Sporting

Sporting | Michael Santos coge carrerilla

Santos festeja con rabia el primer gol del Sporting el sábado, obra suya, tras un centro de Jordi Calavera desde la banda derecha./DAMIÁN ARIENZA
Santos festeja con rabia el primer gol del Sporting el sábado, obra suya, tras un centro de Jordi Calavera desde la banda derecha. / DAMIÁN ARIENZA

El uruguayo, que ha marcado dos goles en los dos últimos partidos, se dispara en ataque | El '7', que ha desplazado a Stefan del once, ya es el máximo goleador del Sporting en la Liga con cuatro tantos, tres de ellos de cabeza

JAVIER BARRIOGIJÓN.

En las oficinas de Anfield Road, en Liverpool, se manoseaba hace unos años un informe sobre un jovencísimo delantero de Montevideo. Tenía un envoltorio discreto por un físico menudo. Poco llamativo para ser un '9' en un deporte cada vez más tendiente al futbolista atlético, aunque lo contrarrestaba con un carácter tan inflamable como la gasolina. Y además era rápido como una centella, aliñado con picardía callejera. Jugaba entonces para el River Plate, uno de los grandes de su ciudad, donde su entrenador le ponía de cuando en cuando en la banda para rentabilizar sus veloces estampidas. Pero él insistía en que se expresaba mejor en punta. Un relato familiar.

«Llegué al Málaga en diciembre de 2015 desde el Liverpool y ya traía mucha información sobre Michael Santos. Le habíamos seguido en Sudamérica y lo propuse como refuerzo en aquel mercado de invierno. No se pudo concretar entonces su fichaje porque ocupaba plaza de extracomunitario, pero ya lo dejamos hecho para junio». El Málaga no fue tibio en aquella negociación y desembolsó 4,5 millones de euros por el 70% de su pase, según informaron desde la ciudad andaluza en su momento.

Más noticias

La voz que ilustra algún punto de la historia es la de David Vizcaíno, hasta la pasada temporada en la secretaría técnica del Málaga -club propietario de los derechos de Santos, que juega a préstamo en Gijón hasta el final del curso- y en la actualidad en los despachos del Alavés. «Michael tiene ese gen competitivo uruguayo tan especial y, sobre todo, mucho gol», enfatiza el técnico. «Es un delantero que, con confianza, puede llegar a hacer de 15 a 18 goles esta temporada en Segunda», vaticina este reconocido cazatalentos.

Lo cierto es que en Gijón ha cogido carrerilla en los dos últimos partidos, en los que ha descorchado la botella de su instinto con la concesión de Paco Herrera, que le ha situado como '9' atendiendo a su demanda, que expresaba sin disimulo. «Creo que rinde más donde está jugando ahora. Es muy rápido y vertical, y juega muy bien con el límite del fuera de juego. Está en un momento muy dulce», pondera el exfutbolista Eloy Olaya, que profundiza en su análisis: «En punta es un jugador que está creando muchos problemas a los defensas porque tiene movilidad, mientras que en la banda tiene como factor positivo su punta de velocidad, pero jugar ahí requiere de un trabajo defensivo que a él le cuesta».

La corrección de Herrera le ha situado como punta de flecha en los dos últimos partidos, bendecidos por dos preciosos goles de cabeza. «¡Uruguayo, uruguayo, uruguayo!», le gritó El Molinón el pasado sábado, cuando fue sustituido con las espinillas desnudas tras recibir un fuerte golpe en el talón de Aquiles de su pie izquierdo después de marcar su cuarto gol de la temporada, embalándose como el máximo goleador del curso regular del Sporting con una particularidad: tres de esas cuatro muescas provienen de su cabeza. Algo a tener en cuenta en un futbolista de 1,74 metros.

«Aquí es donde le repito lo del gen uruguayo. No mete esos goles porque tenga un gran salto, pero siempre tiene medio segundo de anticipación», retoma David Vizcaíno, que confirma que el Málaga no tuvo mucha paciencia con él: «No se le dio tiempo y hubo algunos entrenadores que confiaban más en jugadores más físicos de apariencia. Él parece endeble, pero a la hora de la verdad es un jugadores fuerte y fibroso, una roca. No se arruga en el choque. Cuando se le dio continuidad en Málaga marcó tres goles en cuatro partidos».

Interviene el exfutbolista David Cano, que devuelve el hilo de la conversación al plano actual. «Michael Santos es uno de los jugadores del Sporting que ahora mismo están en estado de gracia. Todo lo que toca entra, porque está en racha, y eso hay que aprovecharlo. Está teniendo suerte, pero es rápido, peleón, con calidad y velocidad, y no rehuye el choque», repite. Emerge a renglón seguido el nombre de Stefan, el gran sacrificado por la volcánica irrupción del '7', a lo que replica el exfutbolista con que «los entrenadores siempre dicen en estas situaciones que 'bendito problema', porque quieren tener a todo el mundo enchufado en una plantilla». A Santos, además, le sobra electricidad.

Síguenos en:

Fotos

Vídeos