El Sporting busca aprobar su asignatura pendiente

El Sporting busca aprobar su asignatura pendiente
Varios jugadores del Sporting, durante el último entrenamiento de la semana, salen al esprint en un ejercicio. / ARNALDO GARCÍA

Intratable en El Molinón, el equipo de Baraja busca su primera victoria en cuatro meses fuera de casa ante el Lorca

Javier Barrio
JAVIER BARRIOGijón

Suena la megafonía, que reproduce uno de los últimos avisos para el despegue. Aunque se mantiene el riesgo de no abandonar tierra por el temporal que se avecina, la pista se presenta despejada. Llega la oportunidad. Amenazado por la desesperación del Lorca, que intentará cortarle las altas, el Sporting debe coger vuelo sin más demora. Con la entrada hoy al Francisco Artés Carrasco (20 horas) se accede a una obra dramática, interpretada por dos equipos hambrientos de puntos, aunque las motivaciones que mueven a cada contendiente tienen poco o nada que ver. Desmelenado en casa, el Sporting se ha manifestado desdentado fuera de ella durante todos los episodios que ha dirigido Rubén Baraja. Le falta ese complemento vitamínico para recuperar la candidatura al premio gordo. Interpretar bien y sumar de tres ante todos los públicos. Y el Lorca de Fabri le brinda la oportunidad.

No será una presa sencilla de capturar. Ni de digerir. Porque la visita del Sporting a esta localidad murciana se ha anunciado como la última oportunidad de reenganche de un equipo moribundo, huesudo en su desesperada situación, farolillo rojo de la categoría y que ha perdido los diez últimos partidos que ha disputado. Casi nada. La caída ha sido colosal. Y, lejos de enmendarse, se ha embalado con la llegada del veterano Fabri al banquillo, apuntándose seis derrotas dentro de esta gigantesca crisis. Con esa terrorífica carta de presentación no resulta extraño que la permanencia se le haya alejado hasta los catorce puntos. En medio de ese drama irrumpirá el Sporting, lanzado en casa, pero ansioso por superar la prueba del algodón fuera, sufridor del síndrome de los viajes desde aquella lejana victoria en León. Casi una fotografía en blanco y negro.

Diecinueve futbolistas

El equipo de Baraja todavía tiene tiempo para echar el lazo al 'play off', del que está apostado a las puertas, pero antes necesita ventilarse al último clasificado de la categoría para recibir enseñando colmillo a Osasuna en una cita de alto voltaje. Vestido su grupo de blanco, el entrenador vallisoletano se ha replanteado su propuesta como visitante en consenso con Torrecilla. De ella se espera un grupo con el dinamismo habitual, pero con el cinturón de seguridad bien puesto en el centro del campo. Las tres derrotas que afean el currículum de Baraja le han hecho torcer el morro y cavilar. Hoy embestirá inaugurando un once con trivote, con Bergantiños por delante de la defensa y Sergio y Hernán Santana apostados delante de él. Una fórmula para gobernar el centro del campo y controlar mejor las fugas rivales que desembocan delante de las narices de Mariño.

Más Sporting

Baraja también estudiaba un cambio en la vanguardia, refrescando las castigadas piernas de Michael Santos por las del explosivo Nano Mesa en la punta de lanza de su cuadrilla. Sucedió que el canario se torció el tobillo este jueves y, aunque forzó la máquina para viajar con el resto de la expedición a Lorca, no estará en plenitud. De ahí que Baraja ampliara en la víspera la lista hasta los 19 convocados -tendrá que hacer un descarte antes del partido-, con el llamativo alistamiento de todos los delanteros: Santos, Nano Mesa, Castro y Borja Viguera. En tierra se quedaron el sancionado Carmona, además de Lora, Álex López y Quintero.

Con el robustecimiento de la sala de máquinas, no se esperan muchas más novedades en el equipo titular, que cargará con Jony por la izquierda y con Rubén García, sustituto de Carmona, por la derecha. En la línea defensiva, aunque Guitián despachó un decoroso partido frente al Numancia, se espera el reencuentro de Álex Pérez con el italiano Federico Barba, quien cumplió un partido de sanción el pasado fin de semana y está limpio de polvo y paja para el pulso de esta noche.

Enfrentamientos clave

Al Sporting le encajan todavía los números, aunque necesita acelerar y regularizar su ejercicio en esta segunda vuelta. El paquete de cuatro partidos que tiene que desembalar en estas semanas representa una ocasión de oro para el reenganche definitivo, con enfrentamientos ante tres de los últimos cuatro clasificados de Segunda. Y, con respecto a Osasuna, que entra en el lote, un combate cuerpo a cuerpo contra una de sus grandes competencias en este momento. Pero para que cuadre todo, el Sporting debe tumbar al Lorca de Fabri.

Las referencias del equipo murciano son vagas. Vive un desesperado e intenso proceso de renovación. Del mercado de invierno llegaron nueve jugadores. Muchos de ellos serán titulares en el Francisco Artés Carrasco, como el imprevisible Aly Mallé, un talento de Malí integrado a la red de jugadores de la familia Pozzo. El Lorca sale ahora a las tablas con menos lustre del que mostró en la primera vuelta en El Molinón, ojiplático con el interesante partido de los murcianos, perdedores en una contienda en la que les faltó filo. Con Fabri ha cedido el mando, perdido el balón, en busca de un abrigo más fuerte y de soltar manotazos al contragolpe. No le ha servido de mucho. Tampoco ha sabido exprimir situaciones favorables, viéndose por delante en cuatro de estos diez partidos. Al final, siempre ha terminado por claudicar.

Aspira a ser el Sporting el undécimo eslabón de esa catastrófica cadena que estrangula al Lorca, fantaseando en mitad de la noche con un brindis por una victoria que sirva para coronar la semana de Jesús Castro. Por la memoria del número 1.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos