«No es justo que hayamos perdido el partido»

Paco Herrera, con cara resignada, ante del cambio de Carlos Castro. / XAVI JURIO
Paco Herrera, con cara resignada, ante del cambio de Carlos Castro. / XAVI JURIO

Herrera reconoce que el Sporting estuvo «un poco raro en defensa», y espera que la derrota sirva a los suyos «para seguir aprendiendo»

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

No ocultó Paco Herrera en su rueda de prensa cierta desazón por el partido despachado por el Sporting ayer en Reus. El técnico rojiblanco explicó que el estadio del equipo catalán «es el típico campo donde los partidos son muy difíciles», aunque pronto deslizó una de las posibles claves del encuentro. «Aquí, o vienes con el mono de trabajo, o se te van los partidos», explicó el entrenador.

Herrera afirmó que el Sporting «entró mejor al partido en la primera parte». Después, las acciones divididas fueron orillando al Sporting en beneficio del Reus, un aspecto que el entrenador rojiblanco reconoció que debe de trabajar: «Yo tengo claro que nosotros casi siempre salimos perdedores en ese apartado».

Más Sporting

El Sporting empezó a dar síntomas de cierta desconexión en la extraña falta de entendimiento entre Álex López y Diego Mariño que estuvo a punto de costarle un gol. «En defensa hemos estado un poco raros. No era un partido para jugar con el portero cuando un central podía jugar hacia arriba. Era un partido de buscar las espaldas, como ellos han aprovechado muchas veces», lamentó Paco Herrera.

El técnico del Sporting, no obstante, considera que el resultado no reconoce los méritos hechos por los dos equipos. «No es justo que hayamos perdido el partido, igual que en las otras dos derrotas sí fue justo. Como mínimo hemos hecho lo mismo», aseguró. En ese sentido, Herrera destacó que el gol del Reus llegó en una falta, «que es algo que también sabíamos que ellos hacen bien»: «Nosotros, para parar cualquier situación, hacemos unas faltas ridículas, como esa, que nos hacen mucho daño porque no somos fuerte», aseguró el entrenador catalán.

Pese a ir por detrás en el marcador, Herrera volvió a optar por dejar en el banquillo a Stefan Scepovic y dar entrada a Carlos Castro. El técnico explicó que ambas opciones le parecían «interesantes». «He buscado agilidad porque ellos son centrales grandes y fuertes. Era un partido para jugadores más ratoneros, más rápidos», apuntó respecto a la suplencia del serbio, de quien dijo que «es fácil que esté jugando el próximo partido»: «En el último partido estuvo medio ausente en esos 15 ó 20 minutos que jugó, pero mi trabajo es no perder a nadie».

Herrera, por último, aseguró no sentirse preocupado por la imagen ofrecida por su equipo en Reus, aunque sí sacó otra lectura. «Este tipo de partidos no nos van nada: la pelea, el contacto, la disputa... Eso era así, y estábamos advertidos porque lo habíamos comentado», apuntó el entrenador rojiblanco. Herrera espera que la derrota sirva a los suyos «para seguir aprendiendo».

Fotos

Vídeos