que se expresa siempre desde el corazón. Y llega. Su mensaje, reivindicativo a más no poder. «Voy a muerte en este final», se le escuchó decir a Jony, uno de los jugadores más influyentes en el ánimo de El Molinón. «La gente que esté con nosotros va a tener la puerta de nuestro barco abierta para que se suba. La que no, que deje paso porque esto es para gente con ganas, creyente. Yo soy el primero. Los que estén con mis compañeros y conmigo, que nos acompañen, que seguro que vamos a conseguir algo bueno», advirtió el cangués.

De los dos días de desconexión, tras una pesada cadena de tres derrotas y el ascenso directo reducido a una caprichosa carambola a dos bandas, ha emergido un grupo que ha puesto el contador a cero. Que quiere vivir al día, centrado en un objetivo cortoplacista. «Solo pensamos en ganar al Granada», incidió este martes el '16', sonoro en su exposición de la realidad. Incluso asumió sobre sí mismo que «he bajado mi nivel en estas tres o cuatro últimas jornadas», comprometido y en vías de encontrar su mejor punto de nuevo. Vital para un buen desenlace. Contra ese temporal apagón personal, ofreció el cangués una explicación amarrada a su inactividad en el Málaga y, en contraste, a la alta carga de minutos que lleva en sus piernas desde su llegada a Gijón. Concretamente 1.481, rentabilizados con cinco goles y cuatro asistencias. «Vengo de un año entero sin jugar y, de repente, lo he jugado todo, a un buen nivel, con una exigencia alta, y me han venido molestias», observó. Dolores en los isquiotibiales y los aductores que le han torturado en el último mes, obligándole a perderse muchos entrenamientos: «Y soy un jugador que necesita entrenar todos los días para tener sensaciones positivas y en el último mes me he perdido muchos entrenamientos por estar muy justo, aunque esto no sirve de excusa». A partir de ahí, Jony avisó de que ya se encuentra en condiciones. «Seguro que recuperaré la chispa», anticipó. «A mí me pasa factura no entrenar, pero esta semana ya lo he hecho con normalidad, sin molestias, y veremos qué pasa de aquí en adelante», deslizó.

Asegurar el tercer puesto

Tomó distancia con el ascenso directo y cortó con las especulaciones estadísticas para, a renglón seguido, exponer con realismo que «se están haciendo muchas cuentas de todo y no tenemos ni el 'play off' asegurado». Un solo punto falta, aunque el Sporting ambiciona los tres ante el Granada. «Hay que ganar, volver a recuperar sensaciones y, a partir de ahí, seguir creciendo», manifestó como hoja de ruta, priorizando en ese camino «recuperar la solidez defensiva que nos hacía dejar la portería a cero». Y, sobre todo, la búsqueda de un escenario muy concreto: «Lo más importante es ganar este fin de semana porque certificaremos el 'play off' y, dependiendo de lo que pase en el Zaragoza-Valladolid, podríamos asegurar incluso la tercera plaza, que es muy importante».

El veloz extremo combatió el desánimo que palpa en el exterior con una lectura sincera. «Todos lo vimos tan cerca que pensábamos ya que estábamos en Primera, pero esta es una categoría muy difícil y para subir se puede hacer directamente o en el 'play off'», recordó, subrayando que «no es ningún mal jugar una eliminatoria por subir a Primera; es una motivación grandísima». Lo dijo desde la experiencia, desempolvando de pasada aquella dolorosa eliminatoria frente a Las Palmas, de la que se quedó fuera el Sporting, manifestando su creencia de que en esta ocasión será diferente: «Creo que este equipo va a subir en el 'play off'». Antes, con elegancia, había felicitado al Huesca por su ascenso: «Es justo vencedor».

Más Sporting

En ese pellejo ya está situado el Sporting, sin desechar nada en estas dos jornadas, pero centrado en el desenlace más lógico, al que busca llegar con la ventaja clasificatoria. «Podemos subir a Primera empatando todos los partidos y esa ventaja, como la de jugar el partido de vuelta de la eliminatoria en casa, la da la tercera plaza, pero no pienso más allá de Granada. Queremos dejar los deberes hechos esta jornada y no ir con el agua al cuello a Córdoba», confesó. Volviendo sobre sus pasos había martilleado de forma machacona en una sensación que quería trasladar: «Estamos súper implicados, súper motivados y con ganas de que llegue el domingo para ganar».

Relación con el entrenador

Con su talante habitual se brindó a hablar de todo, incluso de su relación con Baraja y aquel gesto de frustración al ser sustituido en el Ramón de Carranza. En ese sentido, el cangués dio su bendición al liderazgo del técnico. «Es imposible llevarse mal con este míster porque es muy directo, muy claro, súper dialogante. Fue jugador y nos entiende», concretó. Dio un paso más al frente y volvió a hacer autocrítica de su gesto en Cádiz, recordando, una vez más, que su cabreo estuvo motivado por su mala actuación personal: «Tuve el mal gesto, entre comillas, de enfadarme, pero la gente que me conoce lo sabe. No me enfadé con el cambio, sino con el mal partido que había hecho. Pedí disculpas al míster y a mis compañeros por si se había malinterpretado».

El bajón coral de las tres últimas semanas lo achacó al esfuerzo del remonte de los últimos meses, pero tampoco le dedicó mucho tiempo. «Como tengo tanta confianza en mis compañeros y veo sus caras, con todos unidos, cuerpo técnico y jugadores yendo en la misma dirección, tengo plena confianza en que lo vamos a sacar adelante», dijo, recuperando, con otra estructura, su alegato más combativo: «El que esté con nosotros, que se suba al barco, y el que no, que se aparte, que vamos solos».

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos